RA­QUEL BER­NAL

La em­pre­sa­ria nos sor­pren­de aho­ra di­cien­do que no quie­re sa­ber na­da más de su ex, ÁL­VA­RO MU­ÑOZ ESCASSI.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Des­de que se anun­ció su se­pa­ra­ción de Ál­va­ro Mu­ñoz Escassi, Ra­quel Ber­nal pre­fi­rió la dis­cre­ción. Du­ran­te unas se­ma­nas am­bos per­mi­tie­ron la di­fu­sión de in­for­ma­ción que los si­tua­ba en ex­tre­mos di­fe­ren­tes. Cin­ce­la­ban a una Ra­quel su­mi­sa y da­di­vo­sa y a un Ál­va­ro apro­ve­cha­do y ma­te­ria­lis­ta. Pe­ro la se­ma­na pa­sa­da, Ra­quel ha­bló con Co­ra­zón POR SAÚL OR­TIZ/ RE­DAC­CIÓN

pa­ra de­fen­der al ji­ne­te. Su áni­mo era en­ton­ces con­ci­lia­dor, pe­ro la em­pre­sa­ria ha cam­bia­do de pa­re­cer. «No quie­ro sa­ber na­da de es­te per­so­na­je. Ese se­ñor

no exis­te pa­ra mí», ase­gu­ra ta­jan­te. Si an­tes de­fen­día a Escassi, aho­ra su de­seo es ale­jar­se de él.

El de­to­nan­te de es­te cam­bio de ideas han si­do unas imá­ge­nes pu­bli­ca­das por

Ok Dia­rio, en las que se ve a Escassi a bor­do de un bar­co be­san­do a una mu­jer que, ob­via­men­te, no es Ber­nal. Un ines­pe­ra­do gi­ro en los acon­te­ci­mien­tos que no ca­sa con la po­si­bi­li­dad de que la ex­pa­re­ja se re­con­ci­lie.

POR LO LE­GAL

Y si ha­ce unos días nin­gu­na de las dos par­tes re­cha­za­ba fron­tal­men­te una re­con­ci­lia­ción, pa­ra Ra­quel esa

puer­ta ya es­tá ce­rra­da. «Mis abo­ga­dos se en­car­ga­rán de to­do y ya pron­to él no es­ta­rá más en mi vi­da»,

ex­pli­ca la em­pre­sa­ria. «En el te­ma le­gal, que ac­túen los abo­ga­dos, en lo per­so­nal, no exis­te pa­ra mí.

Que Dios le ben­di­ga y le va­ya bien, pe­ro ha­cién­do­le da­ño a otra per­so­na. A mí no me lo va a ha­cer más»,

co­men­ta a es­ta re­vis­ta. «Le de­seo lo me­jor, pe­ro le­jos de mí. Gra­cias a Dios, me

abrió los ojos», sen­ten­cia. To­do es­to su­ce­de des­pués de que ha­ce unos días to­do fue­ran bue­nas pa­la­bras ha­cia el ji­ne­te. Y so­bre­en­ten­día que el amor que un día les unió to­da­vía no se ha­bía mar­chi­ta­do, sino que más bien es­ta­ba en bar­be­cho. «Ál­va­ro es la per­so­na más de­sin­te­re­sa­da que ha pa-

sa­do por mi vi­da». Afir­ma­ba en­ton­ces. Breve pe­ro con­ci­sa. Di­rec­ta y sin­ce­ra. Él tam­bién con­fir­ma­ba a su en­torno más pró­xi­mo que, en­tre ellos, po­dría ha­ber una pró­xi­ma es­ta­ción que ya nun­ca lle­ga­rá: «Ra­quel es una mu­jer ex­tra­or­di­na­ria, ya ve­re­mos lo que su­ce­de en­tre no­so­tros».

La ge­ne­ro­si­dad de Ra­quel era pa­ten­te. In­clu­so ne­ga­ba las in­for­ma­cio­nes que apun­tan a la mo­ti­va­ción pe­cu­nia­ria de Ál­va­ro. «Soy una per­so­na que odia las in­jus­ti­cias y lo que ha­blan de él es to­tal­men­te fal­so». Con­ta­ba que ni si­quie­ra era cier­to que le hu­bie­ra pe­di­do el di­ne­ro de dos ca­ba­llos que le re­ga­ló: «Es fal­so. La ma­yor pa­sión de Ál­va­ro son los ca­ba­llos y yo ado­ro a los ani­ma­les, así que no es cier­to que le ha­ya pe­di­do el di­ne­ro de nin­gu­na ven­ta», ex­pli­ca­ba a Co­ra­zón.

UN AMOR IN­TEN­SO

Es in­ne­ga­ble que la vi­da de Ra­quel Ber­nal cam­bió el día en el que co­no­ció a Ál­va­ro Mu­ñoz Escassi. Fue un fle­cha­zo. Él que­dó pren­da­do de su mi­ra­da y ella de su ga­lan­te­ría. Pa­sa­ron po­cos días has­ta que el amor y la pa­sión em­pe­za­ron a ca­bal­gar. Di­cen que fue na­tu­ral. Sin ar­ti­fi­cios pe­ro con mu­cha ma­gia. El no­viaz­go fue apa­sio­nan­te. Ra­quel nun­ca no­tó su au­sen­cia. No se sin­tió des­aten­di­da ni ol­vi­da­da. Escassi era no­ti­cia en Es­pa­ña pe­ro al otro la­do del char­co, tro­ta­ba con un ano­ni­ma­to que le ha­cía sen­tir­se li­bre. Qui­zá por eso se man­tu­vo al mar­gen de los es­cán­da­los que se di­bu­ja­ban a su pe­sar. Su­pues­tos flir­teos nun­ca con­fir­ma­dos. Ra­quel siem­pre su­po que Ál­va­ro no cum­plía cá­no­nes, pe­ro pro­nun­ció el ‘sí, quie­ro’ con­ven­ci­da. Seis me­ses des­pués, to­do sal­tó por los ai­res. Ella fue la que de­ci­dió fi­ni­qui­tar su re­la­ción des­pués de com­pro­bar que son in­com­pa­ti­bles. Aun­que no que­ría dar de­ta­lles . «Per­te­ne­ce a nues­tra más es­tric­ta in­ti­mi­dad y no creo que en una si­tua­ción co­mo la que pa­sa­mos Ál­va­ro y yo ayu­de en na­da ver­ter co­men­ta­rios en pren­sa». Tal vez aho­ra que Escassi pa­re­ce de­ci­di­do a en­con­trar nue­va com­pa­ñía, se­pa­mos qué su­ce­dió pa­ra que se aca­ba­ra.

fue­ra de su vi­da “Mis abo­ga­dos se en­car­ga­rán de to­do y ya pron­to él no es­ta­rá más en mi vi­da”. 00

una COM­PLI­CI­DAD per­di­da Des­de el ini­cio, Ra­quel y Ál­va­ro se mos­tra­ron muy uni­dos. Tam­bién con el hi­jo del ji­ne­te y La­ra Di­bil­dos.

FO­TO­GRA­FÍAS CON OTRAS Tras su rup­tu­ra con Ra­quel Ber­nal, Mu­ñoz Escassi se ha de­ja­do ver jun­to a nu­me­ro­sas mu­je­res, en su ma­yo­ría ami­gas.

ex bien avenidos La­ra Di­bil­dos, ex de Escassi, es­ta­ba en el ya­te en el que via­ja­ban es­te y su nue­va acom­pa­ñan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.