MAR­TA OR­TE­GA

LA HIJA DE AMAN­CIO OR­TE­GA ES­TÁ PRE­PA­RA­DA PA­RA LLE­GAR A LO MÁS AL­TO. ES­TOS DÍAS HA PRE­SEN­CIA­DO SU PRI­ME­RA JUN­TA DE AC­CIO­NIS­TAS Y SE HA DE­JA­DO VER EN CA­SAS NO­VAS, EL CEN­TRO HÍ­PI­CO QUE SU PA­DRE CONS­TRU­YÓ EN LA CO­RU­ÑA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZON - POR MI­RIAM RU­BIO

La hija de AMAN­CIO OR­TE­GA es­tá pre­pa­ra­da pa­ra he­re­dar. Así es la ya co­no­ci­da por mu­chos co­mo la ‘za­ri­ña’.

Un ha­lo de mis­te­rio en­vuel­ve a la fa­mi­lia Or­te­ga. Co­mo la bru­ma ga­lle­ga que cir­cun­da Ar­tei­xo en los días nu­bla­dos, la dis­cre­ción ro­dea to­do lo que ten­ga que ver con Aman­cio Or­te­ga y los su­yos. Pe­ro al­go es­tá cam­bian­do. Du­ran­te años, ca­si has­ta la sa­li­da a bol­sa de In­di­tex, fue im­po­si­ble en­con­trar una ima­gen del em­pre­sa­rio. Aho­ra, las co­sas son di­fe­ren­tes, aun­que no de­ma­sia­do. A sus 81 años, Aman­cio si­gue man­te­nien­do esa vi­da dis­cre­ta que tan­to le gus­ta en La Co­ru­ña. So­lo se de­ja ver un par de ve­ces al año y ca­si siem­pre coin­ci­den con uno de los even­tos im­por­tan­te pa­ra la fa­mi­lia: el con­cur­so de sal­tos de Ca­sas No­vas, el hi­pó­dro­mo que él man­dó cons­truir en La­rín, una pe­da­nía de Ar­tei­xo, don­de se ubi­ca el cen­tro neu­rál­gi­co del uni­ver­so In­di­tex. Su hija Mar­ta (33) tam­po­co es ami­ga de la fa­ma, pe­ro ha apren­di­do a vi­vir con ella y, aun­que per­ma­ne­ció en un se­gun­do plano du­ran­te años, en los úl­ti­mos tiem­pos es la más vi­si­ble de to­dos los miem­bros del clan Or­te­ga.

La tercera de los hi­jos de Aman­cio, la úni­ca de su ma­tri­mo­nio con Flo­ra Pérez, es­tá lla­ma­da a ser la he­re­de­ra del im­pe­rio. La za­ri­ña, co­mo la han bau­ti­za­do al­gu­nos me­dios. Y ella, igual que su pa­dre, man­tie­ne si­len­cio. Nun­ca ha con­ce­di­do una en­tre­vis­ta y na­die es­pe­ra que lo ha­ga, por lo que ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos es in­ter­pre­ta­do co­mo un acer­ca­mien­to al trono tex­til. Ha­ce unas se­ma­nas, el ges­to fue ino­cuo, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo. Mar­ta asis­tió por pri­me­ra vez a la jun­ta ge­ne­ral de ac­cio­nis­tas de In­di­tex. Pue­de ha­cer­lo sin ne­ce­si­dad de ex­pli­ca­cio­nes, co­mo tra­ba­ja­do­ra y ac­cio­nis­ta del gru­po que es, pe­ro es­te pa­so ha­ce que al­guno vis­lum­bre ya la cer­ca­nía del si­guien­te es­ca­lón: con-

