JO­SÉ MA­RÍA GIL SILGADO

JO­SÉ MA­RÍA GIL SILGADO HA­BLA POR PRI­ME­RA VEZ DES­DE EL LE­VAN­TA­MIEN­TO DE LA OR­DEN DE ALE­JA­MIEN­TO QUE LE IN­TER­PU­SO MA­RÍA JESÚS RUIZ.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - IMAGEN - POR BEL­TRÁN DE LAS CUE­VAS FOTOS: RAÚL CA­RO

“Ma­ría Jesús di­jo que yo era ca­paz de man­dar a al­guien a que la ma­ta­se”.

Tras dos años en pri­sión por de­li­tos fis­ca­les y días des­pués del le­van­ta­mien­to de su or­den de ale­ja­mien­to, Jo­sé Ma­ría Gil Silgado (55) ha­bla por pri­me­ra vez pa­ra un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. El em­pre­sa­rio, que mantuvo una re­la­ción sen­ti­men­tal con la ex Miss España Ma­ría Jesús Ruiz (34) y tu­vo a su hi­ja con ella, de­be­rá aho­ra li­brar, en­tre otras ba­ta­llas, la re­gu­la­ción de vi­si­tas y ma­nu­ten­ción de la pe­que­ña. Su ma­la ca­be­za y la con­fian­za en quien no de­bió le han cam­bia­do ra­di­cal­men­te la vi­da. Aban­do­na­do y trai­cio­na­do por ami­gos y fa­mi­lia, hoy en día es un hom­bre li­bre, ilu­sio­na­do y que con­fía en que la jus­ti­cia y el tiem­po pon­gan las co­sas en su si­tio.

¿Quién es Gil Silgado?

He si­do, du­ran­te dos años, un pre­so sin al­ma. Hoy soy un hom­bre ilu­sio­na­do por una ni­ña pe­que­ñi­ta a la que ne­ce­si­to tan­to co­mo ella a mí. Soy un em­pre­sa­rio que no vi­ve los mo­men­tos de glo­ria. Vi­vo una si­tua­ción dis­tin­ta, pe­ro lo ha­go con mu­chas ga­nas e ilu­sión por sa­lir ade­lan­te.

¿Es cier­to lo que se di­ce de la ocu­pa­ción pro­fe­sio­nal de Ma­ría Jesús cuan­do la co­no­ció?

A mí me or­ga­ni­zó su ci­ta co­mo chi­ca de com­pa­ñía el que era en­ton­ces mi mano de­re­cha, Mariano Jiménez. Él con­tac­tó con Ma­ría de Mo­ra o con una ami­ga de ella que se de­di­ca­ban a ges­tio­nar chi­cas de com­pa­ñía. Ella te­nía 22 años y no­vio. Aun así, que­dá­ba­mos es­po­rá­di­ca­men­te y te­nía­mos re­la­cio­nes, ca­si siem­pre en Ma­drid, pe­ro tam­bién en Ali­can­te. Yo te­nía en­ton­ces una pa­re­ja de Se­vi­lla con la que du­ré cua­tro años.

¿Có­mo evo­lu­cio­na to­do pa­ra que aque­llos días fe­li­ces de pa­re­ja, apa­ren­te­men­te idí­li­cos, aca­ben en es­ta si­tua­ción?

Ella ve­nía to­das las se­ma­nas a ver­me a pri­sión. Allí no ha­bía cris­ta­les. Nos sen­tá­ba­mos en torno a una me­sa de plás­ti­co y, al me­nos, po­día co­ger­le las ma­nos. No te­nía la frial­dad de la re­ja. Es­tu­ve allí has­ta el 15 de mar­zo de 2015, que me ex­tra­di­ta­ron a España. Ella se vino a España y, el 19 de mar­zo, subió a So­to del Real a ver­me em­ba­ra­za­da de seis me­ses. Cuan­do na­ció Al­ba, el 10 de ju­nio de ese año, ella se es­ta­ble­ció en un pi­so que co­gí en An­dú­jar, don­de vi­ve su fa­mi­lia. Aun es­tan­do en pri­sión co­rría con to­dos los gas­tos. Los tres tra­ba­jos que reali­zó le sir­vie­ron pa­ra so­por­tar un ce­ro co­ma dos de lo que se gas­ta­ba to­dos los me­ses.

¿Cuál fue el pun­to de in­fle­xión?

Em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que no iba la co­sa bien en Na­vi­dad del 2015. Co­men­cé a sos­pe­char por­que em­pe­zó a no po­ner­se al te­lé­fono. Con­tra­té en enero de 2016 a un ami­go se­mi­pro­fe­sio­nal pa­ra que le si­guie­se y la vi­gi­la­se, y la lo­ca­li­za­ron con un ti­po en Ma­drid, alo­ja­da en el ho­tel Eu­ros­tar. La lla­mé pa­ra pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes y me lo ne­gó. El 18 de mar­zo de 2016 me man­dó su úl­ti­ma car­ta, su­per­ca­ri­ño­sa. No en­tien­do co­mo, diez días des­pués, se pre­sen­tó en la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal don­de es­ta­ba in­gre­sa­do por un in­far­to pa­ra de­jar­me. Es­tan­do allí,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.