Es el fin de los post-its

El iDesk, un di­se­ño con­cep­tual que se ha con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno en­tre los ex­per­tos de Ap­ple, con­vier­te las ta­blets en gi­gan­tes es­cri­to­rios tác­ti­les que per­mi­ten sus­ti­tuir has­ta los tí­pi­cos post-its por apli­ca­cio­nes y pro­gra­mas web

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Tecnología - TEX­TO: SA­RA CA­BRE­RO

Ha­ce no tan­to co­mo ima­gi­na­mos, los dis­po­si­ti­vos tác­ti­les —cu­yo ma­yor ex­po­nen­te son las ta­blets y smartp­ho­nes— pa­re­cían sa­ca­dos de cual­quier pe­lí­cu­la fu­tu­ris­ta de cien­cia fic­ción. Pues lo que es­tá por ve­nir es to­da­vía más sor­pren­den­te. La tec­no­lo­gía que vie­ne po­dría suprimir de un plu­ma­zo ob­je­tos co­ti­dia­nos. Al me­nos tal y co­mo hoy en día los co­no­ce­mos. Por­que el futuro in­me­dia­to de la tec­no­lo­gía pa­sa por con­quis­tar lo fí­si­co y con­ver­tir­lo en eso que hoy co­no­ce­mos co­mo el In­ter­net de las co­sas.

Y esa es la esen­cia que se en­cuen­tra de­trás del iDesk, un di­se­ño con­cep­tual rea­li­za­do por Adam Ben­ton y pre­sen­ta­do en la pá­gi­na Ma­cLi­fe, que po­dría acer­car­se más de lo que nos ima­gi­na­mos a los es­cri­to­rios que pró­xi­ma­men­te to­dos ten­dre­mos en nues­tros ho­ga­res.

Ni te­cla­dos, ni ra­to­nes. Ni tan si­quie­ra pa­pe­les o post-its. Por­que una enor­me pan­ta­lla se­rá ca­paz de co­mer­se to­dos y ca­da uno de es­tos ele­men­tos. Nues­tras ma­nos se­rán ca­pa- ces de crear y eli­mi­nar to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios. Lo que hoy co­no­ce­mos co­mo «la nu­be», ha­rá el res­to.

Los dis­po­si­ti­vos iOs —el iPad, el iP­ho­ne o in­clu­so el iPod— sin­cro­ni­za­rán to­das las ac­ti­vi­da­des del iDesk con iTu­nes y iC­loud. La gi­gan­tes­ca pan­ta­lla mul­ti­tác­til que con­for­ma la me­sa per­mi­ti­rá rea­li­zar un sin­fín de ta­reas a la vez. Ges­tio­nar no­ti­fi­ca­cio­nes o cam­biar el ca­len­da­rio son so­lo una mues­tra. El si­guien­te pa­so es el más in­tere­san­te. Por­que la su­per­fi­cie po­drá con­ver­tir­se en un enor­me te­cla­do o, lo que es más lla­ma­ti­vo, en una gran ho­ja de di­se­ño.

El que ha ima­gi­na­do Ben­ton tam­bién in­clu­ye una pan­ta­lla Mac —pa­re­ci­da a las que po­de­mos en­con­trar ya hoy en día en el mer­ca­do—, que ges­tio­na­ría los pro­ce­sos y guar­da­ría al­go de la esen­cia de lo que en el pre­sen­te se con­ci­be co­mo un es­pa­cio de tra­ba­jo: un lu­gar en el que desa­rro­llar los pro­ce­sos (el es­cri­to­rio) y otro en el que ir vien­do su re­sul­ta­do (la pan­ta­lla).

Mi­cro­soft, la idea

Es­to de los es­cri­to­rios mul­ti­tác­ti­les es un futuro que ya em­pe­za­ron a di­bu­jar los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos ha­ce al­gún tiem­po. Mi­cro­soft o Sam­sung fue­ron los en­car­ga­dos de sem­brar la se­mi­lla. Ellos fue­ron los que se atre­vie­ron a po­ner en el mer­ca­do el SUR40 o Sur­fa­ce 2.0 ha­ce ya al­gu­nos años. Un sis­te­ma muy pri­mi­ti­vo que po­co a po­co evo­lu­cio­na­rá. Eso sí, al­gu­nas de sus ideas se­rán de las que be­ban las me­sas del futuro. Por­que es­ta ta­ble­ta en ta­ma­ño XXL que ori­gi­nó el pro­yec­to de Mi­cro­soft po­see ca­rac­te­rís­ti­cas que de­ben per­ma­ne­cer en el tiem­po. Un ejem­plo es la po­si­bi­li­dad de sin­cro­ni­zar de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca to­do lo que en­ci­ma de ella se reali­ce con el mó­vil, sim­ple­men­te si­tuán­do­lo en­ci­ma de ella.

Por des­gra­cia, otra de las co­sas en las que am­bos se pa­re­ce­rán es en sus prohi­bi­ti­vos pre­cios. Una he­ren­cia de la que pa­re­ce im­po­si­ble es­ca­par. Y es que tal y co­mo es­tán las co­sas aho­ra es real­men­te com­pli­ca­do ofre­cer una tec­no­lo­gía de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas al al­can­ce del ciu­da­dano de a pie. No en vano, ha­bla­mos de eti­que­tas de has­ta cin­co ci­fras.

El iDesk pa­re­ce no es­tar in­clui­do en­tre las es­tra­te­gias de Ap­ple den­tro de su futuro más cer­cano. De he­cho, lo que ya se ha con­ver­ti­do en to­do un gri­to en las re­des so­cia­les, pa­re­ce ser sim­ple­men­te una idea con mu­chos fle­cos por ajus­tar. Pe­ro lo que Adam Ben­ton ha pre­sen­ta­do pue­de aca­bar pla­gan­do ofi­ci­nas y ho­ga­res.

Que­dan de­ta­lles —real­men­te im­por­tan­tes— por pu­lir. Los si­guien­tes pa­sos que las tec­no­ló­gi­cas tie­nen que to­mar pa­san por desa­rro­llar pan­ta­llas tác­ti­les a prue­ba de to­do ti­po de gol­pes que per­mi­tan a las me­sas con­vi­vir con ta­reas dia­rias que la tec­no­lo­gía no po­drá sus­ti­tuir. Por­que to­mar ca­fé se­gui­rá ha­cién­do­se en los tiem­pos ve­ni­de­ros a la an­ti­gua usan­za. Es­ta tec­no­lo­gía tam­bién ten­drá

que adap­tar­se a la tra­di­ción.

EL PRE­CIO DE ES­TOS DIS­PO­SI­TI­VOS ES ELE­VA­DO, LLE­GAN­DO A CIN­CO CI­FRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.