ver­tir­se en con­se­je­ra, co­mo lo es su ma­dre. Des­de lue­go, pre­pa­ra­da pa­ra ello es­tá. Edu­ca­da en Es­pa­ña y Sui­za, es­tu­dió Em­pre­sa­ria­les en La Co­ru­ña y Londres y ha re­co­rri­do ca­da es­ca­la­fón de la em­pre­sa. Em­pe­zó do­blan­do ca­mi­se­tas en un Bersh­ka de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca y co­no­ce el re­co­rri­do que si­guen las pren­das has­ta que lle­gan a las ma­nos de los clien­tes. Des­de ha­ce años, tra­ba­ja en Za­ra Woman en la cen­tral de Ar­tei­xo, aun­que es fre­cuen­te que via­je de un lugar a otro del mun­do con­tro­lan­do al­gu­nas de las pro­duc­cio­nes de mo­da. De he­cho, en uno de esos via­jes, gra­cias al fo­tó­gra­fo de mo­da Ma­rio So­rren­ti, des­cu­bri­mos que tam­bién tie­ne perfil en las re­des so­cia­les, aun­que, co­mo era de es­pe­rar en ella, su cuen­ta de Ins­ta­gram es pri­va­da y so­lo 700 per­so­nas tie­nen el pri­vi­le­gio de ser sus se­gui­do­res. Co­mo ven, aper­tu­ra sí, pe­ro no ex­hi­bi­ción. Por­que tam­po­co es fre­cuen­te verla en ac­tos so­cia­les. So­lo la hí­pi­ca, un mun­do que le apa­sio­na des­de pe­que­ña, es ca­paz de po­ner­la an­te los fo­cos. Di­cen que fue su pa­sión por el mun­do ecues­tre lo que hi­zo que su pa­dre cons­tru­ye­ra el hi­pó­dro­mo de Ca­sas No­vas, un es­pa­cio crea­do en el año 2000 que co­men­zó co­mo la ex­pre­sión de una afi­ción, pe­ro que aho­ra cuen­ta con un con­cur­so que ya es par­te del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal de sal­tos. Sue­le ha­ber dos edi­cio­nes de su tor­neo al año: una en in­vierno, que cuen­ta con los ji­ne­tes de ma­yor re­nom­bre, y otra en ve­rano, con bue­nos joc­keys, aun­que en me­nor nú­me­ro, ya que sue­le coin­ci­dir con otras ci­tas eu­ro­peas. La úl­ti­ma edi­ción del con­cur­so en la lo­ca­li­dad ga­lle­ga de La­rín tu­vo lugar en­tre el 28 y el 30 de ju­lio y con­gre­gó a in­fi­ni­dad de ros­tros que no so­lo tie­nen al­go que ver con el mun­do de los equi­nos, sino tam­bién, en mu­chos ca­sos, con la al­ta so­cie­dad.

MAR­TA Y LOS CA­BA­LLOS

Co­mo era de es­pe­rar, no fal­ta­ron los Or­te­ga. Acu­die­ron al com­ple­to. Si ob­via­mos a Sandra y Mar­cos, los dos hi­jos ma­yo­res de Aman­cio, que per­ma­ne­cen apar­ta­dos de la vi­da pú­bli­ca, en Ca­sas No­vas es­ta­ban to­dos. Aman­cio, que por una vez apar­có la eter­na ca­mi­sa blan­ca que acos­tum­bra a ves­tir; Flo­ra, son­rien­te, y Mar­ta, ar­tí­fi­ce de ese sue­ño ecues­tre, con el peque­ño Aman­cio en bra­zos y con Car­los To­rret­ta, su no­vio. Les acom­pa­ña­ba Pa­blo Is­la, CEO de In­di­tex, con su fa­mi­lia. To­dos uni­dos, re­la­ja­dos.

Mar­ta ha de­ja­do de com­pe­tir. Lle­va seis me­ses sin ha­cer­lo y, de mo­men­to, pa­re­ce que se tra­ta de una de­ci­sión tem­po­ral, aun­que so­lo ella sa­be si se­rá de­fi­ni­ti­va, ya que tam­po­co se co­no­cen los mo­ti­vos. Pe­ro ha­ber­se ba­ja­do de la mon­tu­ra no impide apo­yar el tor­neo. De he­cho, la mu­jer lla­ma­da a he­re­dar In­di­tex fue la pri­me­ra en lle­gar a Ca­sas No­vas la ma­ña­na del sá­ba­do pa­ra asis­tir al tor­neo. In­di­tex es uno de los pa­tro­ci­na­do­res de un even­to en el que mar­cas de al­to stan­ding, co­mo la au­to­mo­vi­lís­ti­ca Le­xus y la de re­lo­jes Lon­gi­nes, tam­bién tie­nen su es­pa­cio... y su mer­ca­do. Por­que el pú­bli­co que acude a la ci­ta, en gran me­di­da, go­za de un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo y de bue­na po­si­ción so­cial, aun­que allí na­die ha­ga men­ción a ello. La mo­de­ra­ción es la con­sig­na que pa­re­ce do­mi­nar en el am­bien­te en los círcu­los hí­pi­cos. Y eso que las ci­fras que se ma­ne­jan en la com­pra de ca­ba-

