FLE­CHA­ZO REAL

SU NO­VIAZ­GO HA SI­DO ATÍ­PI­CO PARA LOS CÁ­NO­NES DE LA REALE­ZA BRI­TÁ­NI­CA, PE­RO EL COM­PRO­MI­SO EN­TRE EL PRÍN­CI­PE EN­RI­QUE Y MEG­HAN MAR­KLE YA ES UN HE­CHO. SE CA­SAN EN PRI­MA­VE­RA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR MIRIAM RUBIO

La pren­sa bri­tá­ni­ca lle­va­ba se­ma­nas dan­do por sen­ta­do que el prín­ci­pe En­ri­que de In­gla­te­rra (33) y la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Meg­han Mar­kle (36) ha­rían ofi­cial su com­pro­mi­so an­tes de Na­vi­dad y así ha si­do. El pa­sa­do 27 de no­viem­bre, Cla­ren­ce Hou­se col­ga­ba un co­mu­ni­ca­do en Twit­ter dan­do la bue­na nue­va. «Su Al­te­za Real el Prín­ci­pe de Ga­les es­tá en­can­ta­do de anun­ciar el com­pro­mi­so del prín­ci­pe En­ri­que con la se­ño­ri­ta Meg­han Mar­kle»,

re­za­ba el es­cri­to. «Su al­te­za y la se­ño­ri­ta Mar­kle se com­pro­me­tie­ron en Lon­dres a prin­ci­pio de es­te mes», aña­día el co­mu­ni­ca­do. La bo­da se ce­le­bra­rá en ma­yo en el cas­ti­llo de Wind­sor y la pa­re­ja vi­vi­rá en Ken­sig­ton.

La ca­sa real bri­tá­ni­ca ofi­cia­li­za­ba así un com­pro­mi­so que lle­ga tras un año y me­dio de un no­viaz­go que se es­tre­nó tam­bién a gol­pe de co­mu­ni­ca­do. Fue en no­viem­bre de 2016 cuan­do Cla­ren­ce Hou­se en­via­ba un es­cri­to en el que pe­día res­pe­to para Meg­han y la re­co­no­cía co­mo pa­re­ja del prín­ci­pe. En­ri­que ase­gu­ra­ba en­ton­ces que «su no­via, Meg­han Mar­kle, ha­bía si­do víc-

ti­ma de una olea­da de abu­sos y

de aco­so». Un he­cho sin pre­ce­den­tes que de­ja­ba cla­ro que ese no­viaz­go era al­go más que un flir­teo. Su pre­sen­cia en la bo­da de Pip­pa Midd­le­ton, aun­que ale­ja­da de los me­dios por aque­llo de no ro­bar pro­ta­go­nis­mo a la no­via, fue el si­guien­te pa­so en la con­so­li­da­ción pú­bli­ca del no­viaz­go. Tam­bién los via­jes de am­bos de un la­do a otro del Atlán­ti­co para ver­se. Mien­tras, la pren­sa mun­dial di­bu­ja­ba la fi­gu­ra de la que en unos me­ses se con­ver­ti­rá en la es­po­sa del prín­ci­pe. Unos dia­rios des­ta­ca­ban el per­fil so­li­da­rio de la ac­triz, un pun­to en co­mún con En­ri­que, que to­mó el tes­ti­go de las cau­sas be­né­fi­cas de su ma­dre, Dia­na de Ga­les. Otros, sin em­bar­go, se­ña­la­ban que Mar­kle ya ha­bía es­ta­do ca­sa­da an­tes, con­cre­ta­men­te con el pro­duc­tor de ci­ne Tre­vor En­gel­son. Su con­di­ción de di­vor­cia­da po­dría ha­ber su­pues­to la pie­dra de to­que que die­ra al tras­te con el no­viaz­go, pe­ro no

prín­ci­pe En­ri­que Su­pe que se­ría mi mu­jer cuan­do nos co­no­ci­mos

ha si­do así. Si ser di­vor­cia­da fue el es­tig­ma de Wa­llis Simpson, o uno de los pun­tos en con­tra del no­viaz­go fa­lli­do de Mar­ga­ri­ta de In­gla­te­rra, her­ma­na de la rei­na Isa­bel, con Pe­ter Town­sen –quien ase­gu­ran que fue el gran amor de su vi­da–, pa­re­ce que no se­rá un pro­ble­ma para Meg­han. La jo­ven y el prín­ci­pe re­ci­bie­ron ha­ce unas se­ma­nas la bendición del obis­po de Can­ter­bury. Tam­bién la apro­ba­ción de la mis­mí­si­ma rei­na Isa­bel. UNA PE­DI­DA MUY EMO­TI­VA

