El ta­len­to que vie­ne

... so­lo gen­te con chis­pa. Lo di­cen ellos y lo co­rro­bo­ran sus pro­fe­so­res de Tec­no­lo­xía en el ins­ti­tu­to ou­ren­sano Ote­ro Pe­dra­yo. En el más his­tó­ri­co de los cen­tros de en­se­ñan­za de la ciu­dad se amue­blan cua­tro men­tes de cien­cia fic­ción. Ellos son los ga­na­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: MAR GIL.

Ado­les­cen­tes ou­ren­sa­nos, ge­nios de la ro­bó­ti­ca

En­tre las ci­fras grue­sas —2.235 alumnos, 100 pro­fe­so­res y 62 cen­tros edu­ca­ti­vos par­ti­ci­pan­tes— so­bre­sa­len ellos cua­tro: En­ri­que, Xa­bier, Mi­guel y Ma­nuel. Son los ga­na­do­res, en la ca­te­go­ría de Ba­chi­lle­ra­to y Ci­clo me­dio, de un cer­ta­men que lle­va por sub­tí­tu­lo A ma­xia da ro­bó­ti­ca. Lo su­yo, sin em­bar­go, no sue­na a ma­gia. Más bien, a ho­ras de tra­ba­jo, a in­te­rés, a vi­ta­li­dad y a ga­nas, mu­chas ga­nas.

Las ra­zo­nes de es­tos cua­tro jó­ve­nes pa­ra in­cluir en su se­lec­ción de ma­te­rias op­ta­ti­vas la Ro­bó­ti­ca son va­ria­das: opi­nio­nes de com­pa­ñe­ros, ex­pe­rien­cia en cur­sos an­te­rio­res con la in­for­má­ti­ca, po­si­bi­li­da­des de sa­li­da la­bo­ral o... cu­rio­si­dad. Cu­rio­si­dad y no­ve­dad son pa­la­bras cla­ve en las de­ci­sio­nes de unos es­tu­dian­tes que, con muy dis­tin­tos ca­rac­te­res y ac­ti­tu­des, coin­ci­den en el es­pí­ri­tu crea­ti­vo y en el in­te­rés por des­cu­brir y por ha­cer.

A unos les ti­ran las in­ge­nie­rías y al­guno dice cla­ra­men­te que no tie­ne in­te­rés por na­da es­pe­cial, pe­ro pa­ra los cua­tro el con­tac­to con el mun­do de la ro­bó­ti­ca ha si­do un éxi­to. Un éxi­to, eso sí, que no ten­drá con­ti­nui­dad a par­tir de sep­tiem­bre. Con la Lomce he­mos to­pa­do.

La po­lé­mi­ca ley de educación so­bre­vue­la la char­la en el ins­ti­tu­to Ote­ro Pe­dra­yo más que el mis­mí­si­mo es­pí­ri­tu del pa­triar­ca de las le­tras ga­lle­gas, que im­par­tió allí sus cla­ses ma­gis­tra­les de Geo­gra­fía y de His­to­ria.

Pa­ra Ro­ber­to González y Fer­nan­do Del Río, pro­fe­so­res de Tec­no­lo­xía, es­ta op­ción de cla­ses de Ro­bó­ti­ca es una de las po­cas ale­grías que la Lomce ha da­do a una ma­te­ria que, la­men­tan, ha ido per­dien­do ho­ras a pe­sar de la cre­cien­te im­por­tan­cia so­cial de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Pa­ra unos y pa­ra otros, es una op­ción incompleta pues­to que no ten­drá con­ti­nui­dad más allá de es­te cur­so. Ma­nuel no com­pren­de «que a po­ñan e que cha qui­ten ao ano se­guin­te, can­do es­ta asig­na­tu­ra vai dar futuro a mil ca­rrei­ras por­que to­do o que vén ago­ra al­guén o vai ter que pro­gra­mar. Pa­re­ce un­ha per­da de tem­po se non po­des se­guir».

Sus pa­la­bras son el in­te­rrup­tor pa­ra un de­ba­te que va mu­cho más allá: Lo ha­cen pa­ra que los alumnos op­ten por la FP, dice uno; el re­par­to de ma­te­rias es­tá mal es­truc­tu­ra­do por­que los de Cien­cias ha­cen mu­chas Le­tras y los de Le­tras, po­cas Cien­cias, se en­gan­cha otro. Nues­tro futuro es­tá col­ga­do, re­ma­cha un ter­ce­ro, con la in­cer­ti­dum­bre de re­vá­li­da, se­lec­ti­vi­dad... «Te­mos un pé en ca­da la­do e es­tá o río no me­dio», ilus­tra Mi­guel.

Esas men­tes que se zam­bu­llen en el de­ba­te so­cial y edu­ca­ti­vo con or­den, pe­ro con ím­pe­tu, son las mis­mas que se aden­tran con sol­tu­ra en el ce­re­bro de esas atrac­ti­vas má­qui­nas de la­dri­lli­tos le­go, to­do un mun­do de sen­so­res que cau­sa fas­ci­na­ción.

Ma­nuel, Mi­guel, Xa­bier y En­ri­que han si­do los me­jo­res de Ga­li­cia ha­cien­do fun­cio­nar a unos ro­bots que no tie­nen for­ma hu­ma­na, co­mo en las vie­jas pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción, pe­ro sí un co­ra­zón obe­dien­te. El quid es­tá en sa­ber arran­car esa dis­ci­pli­na de un ar­ti­lu­gio apa­ren­te­men­te iner­te.

