Ca­mi­nan­do por la vi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LATIDOS - Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Par­do Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

En prác­ti­ca­men­te to­dos los pue­blos y ciu­da­des de Es­pa­ña exis­te una ru­ta del co­les­te­rol. A es­tas al­tu­ras to­dos co­no­ce­mos o he­mos oí­do ha­blar de los be­ne­fi­cios de ca­mi­nar, al­go de lo que se han he­cho eco to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La OMS con­si­de­ra al se­den­ta­ris­mo y a la inac­ti­vi­dad el cuar­to fac­tor de ries­go de mor­ta­li­dad a ni­vel mun­dial. La inac­ti­vi­dad pue­de in­cre­men­tar en un 25% el ries­go de su­frir una en­fer­me­dad car­dia­ca, un 45% las po­si­bi­li­da­des de mo­rir por es­te ti­po de en­fer­me­dad, así co­mo un 10% la in­ci­den­cia de cáncer, dia­be­tes o de­pre­sión. Exis­ten nu­me­ro­sos per­so­na­jes fa­mo­sos que ca­mi­nan de ma­ne­ra re­gu­lar co­mo nues­tro pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, Hei­di Klum o Ca­me­ron Diaz.

SUS BE­NE­FI­CIOS

Los be­ne­fi­cios de es­ta ac­ti­vi­dad son in­con­ta­bles. Va­mos a des­ta­car al­guno de ellos. Es be­ne­fi­cio­so pa­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, mejora el ren­di­mien­to del co­ra­zón en sí mis­mo, así co­mo tam­bién evi­ta la for­ma­ción de ar­te­rioes­cle­ro­sis y dis­mi­nu­ye la hi­per­ten­sión, en­tre otros efec­tos. En cuan­to a los efec­tos so­bre el me­ta­bo­lis­mo, dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de co­les­te­rol y mejora y pre­vie­ne la dia­be­tes ti­po 2. Es­tá de­mos­tra­do que ca­mi­nar pre­vie­ne la apa­ri­ción de al­gu­nos cán­ce­res co­mo el de ma­ma o co­lon, tam­bién tie­ne efec­tos po­si­ti­vos a ni­vel psi­co­ló­gi­co e in­flu­ye so­bre el pen­sa­mien­to, la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y au­men­ta la for­ma­ción de en­dor­fi­nas, que son sus­tan­cias con efec­to an­ti­de­pre­si­vo y me­jo­ran el es­trés. Por su­pues­to, ca­mi­nar mejora la for­ma fí­si­ca, ayu­da a pre­ve­nir la obe­si­dad o el so­bre­pe­so, to­ni­fi­ca los múscu­los, mejora el fun­cio­na­mien­to de las ar­ti­cu­la­cio­nes y la cal­ci­fi­ca­ción ósea. A par­te de to­do lo an­te­rior, ca­mi­nar es be­ne­fi­cio­so pa­ra prác­ti­ca­men­te to­dos los ór­ga­nos y sis­te­mas del cuer­po y es una ac­ti­vi­dad re­co­men­da­da por los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios pa­ra re­cu­pe­rar­se de un in­far­to o una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, re­gu­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol, de azú­car o con­tro­lar la hi­per­ten­sión, en­tre otras.

¿CUÁN­TO TIEM­PO?

La OMS re­co­mien­da co­mo mí­ni­mo 150 mi­nu­tos se­ma­na­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca de in­ten­si­dad mo­de­ra­da y ca­mi­nar a pa­so li­ge­ro lo es. Es­tos 150 mi­nu­tos a