Por eso ha­ce unos días la ac­triz, que ya ha de­ja­do la se­rie Suits, apa­re­cía an­te la pren­sa en el Jar­dín blan­co de Ken­sing­ton. Lo ha­cía de la mano de En­ri­que, que se mos­tra­ba más ner­vio­so de lo ha­bi­tual. Ella en­se­ña­ba su ani­llo, di­se­ña­do por su fu­tu­ro ma­ri­do a par­tir de pie­zas que per­te­ne­cie­ron a Dia­na, en­tre ellas un gran dia­man­te pro­ve­nien­te de Bots­wa­na, un lu­gar es­pe­cial para ellos. Él, cuan­do le pre­gun­ta­ban en qué mo­men­to su­po que ella se­ría su mu­jer, res­pon­día azo­ra­do que «des­de el mo­men­to en que nos co­no­ci­mos».

Unas ho­ras des­pués, la BBC emi­tía la pri­me­ra en­tre­vis­ta con­jun­ta de la fe­liz pa­re­ja. Sen­ta­dos en un so­fá, sin sol­tar­se de la mano, con­ta­ban có­mo ha­bía co­men­za­do su re­la­ción, gra­cias a «un ami­go en co­mún», y có­mo ha­bía si­do la pe­di­da. «Fue un mo­men­to muy bo­ni­to. So­los los dos», con­ta­ba En­ri­que. Es­ta­ban hor­nean­do un po­llo en pa­la­cio y el prín­ci­pe «se pu­so de ro­di­llas», con­ta­ba Meg­han. «Ca­si no pu­de de­jar­le ter­mi­nar la pre­gun­ta. Di­je: ¿Pue­do de­cir que sí ya?»,

ase­gu­ra­ba. «Hu­bo abra­zos y yo te­nía el ani­llo. Y le di­je: “Pue­do dar­te el ani­llo?”. Y ella di­jo: “¡Oh, sí, el ani­llo!”», con­cluía el prín­ci­pe. To­do muy de cuen­to de ha­das.

Se­gún la pren­sa bri­tá­ni­ca, Meg­han no es el fi­nal fe­liz de En­ri­que, sino el co­mien­zo de una nue­va eta­pa que es­tá li­ga­da al pa­la­cio de Ken­sing­ton, ya que se­rá su re­si­den­cia ofi­cial. Se­gún el co­mu­ni­ca­do de la ca­sa real, allí ocu­pa­rán Not­ting­ham Cot­ta­ge, una ca­sa de dos ha­bi­ta­cio­nes que fue el ho­gar de in­fan­cia de En­ri­que. Pe­ro aun que­dan co­sas por con­cre­tar, co­mo las fun­cio­nes de la pa­re­ja. Tam­bién su tí­tu­lo, aun­que The

Te­le­graph apun­ta a que tras su ma­tri­mo­nio po­drían con­ver­tir­se en los du­ques de Sus­sex. Pe­ro eso for­ma par­te del fu­tu­ro que es­cri­bi­rán jun­tos des­de aho­ra.

La pa­re­ja hi­zo su primer po­sa­do en el Jar­dín blan­co de Ken­sing­ton, crea­do en re­cuer­do de Lady Di. A la iz­da., el ani­llo de Meg­han, he­cho a par­tir de jo­yas de Dia­na.

de en una es­ce­na de la se­rie So­bre es­tas lí­neas, Meg­han se­ma­nas. tra­ba­ja­ba has­ta ha­ce unas te­le­vi­sión ‘Suits’, en la que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.