Así se­rá tu fu­tu­ra co­ci­na

El In­ter­net de las co­sas em­pie­za en tu co­ci­na, pe­ro no sa­be­mos to­da­vía dón­de va a aca­bar. Lo que es­tá cla­ro es que te­ner to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos co­nec­ta­dos a una red lo­cal de­ja­rá pron­to de ser cien­cia fic­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Domótica - TEX­TO: DA­VID SE­RAN­TES

Se cal­cu­la que to­do ser hu­mano es­tá ro­dea­do de en­tre 1000 y 5000 ob­je­tos. No to­dos ellos es­tán co­nec­ta­dos a In­ter­net, pe­ro po­co a po­co mu­chos em­pie­zan a es­tar iden­ti­fi­ca­dos, sa­be­mos si al­gu­nos de ellos es­tán en­cen­di­dos o apa­ga­dos o sim­ple­men­te sa­be­mos si un ob­je­to es­tá en el lu­gar en el que tie­ne que ocu­par a la ho­ra que tie­ne que es­tar. Ha­bla­mos de la In­ter­net de las co­sas, ese hi­po­té­ti­co mo­men­to en el tiem­po en el que ha­brá tan­tas co­sas u ob­je­tos co­nec­ta­dos a In­ter­net co­mo per­so­nas.

Si nos ocu­pa­mos tan so­lo de las co­sas co­nec­ta­bles que te­ne­mos en nues­tra co­ci­na, la co­sa se po­ne real­men­te in­tere­san­te. Al­gu­nos fa­bri­can­tes ofre­cen ya un fri­go­rí­fi­co que se ocu­pa de co­no­cer en ca­da mo­men­to lo que hay en su in­te­rior pa­ra que de­ci­dir la com­pra sea más sen­ci­lla pa­ra el usua­rio.

En nues­tra co­ci­na po­de­mos co­nec­tar to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos a una red lo­cal y di­ri­gir es­ta red des­de una uni­dad cen­tral de con­trol a la que ac­ce­de­re­mos en cual­quier mo­men­to y lu­gar y con un dis­po­si­ti­vo mó­vil. Se­gún los ex­per­tos es­ta ca­pa­ci­dad de ac­ce­so a In­ter­net de nues­tros elec­tro­do­més­ti­cos tan so­lo nos pue­de traer ven­ta­jas, vea­mos cuá­les son las más des­ta­ca­bles.

Ac­ce­so re­mo­to

De­ci­dir a qué ho­ra po­ne­mos la la­va­do­ra y aho­rrar en con­su­mo ener­gé­ti­co pa­re­ce que es una ven­ta­ja. Tam­bién el co­no­cer el es­ta­do de ca­da uno de los equi­pos sin te­ner que en­viar a na­die que ha­ga la ve­ri­fi­ca­ción por no­so­tros es un de­ta­lle que a la lar­ga nos apor­ta­rá co­mo­di­dad. To­do des­de un mó­vil o ta­ble­ta.

Asis­ten­cia a dis­tan­cia

Re­cu­rrir al ser­vi­cio de asis­ten­cia téc­ni­ca de nues­tros elec­tro­do­més­ti­cos aca­rrea mu­chos gas­tos y do­lo­res de ca­be­za. Pien- sa que si nues­tros equi­pos es­tán co­nec­ta­dos y son ac­ce­si­bles en re­mo­to por el per­so­nal téc­ni­co, agi­li­za­re­mos las re­pa­ra­cio­nes y so­bre to­do ha­re­mos más efi­caz el diag­nós­ti­co.

Siem­pre ac­tua­li­za­dos

Po­de­mos ac­tua­li­zar los pro­gra­mas de fun­cio­na­mien­to y el firm­wa­re de for­ma muy sen­ci­lla y des­car­gar los úl­ti­mos con­se­jos y sugerencias de uso pa­ra así ga­ran­ti­zar que apro­ve­cha­mos los dis­po­si­ti­vos al 100%.

Es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos de to­do lo que es­tá por ve­nir. Cuan­do to­que cam­biar de horno, de co­ci­na, de la­va­do­ra o de fri­go­rí­fi­co, lo más pro­ba­ble es que alguien ha­ya pen­sa­do ya en co­nec­tar ese apa­ra­to a In­ter­net. Ten­dre­mos que ana­li­zar si lo que apor­ta es real­men­te útil y ha­cer que val­ga la pe­na esa co­ne­xión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.