la se­ma­na se con­vier­ten en los 20 mi­nu­tos al día re­co­men­da­dos, bas­tan­te me­nos tiem­po del que le de­di­ca­mos a las re­des so­cia­les o a ver la te­le­vi­sión. Pa­ra ca­mi­nar es fun­da­men­tal que ge­ne­re­mos un há­bi­to, po­de­mos crear unos cir­cui­tos en las pro­xi­mi­da­des de nues­tra ca­sa o tra­ba­jo don­de po­da­mos sa­lir a ca­mi­nar, pre­fe­ren­te­men­te a la mis­ma ho­ra del día. Es re­co­men­da­ble lle­var ro­pa y cal­za­do có­mo­do. Evi­tar las pren­das de al­go­dón, es me­jor uti­li­zar la mi­cro fi­bra que per­mi­te la trans­pi­ra­ción y re­gu­la tam­bién la tem­pe­ra­tu­ra. Es pre­fe­ri­ble evi­tar las ho­ras de ca­lor y evi­tar los co­lo­res os­cu­ros, ya que ab­sor­ben más la ener­gía so­lar. Tam­bién es acon­se­ja­ble be­ber mu­chos lí­qui­dos pa­ra es­tar co­rrec­ta­men­te hi­dra­ta­do. Cuan­do se co­mien­za a ca­mi­nar, es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo con unos 20 mi­nu­tos de ma­ne­ra con­ti­nua­da y a un rit­mo di­ná­mi­co pe­ro so­por­ta­ble. Pro­gre­si­va­men­te po­de­mos ir au­men­tan­do el tiem­po has­ta lle­gar a la me­dia ho­ra y lo ideal se­ría po­der rea­li­zar ca­mi­na­tas de apro­xi­ma­da­men­te 1 ho­ra en la que se­re­mos ca­pa­ces de rea­li­zar apro­xi­ma­da­men­te unos 5 km.

PO­CAS LE­SIO­NES

Hay di­ver­sos es­tu­dios que de­mues­tran que los be­ne­fi­cios de ca­mi­nar son si­mi­la­res a los de co­rrer. La ca­rre­ra con­su­me más ca­lo­rías en el mis­mo tiem­po pe­ro el be­ne­fi­cio de ca­mi­nar es que pro­du­ce me­nos nú­me­ro de le­sio­nes. Ca­mi­nar es una ac­ti­vi­dad al al­can­ce de más gen­te que nun­ca ha he­cho de­por­te o que se inicia en es­te, ac­tuan­do co­mo la per­fec­ta puer­ta de en­tra­da a la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. Pue­de ser el pri­mer ejer­ci­cio pa­ra la gen­te que es­tá obe­sa o que, por cual­quier cau­sa, no pue­de rea­li­zar un ti­po de de­por­te más in­ten­so. Ca­mi­nar es una ac­ti­vi­dad que pue­de rea­li­zar ca­si to­do el mun­do por­que es un ac­to in­na­to en el ser hu­mano. No exis­te li­mi­ta­ción por la edad, in­clu­so pue­de ocu­rrir que la per­so­na es­té li­mi­ta­da y ne­ce­si­te ayu­da de unos bas­to­nes, co­mo por ejem­plo al­guien que es­té ope­ra­do de ca­de­ra, pe­ro es­to no le im­pi­de ca­mi­nar.

MEJORA TU VI­DA

En re­su­men, ca­mi­nar to­dos los días de ma­ne­ra mo­de­ra­da me­jo­ra­rá nues­tra ca­li­dad y es­pe­ran­za de vi­da y nos ayu­da­rá a pre­ve­nir múl­ti­ples en­fer­me­da­des. Ade­más, es una for­ma tam­bién de me­jo­rar nues­tra sa­lud men­tal. Aní­me­se a cal­zar­se unas za­pa­ti­llas, po­ner­se un atuen­do có­mo­do y sa­lir a re­co­rrer las ca­lles, cam­pos y par­ques de nues­tra geo­gra­fía, y re­cuer­de que «la vi­da no con­sis­te sim­ple­men­te en vi­vir, sino en es­tar bien».

Hay que co­men­zar con pa­seos de 20 mi­nu­tos

a dia­rio Mu­chos son los fa­mo­sos que sa­len ca­da día a ca­mi­nar. Tay­lor Swift es un ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.