Snapchat

Es la red so­cial pre­fe­ri­da por mu­chos jó­ve­nes y ado­les­cen­tes. Lo usan cien mi­llo­nes de per­so­nas al día, es per­fec­ta pa­ra los mó­vi­les y tie­ne un gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to an­te la lle­ga­da de la era de los ví­deos en la Red. Su prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ.

Los se­cre­tos de la app de mo­da

en­tre los ado­les­cen­tes

Goo­gle siem­pre da pis­tas so­bre lo que le preo­cu­pa a la gen­te. Cuan­do alguien te­clea en es­te ser­vi­cio la pa­la­bra Snapchat, el po­pu­lar buscador com­ple­ta la pes­qui­sa de for­ma elo­cuen­te con una pre­gun­ta: «¿Qué es?».

Ha­ce ape­nas dos años ca­si na­die sa­bía na­da a es­te la­do del Atlán­ti­co so­bre es­ta emer­gen­te red so­cial. So­lo cir­cu­la­ban ecos en me­dios es­pe­cia­li­za­dos so­bre dos as­pec­tos del ser­vi­cio que pres­ta­ba la com­pa­ñía del fan­tas­mi­ta. Uno, te­nía un gran éxi­to en­tre los ado­les­cen­tes de Es­ta­dos Uni­dos, que pa­sa­ban de Fa­ce­book o Twit­ter. Y dos, te­nía una ca­rac­te­rís­ti­ca es­pe­cial, los ar­chi­vos mul­ti­me­dia que se in­ter­cam­bia­ban a tra­vés de ella te­nían fe­cha de ca­du­ci­dad: se au­to­des­truían.

A co­mien­zos del 2014 Snapchat em­pe­zó a aca­pa­rar ti­tu­la­res. Mark Zuc­ker­berg, má­xi­mo eje­cu­ti­vo de la po­de­ro­sa red so­cial Fa­ce­book, ofre­ció 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res por la apli­ca­ción. Y se lle­vó un por­ta­zo. La ofer­ta fue re­cha­za­da. ¿Quien ha­bía si­do el au­tor del desai­re? Pues un vein­tea­ñe­ro lla­ma­do Evan Spie­gel au­tor de fra­ses co­mo es­ta: «Snapchat cam­bió la per­cep­ción de que bo­rrar al­go es ma­lo». En­ton­ces los ana­lis­tas se hi­cie­ron una pre­gun­ta: ¿Era un ge­nio o era un lo­co? El tiem­po y la his­to­ria juzgarán. Pe­ro el ca­li­for­niano hoy en día es mul­ti­mi­llo­na­rio y si­gue al fren­te de una com­pa­ñía que arra­sa en­tre los es­tra­tos más jó­ve­nes de la po­bla­ción en Es­pa­ña (y por su­pues­to en otros paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal) y que tie­ne unas ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to des­co­mu­na­les. ¿Por qué?

Snapchat es un fe­nó­meno so­cial. Y una ex­ce­len­te ma­ne­ra de «pa­sar el tiem­po». Es la apli­ca­ción fa­vo­ri­ta de los lla­ma­dos mi­llen­nials, la ge­ne­ra­ción na­ci­da en torno al cam­bio de si­glo. Ni­ños y ado­les­cen­tes la va- lo­ran -y por lo tan­to la usan- por­que es «es­pon­tá­nea», les per­mi­te sa­ber lo que «es­tán ha­cien­do» sus ami­gos, «su­bir fotos muy di­ver­ti­das» y, en re­su­men, es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de «pa­sar el tiem­po». Es­te diag­nós­ti­co lo ha­ce Noa, una chi­ca de do­ce años que no du­da: pre­fie­re Snapchat a Ins­ta­gram, otro ser­vi­cio que sí aca­bó en ma­nos de Fa­ce­book.

Las pa­la­bras de Noa hay que to­mar­las muy en se­rio. Las res­pal­dan las ci­fras apa­bu­llan­tes que es­gri­me la com­pa­ñía: el 60 % de los usua­rios de smartp­ho­ne de Es­ta­dos Uni­dos que tie­nen en­tre 13 y 34 años son «snap­chat­ters»; la red so­cial cuen­ta con más de cien mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos; es­tos com­par­ten ca­da día cien­tos de mi­llo­nes de ar­chi­vos mul­ti­me­dia y rea­li­zan más de 10.000 mi­llo­nes de vi­sio­na­dos de ví­deos. Cuan­do to­dos los pro­nós­ti­cos aler­tan so­bre una nue­va era en la Red do­mi­na­da por el ví­deo, es­te úl­ti­mo da­to es de­mo­le­dor y per­mi­te a Snapchat pre­sen­tar­se a los anun­cian­tes co­mo «la me­jor ma­ne­ra de lle­gar al pú­bli­co más joven». Y eso va­le mu­chí­si­mo di­ne­ro.

SNAPCHAT CAM­BIÓ LA PER­CEP­CIÓN DE QUE BO­RRAR AL­GO ES MA­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.