Con lo apren­di­do du­ran­te el cur­so, los cua­tro es­tu­dian­tes del Ote­ro Pe­dra­yo han si­do los me­jo­res su­peran­do los re­tos pro­pues­tos en el con­cur­so ga­lle­go de ro­bó­ti­ca. Han con­se­gui­do pro­gra­mar­los con éxi­to pa­ra eje­cu­tar ta­reas co­mo en­trar y sa­lir de un la­be­rin­to uti­li­zan­do sen­so­res de ul­tra­so­ni­do, pa­ra con­ta­bi­li­zar el nú­me­ro de per­so­nas que pa­san por un pun­to de­ter­mi­na­do, pa­ra que si­gan un iti­ne­ra­rio pre- di­se­ña­do y has­ta pa­ra que ha­gan una ola en for­ma­ción de a cua­tro. Un jue­go de ni­ños que va muy en se­rio.

Du­ran­te el cur­so han apren­di­do a pro­gra­mar sus pe­que­ños ro­bots, unas má­qui­nas, acla­ran los pro­fe­so­res, que han si­do ad­qui­ri­das por el ins­ti­tu­to con su pro­pio pre­su­pues­to, a 300 eu­ros la pie­za. «En dúas ho­ras de cla­se á se­ma­na —ex­pli­ca Ro­ber­to González— apren­de­ron a pro­gra­mar un ro­bot en­fron­tán­do­se a di­ver­sos pro­ble­mas. A ma­te­ria lé­va­se co­mo un con­cur­so, con re­tos pa­ra su­pe­rar. Is­to é en­si­nar­lles a pen­sar dou­tra ma­nei­ra, que es­tru­tu­ren un­ha se­rie de or­des. Os tres pri­mei­ros me­ses pe­le­xei con eles pa­ra que en­ten­de­ran dúas ou tres cou­sas bá­si­cas e ago­ra sa­ben co­mo es­tru­tu­rar un­ha se­rie de ac­cións».

En­ri­que ra­ti­fi­ca que la ma­te­ria ayu­da a es­truc­tu­rar su men­te pa­ra afron­tar otros re­tos. Ma­nuel va­lo­ra la am­pli­tud y las sa­li­das de es­te mun­do pro­fe­sio­nal y lo en­tre­te­ni­do de «non es­tar sem­pre cun li­bro dian­te». Xa­bier des­ta­ca que es­te ejer­ci­cio «te ha­ce dar­le más de una sa­li­da a un pro­ble­ma; ayu­da por­que hoy la ma­yo­ría de las co­sas es­tán he­chas pa­ra des­truir tu men­te, la te­le te en­gu­lle, te qui­ta la ima­gi­na­ción com­ple­ta­men­te». La ro­bó­ti­ca, ase­gu­ran los pro­fe­so­res, po­ten­cia las ca­pa­ci­da­des en cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas. En es­te ca­so, ha mul­ti­pli­ca­do, ade­más, el es­pí­ri­tu de equipo que, des­ta­ca Del Río, ha si­do im­pre­sio­nan­te.

Pa­ra los do­cen­tes, la ma­te­ria es tam­bién una vuel­ta al pa­sa­do. Los ha con­ver­ti­do en alumnos, co­mo miem­bros que son de un gru­po de pro­fe­so­res que re­ci­be for­ma­ción con­ti­nua en un cen­tro de la Xun­ta. El ob­je­ti­vo es se­guir avan­zan­do en una ma­te­ria, la Tec­no­lo­xía, que ha ex­pe­ri­men­ta­do una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Pa­ra el co­mún de los mor­ta­les, las pe­ri­pe­cias de es­tos ro­bots y, so­bre to­do, los se­cre­tos de su pro­gra­ma­ción sue­nan a ma­gia... o a la mano de al­gún pe­que­ño ge­nio. ¿Bue­nos es­tu­dian­tes? Ma­nuel se ríe y con­tes­ta con un «In­tén­ta­se le­var». Mi­guel sen­ten­cia: «To­do aca­ba sa­cán­do­se a tem­po». Ro­ber­to, el pro­fe­sor, cen­tra sus res­pues­tas: «Ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas té­ñe­nas, fál­ta­lles tra­ba­llo. O tra­ba­llo cos ro­bots re­qui­re ra­pa­ces que te­ñan chis­pa, ima­xi­na­ción... e es­tes ra­pa­ces si a te­ñen. Nas asig­na­tu­ras ve­se o tra­ba­llo dia­rio e al­gún pa­ti­na, pe­ro son ra­pa­ces ac­ti­vos». Por si que­da al­gu­na du­da, alguien lo dice al­to y cla­ro: «Aquí non hai nin­gún cha­pón».

Su­pe­ra­do, con la má­xi­ma no­ta, el con­cur­so ga­lle­go, los cua­tro es­tu­dian­tes de­fi­nen sus re­tos, en ma­te­ria de ro­bó­ti­ca, pa­ra el futuro. Ma­nuel quie­re, «al­gún día, ser ca­paz de cons­truír o meu pro­pio ro­bot, que o pro­gra­me e des­pois tra­ba­lle». Xa­bier, ha­cer un pro­gra­ma muy in­ter­ac­ti­vo que se con­tro­le por voz pa­ra las fun­cio­nes de la ca­sa. Mi­guel con­cen­tra su sue­ño en un ro­bot de sal­va­men­to es­pe­cia­li­za­do en fue­gos y mar. En­ri­que bus­ca «al­go que me per­mi­ta voar ou ir ao fon­do do mar». ¿Se­rá po­si­ble? «Se qui­xe­ra, se­gu­ro, igual que o res­to», sen­ten­cia el pro­fe­sor.

FO­TO: SAN­TI M. AMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.