El gran apa­gón: la pe­sa­di­lla de la era di­gi­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: E.V.PI­TA

El ci­be­ra­ta­que ma­si­vo de «ran­som­wa­re» pa­ra se­cues­trar or­de­na­do­res pu­so en evi­den­cia que la al­dea global es una so­cie­dad del ries­go. El te­rror tec­no­ló­gi­co es­tá aquí. A me­di­da que el In­ter­net de las Co­sas y el 5G co­nec­tan más dis­po­si­ti­vos, el pe­li­gro de un co­lap­so to­tal au­men­ta.

El mi­to de Fran­kens­tein, el ho­lo­caus­to nu­clear, la do­mi­na­ción de las má­qui­nas y el Gran Apa­gón. Es­tas son las cua­tro pe­sa­di­llas tec­no­ló­gi­cas que ate­rran al mun­do in­dus­trial. Lo cu­rio­so es que el día del Wan­naCry, el 12 de ma­yo, na­die lo vio ve­nir pe­ro el te­mor a un co­lap­so se pal­pa­ba en el am­bien­te.

Po­co ha cam­bia­do des­de que en 1859 es­ta­lló la tormenta so­lar más vi­ru­len­ta de la his­to­ria y pa­ra­li­zó las co­mu­ni­ca­cio­nes por te­lé­gra­fo en to­do el mun­do. Fue el pri­mer apa­gón ci­ber­né­ti­co de la his­to­ria. «La au­ro­ra bo­real del domingo, vi­si­ble en to­da es­ta par­te de Ca­na­dá y en los Es­ta­dos Uni­dos de la Nueva In­gla­te­rra, ha si­do la más her­mo­sa que se ha vis­to ha­ce vein­te años a es­ta par­te. Su efec­to so­bre los alam­bres te­le­grá­fi­cos es de los más sin­gu­la­res. Hu­bo gran di­fi­cul­tad en trans­mi­tir des­de las ocho de la no­che has­ta la una de la ma­ña­na», pu­bli­ca­ba El Cla­mor Pú­bli­co ha­ce 158 años.

Es­te pri­mer Apa­gón Mundial ha si­do no­ve­la­do por la vi­gue­sa Go­ret­ti Iri­sa­rri y José Gil en su li­bro de gé­ne­ro tec­no­fan­tás­ti­co Caen es­tre­llas fu­ga­ces. «Si en­ton­ces no tu­vo con­se­cuen­cias bru­ta­les fue de­bi­do a que to­da­vía no exis­tía una ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca. De dar­se hoy, los sa­té­li­tes ar­ti­fi­cia­les de­ja­rían de fun­cio­nar, aca­ba­ría con las co­mu­ni­ca­cio­nes de ra­dio, ha­bría apa­go­nes eléc­tri­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. El mun­do que­da­ría apa­ga­do du­ran­te se­ma­nas», di­ce la coau­to­ra.

El Gran Apa­gón es una for­ma de te­rror tec­no­ló­gi­co asu­mi­do por el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo. El es­cri­tor pon­te­ve­drés Manuel Lou­rei­ro des­cri­bía en su best-se­ller

Apo­ca­lip­sis Z la ima­gen de un puen­te de Ran­de atas­ca­do con co­ches aban­do­na­dos. Pe­ro esa era una ci­vi­li­za­ción ba­sa­da en el pe­tró­leo. A me­di­da que los vehícu­los eléc­tri­cos son au­tó­no­mos y los elec­tro­do­més­ti­cos se in­ter­co­nec­tan a tra­vés del In­ter­net de las Co­sas o 5G, la de­pen­den­cia del ser hu­mano con el au­to­ma­tis­mo y las compu­tado­ras se­rá ma­yor.

