DI­FE­REN­TES POS­TU­RAS

RE­CI­BIÓ UNA LLA­MA­DA PA­RA PAR­TI­CI­PAR EN ES­TA ‘PUES­TA DE LAR­GO’ DE SU HI­JA AN­TE LOS ME­DIOS, PE­RO SE NE­GÓ. EL MO­TI­VO, SE­GUIR PRO­TE­GIEN­DO A CA­YE­TA­NA DE LA PREN­SA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO

EU­GE­NIA quie­re ale­jar a su hi­ja de los me­dios y FRAN­CIS­CO ase­gu­ra que no re­ci­bió pa­go al­guno por po­sar con TA­NA.

El pa­sa­do lu­nes, Ca­ye­ta­na Ri­ve­ra Mar­tí­nez de Iru­jo lle­ga­ba a la ma­yo­ría de edad. Ese día, dos pu­bli­ca­cio­nes ade­lan­ta­ron su edi­ción pa­ra mos­trar el ros­tro de la nie­ta de la duquesa de Alba. La jo­ven apa­re­cía en va­rías fo­tos con su pa­dre, Fran­cis­co Ri­ve­ra (43), al­go que desató el de­ba­te con un sin­fín de teo­rías que dis­tan mu­cho de la reali­dad, co­mo la que apun­ta­ba que la ni­ña, con es­te ges­to, se po­si­cio­na­ba al la­do de su pa­dre.

Co­ra­zón ha po­di­do sa­ber, por el en­torno de la duquesa de Mon­to­ro, có­mo ocu­rrie­ron la co­sas. Días an­tes de que se pu­bli­ca­ran aque­llas por­ta­das, a Eu­ge­nia se le so­li­ci­ta­ba una foto en la que sa­lie­ra Ta­na con sus pa­dres pa­ra re­par­tir­la en­tre las pu­bli­ca­cio­nes. Ta­jan­te­men­te, y si­guien­do su po­si­cio­na­mien­to de siem­pre, se ne­gó ro­tun­da­men­te. No que­ría par­ti­ci­par en la ex­po­si­ción de su hi­ja en ese for­ma­to: una por­ta­da. «Pa­sa­ron los días y no vol­vió a sa­ber na­da más de aque­lla pe­ti­ción. Cuál se­ría su sor­pre­sa cuan­do se desa­yu­nó con la por­ta­da», nos con­fie­sa una per­so­na cer­ca­na a la duquesa. «En un prin­ci­pio se mo­les­tó, pues­to que, co­no­cien­do có­mo na­die los me­dios, in­tuía que aque­llo no se iba a que­dar en una foto y que se abri­ría un de­ba­te. ¡Cuán­ta ra­zón te­nía!», prosigue nues­tra fuen­te.

Tras el en­fa­do ini­cial, que le du­ró unas ho­ras, Eu­ge­nia de­ci­dió no mo­ver fi­cha, no con­tes­tar a quie­nes le pre­gun­ta­ban y co­rrer un tu­pi­do ve­lo pa­ra no per­ju­di­car más a su hi­ja. Es sa­bi­do que, a pe­sar de que la re­la­ción en­tre Eu­ge­nia y Fran no es la me­jor, las aguas se cal­ma­ron tras el jui­cio por la cus­to­dia de la ni­ña. Una ba­ta­lla le­gal que, fi­nal­men­te, ga­nó la hi­ja de la duquesa de Alba.

Se­gún nos re­la­ta el in­for­man­te, Eu­ge­nia no es­tá preo­cu­pa­da por­que al­gu­nos me­dios in­ter­pre­ten que con esa foto su hi­ja ha to­ma­do par­ti­do, por­que sa­be per­fec­ta­men­te có­mo es la re­la­ción en­tre ellas. Lo que real­men­te le preo­cu­pa es el tra­to que los me­dios den a Ta­na que, de mo­men­to, pre­fe­ri­ría lle-

var una vi­da me­dia­na­men­te nor­mal, ale­ja­da de los fo­cos.

ASÍ SE HI­CIE­RON

An­te la ne­ga­ti­va de Eu­ge­nia a ‘ne­go­ciar’, y mu­cho me­nos po­sar, su pa­dre in­vi­tó a su hi­ja a una co­mi­da en la que tam­bién es­ta­ba el due­ño de la agen­cia de ca­be­ce­ra del to­re­ro. Al fi­na­li­zar, las cá­ma­ras es­ta­ban lis­tas pa­ra la foto.

Así pues, Eu­ge­nia ha de­ci­di­do no te­ner gue­rras con na­die. Su úni­ca in­ten­ción ha si­do, co­mo siem­pre, pro­te­ger a su hi­ja y dar­le lo me­jor.

Ta­na ha co­men­za­do a tra­ba­jar en prác­ti­cas en la ca­sa de dis­cos Pep’s Mu­sic Group, que per­te­ne­ce a su gran ami­go, Pe­pe Ba­rro­so. Mien­tras, pre­pa­ra su ac­ce­so a las prue­bas de Se­lec­ti­vi­dad. Es­tá cla­ro que su ma­dre quie­re que sea una ni­ña nor­mal, a pe­sar de lo que con­lle­va ser la nie­ta de la duquesa de Alba.

ten­sión El mo­men­to más com­pli­ca­do en­tre ellos su­ce­dió cuan­do Fran pi­dió la cus­to­dia com­par­ti­da.

UNAS HO­RAS Al ver las fo­tos de su hi­ja y su pa­dre, se en­fa­dó du­ran­te unas ho­ras. Sa­bía que se ge­ne­ra­ría un de­ba­te me­diá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.