AN­TO­NIO DA­VID

AN­TO­NIO DA­VID FLO­RES HA RE­CO­NO­CI­DO AL JUEZ HA­BER­SE LU­CRA­DO EN LOS ME­DIOS DU­RAN­TE 17 AÑOS, A PE­SAR DE HA­BER­SE DE­CLA­RA­DO IN­SOL­VEN­TE AN­TE LA JUS­TI­CIA PA­RA ELU­DIR SUS DEU­DAS CON RO­CÍO CA­RRAS­CO. HA­CIEN­DA LE RE­CLA­MA 450.000 € Y LA MACRODEMANDA SI­GUE SU CUR­SO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

A pe­sar de de­cla­rar­se in­sol­ven­te, ha re­co­no­ci­do ha­ber­se lu­cra­do de los me­dios du­ran­te 17 años.

Atra­vie­sa uno de sus peo­res mo­men­tos. Du­ran­te 17 años, An­to­nio Da­vid Flo­res (41) ha vi­vi­do de cri­ti­car pú­bli­ca­men­te a su ex­mu­jer, Ro­cío Ca­rras­co, y se ha en­car­ga­do de ale­jar­la de sus dos hi­jos en co­mún y de or­ques­tar una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra ella a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El juez lo sen­tó en el ban­qui­llo el pa­sa­do 23 de mar­zo, acu­sa­do de un pre­sun­to de­li­to de al­za­mien­to de bie­nes. La ‘far­sa’ de su vi­da ha vis­to la luz pú­bli­ca, gra­cias al ví­deo pu­bli­ca­do por El Es­pa­ñol la pa­sa­da se­ma­na, en el que se ve a Flo­res de­cla­ran­do an­te el juez. Es­te do­cu­men­to grá­fi­co ha de­ja­do al des­cu­bier­to el en­tra­ma­do so­cie­ta­rio del que, pre­sun­ta­men­te, se ha ve­ni­do lu­cran­do el ex­guar­dia ci­vil en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, a pe­sar de ha­ber­se de­cla­ra­do in­sol­ven­te an­te la jus­ti­cia en 2012.

IM­PA­GO DE PEN­SIÓN

No tu­vo más re­me­dio que re­co­no­cer to­das las so­cie­da­des pan­ta­llas y pre­sun­tos tes­ta­fe­rros a tra­vés de los que ha ido co­bran­do más de 100.000 eu­ros fac­tu­ra­dos por apa­ri­cio­nes te­le­vi­si­vas y en­tre­vis­tas a re­vis­tas del co­ra­zón. An­to­nio Da­vid se en­fren­ta a una po­si­ble sen­ten­cia de uno a cua­tro años de pri­sión, se­gún lo re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 260 del Có­di­go Pe­nal.

Ro­cío Ca­rras­co le re­cla­ma a su ex­ma­ri­do al­re­de­dor de 60.000 eu­ros por el im­pa­go de la pen­sión de sus hi­jos. Sin em­bar­go, tal y co­mo ha po­di­do sa­ber Co­ra­zón, el pro­pio An­to­nio Da­vid ha­bría in­ten­ta­do pe­dir una mo­di­fi­ca­ción en el con­ve­nio re­gu­la­dor en lo re­fe­ren­te a la pen­sión ali­men­ti­cia, so­li­ci­tan­do a Ro­cío en su mo­men­to, una pen­sión ale­gan­do que am­bos hi­jos vi­vían ya con él. Es­ta pe­ti­ción fue de­ri­va­da al juz­ga­do de vio­len­cia de género de Al­co­ben­das don­de se en­cuen­tra aho­ra mis­mo la ins­truc­ción de la que­re­lla pre­sen­ta­da a fi­na­les del año pa­sa­do por la de­fen­sa de Ro­cío Ca­rras­co.

El ex­ma­ri­do de Ro­cio lle­gó a de­cla­rar­se in­sol­ven­te pa­ra evi­tar el em­bar­go de sus bie­nes por un va­lor de 60.000 eu­ros. Es­ta mis­ma can­ti­dad es la que le de­be a su ex­mu­jer por el im­pa­go de la pen­sión de sus dos hi­jos co­rres­pon­dien­te al ejer­ci­cio de va­rios años.

