JES­SI­CA BUENO Y KIKO RI­VE­RA

LA EX­PA­RE­JA HA LLE­GA­DO A UN ACUER­DO VER­BAL, DES­PUÉS DE MU­CHAS BA­TA­LLAS JU­DI­CIA­LES Y ME­DIÁ­TI­CAS, PARA LA CUS­TO­DIA DE SU HI­JO, FRAN­CIS­CO, POR EL BIEN DE ES­TE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR SAÚL OR­TIZ

Fir­man la paz por la cus­to­dia de su hi­jo.

Ape­sar de los con­tra­tiem­pos que sor­tea, con ad­mi­ra­ble en­te­re­za, Kiko Ri­ve­ra (33) es­tá atra­ve­san­do un mo­men­to dul­ce. Atrás que­dó la tra­ve­sía por el de­sier­to que le to­có re­co­rrer cuan­do Jes­si­ca Bueno (27) de­ci­dió mar­char­se a Reino Uni­do para vi­vir su amor con Jo­ta Pe­le­tei­ro. Y, jun­to a ellos, tam­bién Fran­cis­co, el hi­jo que tie­nen en co­mún y que ha si­do, has­ta nues­tros días, mo­ti­vo de una ba­ta­lla cruel e in­mi­se­ri­cor­de en­tre sus pa­dres. Pe­ro to­do ha cam­bia­do.

JUI­CIO SUS­PEN­DI­DO

Co­ra­zón ha po­di­do con­fir­mar, en ex­clu­si­va, que la si­tua­ción en­tre ellos se ha cal­ma­do. Han de­ci­di­do fir­mar la paz con un acuer­do ver­bal que, en­tre otras co­sas, in­clu­ye un con­ve­nio de vi­si­tas mu­cho más am­plio y ecuá­ni­me. Jes­si­ca y Kiko han op­ta­do por re­ti­rar to­das las de­man­das que te­nían in­ter­pues­tas y, de he­cho, han con-

se­gui­do sus­pen­der el úl­ti­mo jui­cio que les iba a en­fren­tar en Ei­bar y que, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les con­sul­ta­das, po­dría ha­ber per­ju­di­ca­do gra­ve­men­te a am­bas par­tes. No ha­bría si­do la pri­me­ra vez. El úl­ti­mo asal­to ju­di­cial aca­bó con lá­gri­mas, acu­sa­cio­nes muy des­afor­tu­na­das y re­pro­ches en una y otra di­rec­ción.

LA ALE­GRÍA DE PAN­TO­JA

Pa­sa­do el tiem­po y abra­za­dos a una ma­du­rez que no por tar­día re­sul­ta me­nos ne­ce­sa­ria, la mo­de­lo y el can­tan­te quie­ren que su hi­jo se desa­rro­lle en un am­bien­te me­nos hos­til. Hay au­to­ri­za­ción para que Fran­cis­co aban­do­ne el país siem­pre que se cum­plan las con­di­cio­nes pre­via­men­te con­ve­ni­das. Ade­más, in­sis­ten a es­ta pu­bli­ca­ción que las con­ver­sa­cio­nes en­tre ellos son flui­das y trans­cu­rren con to­tal na­tu­ra­li­dad. Han re­to­ma­do el con­tac­to tras so­li­ci­tar a sus res­pec­ti­vos abo­ga­dos que se man­ten­gan al mar­gen de las co­mu­ni­ca­cio­nes que, en es­tos mo­men­tos, man­tie­nen per­so­nal­men­te por el bie­nes­tar del me­nor. Pre­ten­den que su hi­jo se for­me en un am­bien­te me­nos hos­til y con­flic­ti­vo. Un acer­ca­mien­to que no so­lo festejan sus res­pec­ti­vas pa­re­jas, sino tam­bién Isa­bel Pan­to­ja. Co­ra­zón sa­be que ha fe­li­ci­ta­do a su hi­jo por es­te ejem­plo de evo­lu­ción y res­pon­sa­bi­li­dad.

Eso sí, no to­do es­tá ga­na­do. Aun­que las aguas ba­jan tran­qui­las, el en­torno de los pro­ta­go­nis­tas te­me que el vien­to cru­ce por la po­pa y pro­vo­que un olea­je ca­tas­tró­fi­co. En­tre ellos to­do pa­re­ce pen­der siem­pre de un hi­lo que no en­he­bra nun­ca en agu­ja. So­bre to­do, por la gran di­fe­ren­cia en la asun­ción de car­gas mo­ne­ta­rias. Es­ta pu­bli­ca­ción ha po­di­do sa­ber que otro de los pun­tos del acuer­do obli­ga a Jes­si­ca a ha­cer fren­te a to­dos los gas­tos de­ri­va­dos de la es­co­la­ri­za­ción del pe­que­ño –cur­sa sus es­tu­dios en un co­le­gio ame­ri­cano–, los vue­los de Reino Uni­do a Es­pa­ña –más de 900 eu­ros quin­ce­na­les–, así co­mo las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res que ten­ga pro­gra­ma­das en su ru­ti­na dia­ria. Por su par­te, Kiko abo­na 400 eu­ros men­sua­les en con­cep­to de ma­nu­ten­ción. Una can­ti­dad de­ci­di­da por el juez tras ha­cer una au­di­to­ría so­bre sus in­gre­sos re­co­no­ci­dos.

El ‘Dj’ abo­na 400 eu­ros men­sua­les por la ma­nu­ten­ción

La gue­rra en­tre ellos se re­cru­de­ció cuan­do la mo­de­lo se lle­vó al me­nor a vi­vir a Reino Uni­do.

Han re­to­ma­do el con­tac­to e ins­ta­do a sus abo­ga­dos a que se man­ten­gan al mar­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.