llos a ese ni­vel su­pe­ran en al­gu­nos ca­sos las seis ci­fras. La fa­mi­lia Or­te­ga, co­no­ci­da por su gus­to por la dis­cre­ción, cer­ca­na al her­me­tis­mo, en­ca­ja a la per­fec­ción en un mun­do en que se mue­ven las gran­des for­tu­nas, pe­ro no hay os­ten­ta­ción. Y fie­les a ese es­pí­ri­tu de me­su­ra, en Ca­sas No­vas to­do se desa­rro­lla con la cer­ca­nía de sen­tir­se en­tre igua­les y de sa­ber que to­do es­tá ba­jo con­trol: des­de el tra­to a los ca­ba­llos, al afo­ro. Na­die im­por­tu­na a los ros­tros co­no­ci­dos. Evi­den­te­men­te tam­po­co a Or­te­ga. Na­da allí es­tá he­cho al azar. Tam­po­co su úl­ti­ma apa­ri­ción en es­ce­na. Co­mo ca­da pun­ta­da que dan –por al­go son due­ños de un im­pe­rio tex­til– su úl­ti­ma apa­ri­ción tam­bién vie­ne con hi­lo. Aman­cio y Flo­ra, cu­ya re­la­ción con Mar­ta es ex­cep­cio­nal, pa­sea­ban por el cen­tro ecues­tre con su hija. Se ven a dia­rio y se sien­ten cer­ca­nos. De he­cho, ase­gu­ran que Mar­ta guar­da un gran pa­re­ci­do con su ma­dre, Flo­ra Pérez, de 62 años, que co­men­zó co­mo de­pen­dien­ta en Za­ra y, a día de hoy, es con­se­je­ra del gru­po. Con Aman­cio la re­la­ción es igual de es­tre­cha. Así lo he­mos com­pro­ba­do es­tos días, en los que he­mos po­di­do ver una fa­ce­ta des­co­no­ci­da del em­pre­sa­rio: la de abue­lo de­di­ca­do a su nie­to Aman­cio Jr., con quien ju­gó en el hi­pó­dro­mo.

NA­DA AL AZAR EN CA­SAS NO­VAS

En es­ta edi­ción del con­cur­so, en Ca­sas No­vas se al­za­ba una tien­da de In­di­tex cons­trui­da ex pro­fe­so pa­ra la oca­sión. De las nue­ve fir­mas que con­for­man el gru­po, la ele­gi­da fue Mas­si­mo Dut­ti. Qui­zás, por­que se en­car­ga de ves­tir a Mar­ta cuan­do com­pi­te. Y, có­mo no, tam­bién fue la es­co­gi­da por Mar­ta pa­ra acu­dir ese día al tor­neo de sal­tos. La hija de Aman­cio lu­cía un ves­ti­do va­po­ro­so de color azul no­che y man­ga lar­ga que cual­quie­ra de los asis­ten­tes po­dría ha­ber com­pra­do, por­que la pren­da es­ta­ba allí, unos me­tros más atrás, des­ta­ca­da en­tre pan­ta­lo­nes y cha­que­tas de la fir­ma, al mis­mo cos­te –99,95 eu­ros– que po­dría en­con­trar­se en cual­quie­ra de sus es­ta­ble­ci­mien­tos.

Mar­ta pa­sea­ba y son­reía a to­do el que se acer­ca­ba. Es­tá en un buen mo­men­to, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo per­so­nal. Car­los To­rret­ta, su no­vio des­de ha­ce al­go más de un año y me­dio, pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a su vi­da pa­ra que­dar­se. El hi­jo del di­se­ña­dor Ro­ber­to To­rret­ta ya es uno más den­tro de la fa­mi­lia y pa­re­ce man­te­ner una re­la­ción más que en­vi­dia­ble con su fu­tu- ri­ble sue­gro y con el peque­ño Aman­cio, na­ci­do del ma­tri­mo­nio en­tre Mar­ta y el ji­ne­te Ser­gio Ál­va­rez Mo­ya. He aquí otro un víncu­lo con el mun­do ecues­tre, un am­bien­te en el que se en­cuen­tra có­mo­da. Pe­ro no es el úni­co. Con To­rret­ta se de­ja ver más, aun­que no me­jor. Mar­ta si­gue es­co­gien­do con mi­mo sus apariciones pú­bli­cas. El pa­sa­do mes de ju­nio ejer­ció de an­fi­trio­na en un des­fi­le de la fir­ma en el pa­la­cio de Li­na­res de Ma­drid. De nue­vo un ac­to re­la­cio­na­do con el tra­ba­jo y, es­ta oca­sión, con ella co­mo ca­be­za vi­si­ble. La za­ri­ña ya es­tá lis­ta pa­ra co­men­zar una nue­va era en In­di­tex con más vi­si­bi­li­dad, aun­que la dis­cre­ción si­ga, co­mo la bru­ma del Atlán­ti­co, rei­nan­do en el im­pe­rio tex­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.