LA NO­CHE DE ISA­BEL

EL MU­SEO THYS­SEN CE­LE­BRÓ SU CUAR­TO DE SI­GLO CON UN AC­TO EN EL QUE ISA­BEL PREYS­LER SE RE­EN­CON­TRÓ CON SU EX­MA­RI­DO EL MAR­QUES DE GRI­ÑÓN.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO

PREYS­LER, acom­pa­ña­da de MA­RIO VAR­GAS LLO­SA, coin­ci­dió con su ex el MAR­QUÉS DE GRI­ÑÓN.

Al even­to pre­si­di­do por la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, y la ba­ro­ne­sa Thys­sen acu­die­ron per­so­na­li­da­des del mun­do de la po­lí­ti­ca, co­mo los ex­mi­nis­tros de Cul­tu­ra, Cé­sar An­to­nio Mo­li­na, Car­men Calvo, Car­men Al­borch, Es­pe­ran­za Agui­rre y Ja­vier So­la­na. Pre­ci­sa­men­te con es­te úl­ti­mo se ini­cia­ron las con­ver­sa­cio­nes con los ba­ro­nes Thys­sen pa­ra traer la co­lec­ción a Es­pa­ña, y en su dis­cur­so pu­so en re­lie­ve la fi­gu­ra de Ti­ta co­mo la gran me­ce­nas que es y co­mo par­te fun­da­men­tal en ese mo­vi­mien­to de ar­te que se lle­vó a ca­bo.

Otros in­vi­ta­dos ilus­tres fue­ron, la In­fan­ta Pi­lar, Isa­bel Preys­ler, acom­pa­ña­da de Ma­rio Var­gas Llo­sa, el mar­qués de Gri­ñón, sin su es­po­sa, Esther Do­ña, Borja Thys­sen y su mu­jer, Blan­ca, y Fran­ces­ca Thys­sen con su hi­ja. Du­ran­te el ac­to, la vi­ce­pre­si­den­ta en­tre­gó unas pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas a Car­men Thys­sen, vi­ce­pre­si­den­ta vi­ta­li­cia del Mu­seo, a los hi­jos del ba­rón –so­lo acu­die­ron Fran­ces­ca y Borja–, y a la In­fan­ta Pi­lar, quien la re­ci­bió en nom­bre de su ma­ri­do, Luis Gó­mez Ace­bo, que fue una pie­za fun­da­men­tal en las ne­go­cia­cio­nes con el Go­bierno es­pa­ñol.

Uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos de la no­che se pro­du­jo cuan­do en su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to la ba­ro­ne­sa se rom­pió y tu­vo que pa­rar unos se­gun­dos, an­tes de con­ti­nuar. «Quie­ro apro­ve­char pa­ra agra­de­cer a la

Fa­mi­lia Real Es­pa­ño­la, a su Ma­jes­tad el Rey Emérito, a don Fe­li­pe y, con mu­cho ca­ri­ño a Luis, du­que de Ba­da­joz, que tan­ta ilu­sión pu­so en es­te pro­yec­to. Qué fe­liz es­ta­ría el ba­rón al ver en lo que se ha con­ver­ti­do es­te mu­seo en so­lo 25 años» . Pos­te­rior­men­te, du­ran­te el cóc­tel, la ba­ro­ne­sa ex­pli­có a Co­ra­zón es­te emo­ti­vo mo­men­to: « Des­pués de ver­me jun­to a mi ma­ri­do en el ví­deo que pu­sie­ron al co­men­zar el ac­to, tan jó- ve­nes los dos y con tan­tas ga­nas por ha­cer reali­dad es­te pro­yec­to, no he po­di­do evi­tar emo­cio­nar­me». SUPERUNIDOS Es­ta ce­le­bra­ción sir­vió, ade­más, pa­ra cons­ta­tar la bue­na re­la­ción que hay en­tre Ti­ta y su hi­jo, Borja. «Es mi

su­ce­sor», de­cía la se­ma­na pa­sa­da a es­ta re­vis­ta. Por su par­te, Borja no se des­pe­gó de su ma­dre en to­da la no­che y ejer­ció de coan­fi­trión. Na­da más ter­mi­nar la en­tre­ga de pre­mios, y an­tes de co­men­zar el re­co­rri­do ofi­cial pa­ra ver la co­lec­ción, Co­ra­zón fue tes­ti­go de una es­ce­na po­co ha­bi­tual. Isa­bel Preys­ler se fun­día en un ca­ri­ño­so be­so con su ex­ma­ri­do el mar­qués de Gri­ñón, con la ben­di­ción de su ac­tual pa­re­ja Ma­rio Var­gas Llo­sa. Los tres, en com­pa­ñía del di­rec­tor del mu­seo, Eve­lio Ace­ve­do, de­par­tie­ron unos mi­nu­tos, an­tes de dis­fru­tar de la co­lec­ción per­ma­nen­te. Se­gún ha po­di­do sa­ber es­te me­dio, es­ta era la vuel­ta del No­bel al mu­seo tras mu­cho tiem­po. Y es que Ma­rio, quien tam­bién re­co­rrió la ex­po­si­ción de Pi­cas­so y Lau­trec en com­pa­ñía de Isa­bel y de la mano de Gui­ller­mo So­la­na, di­rec­tor ar­tís­ti­co del mu­seo, es un gran enamo­ra­do del ar­te. «Ver una ex­po­si­ción a su la­do te apor­ta mu­cho » , co­men­tó uno de los di­rec­ti­vos del mu­seo. Lo que que­da pa­ten­te es que la re­la­ción en­tre Preys­ler y el pa­dre de su hi­ja Ta­ma­ra es muy bue­na.

EL EN­CUEN­TRO

Otro de los gran­des mo­men­tos que de­jó la no­che fue el ca­ri­ño­so en­cuen­tro en­tre la ba­ro­ne­sa Thys­sen y Fran­ces­ca, una de las hi­jas de ba­rón. Ti­ta le en­tre­gó un pe­que­ño ob­se­quio a tí­tu­lo per­so­nal: una pe­que­ña pla­ca per­so­na­li­za­da por el cuar­to de si­glo de la pi­na­co­te­ca. Hay que re­cor­dar que la re­la­ción en­tre ellas ha ten­di­do al­ti­ba­jos des­de que se co­no­cie­ron. Pe­ro es­tá cla­ro que el tiem­po y la oca­sión me­re­cían es­te abra­zo. De­fi­ni­ti­va­men­te, fue la no­che de Ti­ta, la me­ce­nas que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo la mu­jer que tra­jo a Es­pa­ña unas de las co­lec­cio­nes más im­por­tan­te del mun­do.

Ti­ta Cer­ve­ra no pu­do con­te­ner las lá­gri­mas al re­cor­dar al ba­rón Thys­sen. emo­cio­na­da

sin ren­ci­llas

Borja (aba­jo con Blan­ca) no se se­pa­ró de su ma­dre en nin­gún mo­men­to.

buen ro­llo Preys­ler y Var­gas Llo­sa char­la­ron ani­ma­da­men­te con el mar­qués de Gri­ñón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.