Con­si­de­ra el pro­ce­so co­mo “una ca­za de bru­jas”

El juz­ga­do de­ci­dió pa­ra­li­zar el em­bar­go, pe­ro Flo­res con­ti­nuó su pa­seo por pla­tós y de­cla­ra­cio­nes ex­clu­si­vas en va­rias re­vis­tas de la cró­ni­ca so­cial. Tam­bién le adeu­da, al­re­de­dor de 600.000 eu­ros de las cos­tas del jui­cio que per­dió con­tra Ro­cío Ju­ra­do y al­gu­na can­ti­dad me­nor de un pro­ce­so per­di­do con­tra Ca­rras­co por un de­li­to con­tra el Ho­nor y la In­ti­mi­dad.

MACRODEMANDA

A fi­na­les de 2016, los abo­ga­dos de Ca­rras­co pre­sen­ta­ron en los juz­ga­dos de Pla­za de Cas­ti­lla, en Madrid, una de­man­da. La Fis­ca­lía –una vez es­tu­dia­do el ca­so y la do­cu­men­ta­ción per­ti­nen­te–, de­ci­dió tras­la­dar el pro­ce­so a los juz­ga­dos que le co­rres­pon­den al do­mi­ci­lio de la de­man­dan­te, en es­te ca­so, los de Al­co­ben­das. Pre­ci­sa­men­te allí, y da­da la na­tu­ra­le­za de los de­li­tos, se acep­tó la que­re­lla en los juz­ga­dos de vio­len­cia de género. Am­bos ex­cón­yu­ges pres­ta­ron de­cla­ra­ción a prin­ci­pios del mes de abril.

La que­re­lla con­tem­pla acu­sa­cio­nes gra­ves, con de­li­tos co­mo le­sio­nes psi­co­ló­gi­cas –ti­pi­fi­ca­das en el Có­di­go Pe­nal en su ar­tícu­lo 147 y con re­la­ción tam­bién al art. 148.4–, que­bran­ta­mien­to de los de­be­res de cus­to­dia y de la in­duc­ción de me­no­res (art. 223) y sus­trac­ción de me­no­res (art. 225).

Re­cor­de­mos que, des­de el pa­sa­do ve­rano, su hi­jo no ha vuel­to con ella. En un pri­mer mo­men­to, por­que An­to­nio Da­vid no lo de­vol­vió en tiem­po, se­gún co­rres­pon­día por el con­ve­nio re­gu­la­dor. Y des­pués, una vez cum­pli­da la ma­yo­ría de edad, por­que el pa­dre de­cla­ró que no iba a vol­ver con su ma­dre. Ro­cío si­gue a la es­pe­ra de que Da­vid, de 18 años, le co­mu­ni­que es­ta de­ci­sión a ella o al juez. Ella so­li­ci­tó in­me­dia­ta­men­te el re­gre­so de su hi­jo por vía ci­vil y su ex es­qui­vó los re­que­ri­mien­tos que lle­ga­ron has­ta la vía pe­nal.

INFORME PSI­QUIÁ­TRI­CO

El en­torno de An­to­nio Da­vid ase­gu­ra que es­te con­si­de­ra el pro­ce­so co­mo una «ca­za

de bru­jas con­tra él». Pre­ci­sa­men­te cuan­do es él quien, a día de hoy, aun si­gue

ata­can­do a su ex. Un aco­so y de­rri­bo por el que po­dría ser con­de­na­do por un de­li­to de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co.

