VI­DAS NO EJEM­PLA­RES

LO HA DE­JA­DO CON SU NO­VIO, EL DI­REC­TOR DA­RREN ARO­NOFSKY, Y SE PLAN­TEA TO­MAR­SE UN RES­PI­RO DES­PUÉS DE SIE­TE AÑOS TRA­BA­JAN­DO SIN PA­RAR. ¿PA­RA TUMBARSE A LA BARTOLA EN LA PLA­YA? NO, PA­RA COM­PRAR­SE UNA GRAN­JA Y CUI­DAR A LOS ANI­MA­LI­TOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ

Law­ren­ce, la es­tre­lla que no que­ría or­de­ñar ca­bras.

Lle­va­ban más de un año sa­lien­do y aho­ra he­mos sa­bi­do que rom­pie­ron ha­ce un mes. To­do, eso sí, ha si­do amistoso. Tan­to, que has­ta acu­die­ron jun­tos a unos pre­mios des­pués de aca­bar la re­la­ción.

Jen­ni­fer Law­ren­ce y Da­rren Aro­nofsky tra­ba­ja­ron, jun­to a Ja­vier Bar­dem, en la pe­lí­cu­la ¡Ma­dre! Ella era la es­tre­lla fe­me­ni­na y él, el di­rec­tor. Aun­que el no­viaz­go, se­gún con­tó la ac­triz, no em­pe­zó has­ta que no ter­mi­na­ron el ro­da­je. Y eso que el pri­mer con­tac­to en­tre am­bos fue ex­tra­ño. Así re­cor­da­ba ella el mo­men­to en el que él le pro­pu­so que ro­da­ran la cin­ta: «Me con­tó las ideas que te­nía y di­je que sí. En­ton­ces me dio el guion, lo leí y le con­tes­té que te­nía gra­ves pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos. Pe­ro es una obra maes­tra». JEN­NI­FER Y LAS CRÍ­TI­CAS

Lo de los pro­ble­mas men­ta­les de Aro­nofsky lo pen­sa­ron mu­chas más per­so­nas, ade­más de par­te de la crí­ti­ca. «Du­do si ca­li­fi­car­la co­mo la peor pe­lí­cu­la del año o la peor pe­lí­cu­la del si­glo», di­jo, por ejem­plo, el New York Ob­ser­ver. Y has­ta Law­ren­ce, al fi­nal, lo

aca­bó re­co­no­cien­do: «Es la pri­me­ra vez que ha­go una pe­lí­cu­la que sa­be­mos que no le va a gus­tar a to­do el

mun­do. Quie­ro de­cir que hay gen­te

que la odia». Lo de la pri­me­ra vez no era del to­do cier­to. Tam­bién su an­te­rior su­per­pro­duc­ción, Pas­sen­gers, ha­bía re­ci­bi­do bas­tan­tes pa­los. Law­ren­ce, an­te esas crí­ti­cas, ase­gu­ró que no es­ta­ba aver­gon­za­da pe­ro sí «de­cep­cio­na­da

con­si­go mis­ma» y tam­bién co­men­tó que hu­bo co­sas que de­bió «ha­ber es­tu­dia­do con ma­yor pro­fun­di­dad» an­tes del ro­da­je. Pa­ra col­mo de ma­les, sur­gie­ron mil ru­mo­res se­gún los cua­les

ella se ha­bía lia­do con su com­pa­ñe­ro de re­par­to, Ch­ris Pratt. Él se di­vor­ció po­co des­pués y An­na Fa­ris, su ex­mu­jer, ase­gu­ró que esas his­to­rias la hi­cie­ron

«sen­tir in­se­gu­ra» aun­que sa­bía que eran fal­sas.

EL RE­TI­RO Y LAS PO­LÉ­MI­CAS

Es­tos días, la ac­triz ha con­ta­do ade­más en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Elle que es­tá pen­san­do en des­can­sar una tem­po­ra­di­ta des­pués de sie­te años tra­ba­jan­do sin pa­rar. «Quie­ro te­ner una gran­ja y ha­cer co­sas co­mo or­de­ñar ca­bras», di­ce. Y qui­zá sea el me­jor mo­men­to pa­ra ello. Des­pués de ha­ber si­do du­ran­te dos años con­se­cu­ti­vos la ac­triz me­jor pa­ga­da del mun­do, en agos­to ba­jó al ter­cer pues­to, de­trás de Em­ma Sto­ne y Jen­ni­fer Anis­ton. Sus in­gre­sos, se­gún For­bes, han pa­sa­do de 52 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015 a 46 en 2016, y ‘so­lo’ 24 en 2017. Pue­de que el pú­bli­co, co­mo sue­le de­cir­se, ne­ce­si-

te echar­la de me­nos. Al mar­gen de las ca­bras, Law­ren­ce quie­re de­di­car­se a la po­lí­ti­ca y a co­la­bo­rar con una ONG que lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Es­pe­re­mos que es­ta vez ten­ga más tac­to que ha­ce unos me­ses, cuan­do en una en­tre­vis­ta dio a en­ten­der que los hu­ra­ca­nes que ha­bían azo­ta­do su país es­ta­ban pro­vo­ca­dos por «la ira y la ra­bia de la ma­dre na­tu­ra­le­za» an­te el triun­fo de Trump. O aque­lla otra vez, ha­ce aho­ra un año, en la que con­tó que mien­tras ro­da­ba Los jue­gos del ham­bre ha­bía uti­li­za­do unas pie­dras que los ha­waia­nos con­si­de­ran sa­gra­das pa­ra «ras­car­se el trasero».

Mu­cho más dis­cre­ta se ha mos­tra­do en cam­bio al ha­blar de Har­vey Weins­tein. Cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo, man­dó un co­mu­ni­ca­do que de­cía: «Tra­ba­jé con él ha­ce cin­co años y no su­frí nin­gún ti­po de aco­so ni conocí es­tas acu­sa­cio­nes. Es­ta cla­se de abu­sos es inex­cu­sa­ble y tris­te. Mi co­ra­zón es­tá con las mu­je­res afec­ta­das por es­tos ac­tos re­pug­nan­tes». Aho­ra ha ase­gu­ra­do so­bre el pro­duc­tor: «Ha­bía oí­do que era un pe­rro, pe­ro con­mi­go fue siem­pre ca­si pa­ter­nal».♥

har­vey weins­tein Tras el es­cán­da­lo del to­do­po­de­ro­so pro­duc­tor, la ac­triz man­dó un co­mu­ni­ca­do so­li­da­ri­zán­do­se con sus víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.