Iri­sa­rri ha re­fle­xio­na­do so­bre ese mie­do co­lec­ti­vo al co­lap­so de la ci­vi­li­za­ción y cu­yo pri­mer avi­so fue el ata­que ma­si­vo de ran­som­wa­re que el pa­sa­do 12 de ma­yo se­cues­tró da­tos de 2.000 em­pre­sas y lue­go exi­gió un res­ca­te en bit­coins. Ima­gi­ne­mos es­to mis­mo den­tro de 20 años: co­ches au­tó­no­mos vol­ca­dos en las ca­rre­te­ras, edi­fi­cios in­te­li­gen­tes en­cen­dien­do y apa­gan­do lu­ces, ro­bots pa­ra­dos en las ca­de­nas de mon­ta­je o mó­vi­les muer­tos.

«El Gran Apa­gón ge­ne­ra mie­do, el vie­jo mie­do al apo­ca­lip­sis, pe­ro es cu­rio­so que tam­bién se nos des­pier­ta en­se­gui­da un de­seo se­cre­to de que ocu­rra. Vi­vi­mos en un mun­do hi­per­tec­no­ló­gi­co y es­ta­mos hi­per­co­mu­ni­ca­dos, el te­lé­fono mó­vil, las re­des so­cia­les… Es un ex­ce­so diario que al fi­nal ge­ne­ra rui­do más que co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do ves a to­do el mun­do en el trans­por­te pú­bli­co con su mó­vil, sin que na­die mi­re al de al la­do, o a ti mis­mo en la me­sa ce­nan­do y aten­dien­do men­sa­jes, sin ha­blar con los de­más… Si de pron­to to­do es­to de­ja­se de fun­cio­nar al me­nos po­dría­mos vol­ver a mi­rar y es­cu­char a nues­tro al­re­de­dor. En el fon­do de­sea­mos ese Apa­gón; he­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de vi­vir nues­tro pro­pio pre­sen­te», di­ce Iri­sa­rri.

Ci­be­ra­ta­ques en Vi­go

Ape­nas unas ho­ras des­pués de que se pre­sen­ta­se el 11 de ma­yo en Vi­go la no­ve­la Caen es­tre­llas fu­ga­ces, em­pe­za­ron a cir­cu­lar a tra­vés del What­sApp men­sa­jes de es­te ti­po: «Hay un ata­que ma­si­vo de ran­som­wa­re des­de Te­le­fó­ni­ca. Ata­ca a una vul­ne­ra­bi­li­dad pu­bli­ca­da por Sha­dow­bro­kers. Ya ha afec­ta­do a Te­le­fó­ni­ca, Iber­dro­la o BBVA. Apa­gad si sois clien­tes. La han lia­do bue­na». Po­co des­pués era evi­den­te que ha­bía un ata­que mundial con­tra gran­des com­pa­ñías.

El ran­som­wa­re es un vie­jo co­no­ci­do de la bri­ga­da de de­li­tos te­le­má­ti­cos de la co­mi­sa­ría de Vi­go. Los agen­tes in­ves­ti­ga­ron su ori­gen ha­ce un año por­que in­fec­tó a de­ce­nas de em­pre­sas de la ciu­dad, a las que exi­gió un res­ca­te en bit­coins. Las sos­pe­chas re­ca­ye­ron en ban­das de hac

kers de Eu­ro­pa del Es­te. Es­ta vez ata­có a es­ca­la mundial. El virus ha­cía una com­pro­ba­ción de si un dominio ra­ro de In­ter­net exis­tía y mien­tras no lo en­con­tra­ba se­guía in­fec­tan­do a to­do el mun­do. Al fi­nal, un ex­per­to del Reino Uni­do re­gis­tró ese nom­bre y se aca­bó la ame­na­za. «No les ha sa­li­do muy bien el ata­que pe­ro yo he te­ni­do que ha­cer ho­ras ex­tras», co­men­ta­ba el ex­per­to en ci­ber­se­gu­ri­dad Antonio Fer­nan­des. Mu­chos de sus ami­gos sa­lie­ron tar­de del tra­ba­jo. En Vi­go y Pontevedra aflo­ran aún hoy de­ce­nas de denuncias de afec­ta­dos.

EXISTE UN DE­SEO SE­CRE­TO DE LI­BE­RAR­NOS DEL MUN­DO TEC­NO­LÓ­GI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.