GLO­RIA CA­MI­LA OR­TE­GA

EL CAM­BIO FÍ­SI­CO DE GLO­RIA CA­MI­LA SI­GUE SIEN­DO UN MIS­TE­RIO Y, AUN­QUE LA EDI­CIÓN SE ALAR­GUE HAS­TA EL 23 DE JU­LIO, PA­RE­CE QUE SE­GUI­RÁ IGUAL...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANTONIO AL­BERT

Die­ta ‘Su­per­vi­vien­tes’.

Pa­san las se­ma­nas y la es­pec­ta­cu­lar pan­za de José Mi­guel va des­hin­chán­do­se. Hon­du­ras no es­tá en el Trián­gu­lo de las Ber­mu­das, pe­ro la tri­pa del con­cur­san­te des­apa­re­ce a ojos vis­ta de los es­pec­ta­do­res. El pe­lu­que­ro de Cas­te­llón ha in­ven­ta­do una pe­cu­liar for- ma de pe­sar­se, con su cin­ta me­di­do­ra ha cla­va­do el las­tre per­di­do has­ta aho­ra en Su­per­vi­vien­tes: 24 ki­los. A su la­do, el ar­tis­ta an­tes co­no­ci­do co­mo Bi­go­te, aho­ra Barba Arro­cet, va­ga por los Ca­yos co­mo la som­bra de Tom Hanks en Náu­fra­go. Jun­to a ellos, Glo­ria Ca­mi­la lu­ce es­plén­di­da co­mo cuan- do co­men­zó el con­cur­so. ¿De­be­mos re­cu­rrir a la na­ve del mis­te­rio de Iker Jiménez pa­ra re­sol­ver es­te enig­ma digno de Cuar­to Mi­le­nio? No ha­ce fal­ta. Tie­ne su ex­pli­ca­ción…

El amor en­gor­da. Y Glo­ria Ca­mi­la es la prue­ba vi­vien­te. Por mu­cho que us­te­des ha­yan es­cu­cha­do a mu­chos

rea­li­za­do­res de te­le­vi­sión co­men­tar que las cá­ma­ras nos ‘en­gor­dan’ unos cua­tro ki­los (de ahí ese co­men­ta­rio que sue­len ha­cer­le a los famosos por la ca­lle, «en la te­le pa­re­ces más gran­de»), lo cier­to es que Glo­ria Ca­mi­la tie­ne un no­vio que si la ve por la bahía no le di­ce ‘ay vi­da mía’ sino que le en­tre­ga, a mo­do de ofren­da, to­do lo pes­ca­do en el día.

SU SE­CRE­TO

Ella ape­nas se mue­ve. Y, so­bre to­do, ape­nas se mo­ja. Al mar­gen de que to­dos te­ne­mos un me­ta­bo­lis­mo que fun­cio­na de ma­ne­ra dis­tin­ta a los de­más, y el de Glo­ria Ca­mi­la pa­re­ce que tien­de a la re­ten­ción de lí­qui­dos, lo que la con­vier­te en su­per­vi­vien­te na­ta, lo cier­to es que no hay ejer­ci­cio que ayu­de más a que­mar ca­lo­rías que mo­ver­se en el agua. Se tra­ta de un in­me­jo­ra­ble ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar que obli­ga a nues­tro or­ga­nis­mo a re­cu­pe­rar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, de 37 gra­dos. Cuan­do más tiem­po se es­té en el agua, so­bre to­do al ai­re li­bre en pleno Ca­ri­be, don­de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te es muy al­ta, más ca­lo­rías se con­su­men.

No es lo mis­mo vi­gi­lar el fue­go que pes­car me­ti­do en el mar. No es lo mis­mo sen­tar­se a cri­ti­car a to­do bi­cho vi­vien­te, Al­ba in­clui­da, que zam­bu­llir­se en­tre las rocas. In­de­pen­dien­te­men­te de ca­da me­ta­bo­lis­mo ba­sal, no es lo mis­mo bus­car­se la vi­da pa­ra co­mer que es­pe­rar a que tu no­vio te lle­ne el es­tó­ma­go. En cuan­to Ki­ko salga de la is­la por de­ci­sión de la au­dien­cia, lo más se­gu­ro es que en­ton­ces –so­lo en­ton­ces– vea­mos adel­ga­zar a Glo­ria Ca­mi­la. So­bre to­do si lle­ga a la fi­nal del con­cur­so, que Te­le­cin­co ha de­ci­di­do pro­lon­gar una se­ma­na más, has­ta el 23 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.