Los abo­ga­dos de Ro­cío pi­die­ron, des­de un prin­ci­pio, que se lle­va­ra a ca­bo un informe ela­bo­ra­do por un pe­ri­to de la Uni­dad de Psi­quia­tría a su clien­ta. No fue el ex­guar­dia ci­vil quien lo so­li­ci­tó, co­mo ase­gu­ra aho­ra su en­torno. HA­CIEN­DA RE­CLA­MA Ha­bla­mos de un mon­tan­te de di­ne­ro que adeu­da a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, en con­cep­to de in­gre­so de em­bar­go de cré­di­tos co­mer­cia­les a arren­da­ta­rios, de 368.908,14 eu­ros, a los que ha­bría que su­mar 83.110,86 en con­cep­to de de­mo­ra. Es de­cir: Flo­res de­be abo­nar 452.019 eu­ros, tal y co­mo re­co­ge el do­cu­men­to del Fis­co al que ha te­ni­do ac­ce­so Co­ra­zón, a las ar­cas del Es­ta­do. Sin em­bar­go, los ho­no­ra­rios que co­bra por su par­ti­ci­pa­ción co­mo ase­sor del amor en Mu­je­res y Hom­bres y Vi­ce­ver­sa (Te­le­cin­co) y lo que in­gre­sa por la par­que­dad en pa­la­bras en el pla­tó de El de­ba­te: Su­per­vi­vien­tes (Te­le­cin­co) no pa­re­cen que va­yan a ser de gran ayu­da pa­ra ir dan­do bo­ca­dos con­si­de­ra­bles a una deu­da que le as­fi­xia.

En el pri­me­ro de los ca­sos, tie­ne fir­ma­do un pack de in­ter­ven­cio­nes men­sua­les que le sal­drían a ra­zón, apro­xi­ma­da­men­te, de 400 eu­ros por ca­da vez que se sien­ta en el pro­gra­ma de Em­ma Gar­cía. Al­go más ren­ta­ble le sa­le esa apa­ri­ción do­mi­ni­cal en El de­ba­te de la ca­de­na de Me­dia­set.

Ro­cío Ca­rras­co ha pre­pa­ra­do su de­fen­sa des­de ha­ce tiem­po de ma­ne­ra muy mi­nu­cio­sa. Por­que ha es­ta­do ca­lla­da, pe­ro no quie­ta, guar­dan­do to­dos los do­cu­men­tos y prue­bas ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer va­ler su ver­dad. Hu­bie­ra pre­fe­ri­do lle­gar a un acuer­do pa­ra no acu­dir a los juz­ga­dos y, so­bre to­do, pa­ra aho­rrar­se to­do el do­lor y la car­ga ne­ga­ti­va que re­cae aho­ra mis­mo so­bre su ima­gen, pe­ro no ha po­di­do ser. La ins­tru­men­ta­li­za­ción de los hi­jos por una de las par­tes ha lle­ga­do al lí­mi­te. Ro­cío es­pe­ra aho­ra que la jus­ti­cia le pro­por­cio­ne una paz que, de ha­ber acu­di­do a un pla­tó te­le­vi­si­vo, ha­bría po­di­do encontrar an­tes –y de un plu­ma­zo, pa­ra siem­pre–, aun­que con unas con­se­cuen­cias que, co­mo ma­dre, no se ha­bría per­do­na­do ja­más.

Aho­ra ha que­da­do al des­cu­bier­to que su ex, An­to­nio Da­vid, tam­po­co es muy trans­pa­ren­te en lo re­fe­ren­te a los ne­go­cios. Es­tá aco­rra­la­do y con las cuen­tas em­bar­ga­das. Así que, por mu­cho que ha­ble o apa­rez­ca en te­le­vi­sión, al me­nos ya no se va a po­der lu­crar tan fá­cil­men­te. Y sus abo­ga­dos han so­li­ci­ta­do el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa has­ta en tres oca­sio­nes. To­das ellas le han si­do de­ne­ga­das.

An­to­nio Da­vid y Ro­cío se vie­ron las ca­ras en los juz­ga­dos de Al­co­ben­das a prin­ci­pios de abril.

LA PRUE­BA DE LO QUE ADEU­DA En es­te do­cu­men­to, pu­bli­ca­do ha­ce unas se­ma­nas en ex­clu­si­va por ‘Co­ra­zón’, que­da re­fle­ja­do que de­be 450.000 eu­ros a Ha­cien­da.

An­to­nio Da­vid no de­vol­vió a su hi­jo a Ro­cío el pa­sa­do ve­rano, in­cum­plien­do los pla­zos de la cus­to­dia com­par­ti­da.

Ha si­do un ví­deo pu­bli­ca­do por ‘El Es­pa­ñol’ la se­ma­na pa­sa­da el que le ha de­ja­do al des­cu­bier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.