Lle­ga la lla­ve di­gi­tal

Un nue­vo sis­te­ma que re­vo­lu­cio­na­rá el mun­do de los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: E.V.PI­TA.

Al­qui­lar un apar­ta­men­to se vuel­ve ca­da vez más có­mo­do y au­to­ma­ti­za­do. Mu­chos caseros y ne­go­cios de hos­pe­da­je es­tán ins­ta­lan­do un sis­te­ma de por­te­ría di­gi­tal pa­ra aho­rrar­se el te­ner que es­pe­rar a que el hués­ped apa­rez­ca, a ve­ces con re­tra­so o en ho­ras in­tem­pes­ti­vas, pa­ra en­tre­gar­le las lla­ves. Por ejem­plo, en el tu­ris­mo en Croa­cia es ha­bi­tual que el via­je­ro ne­go­cie di­rec­ta­men­te con el due­ño de una ca­sa que ofre­ce ca­mas y ba­ño en su vi­vien­da ha­bi­tual. Los anun­cios es­tán por to­da la ca­rre­te­ra. A ve­ces, una fa­mi­lia al­qui­la un cuar­to li­bre y se pa­ga en mano con mo­ne­da lo­cal o eu­ros. En al­gu­nos si­tios, la due­ña in­clu­so desa­yu­na con los fo­ras­te­ros, les pregunta co­sas de su país o les pre­sen­ta a su hi­ja ar­qui­tec­ta que es­tu­dió en Es­pa­ña.

El nue­vo sis­te­ma que po­co a po­co se va im­po­nien­do es jus­to to­do lo con­tra­rio a la ca­ma­ra­de­ría en­tre clien­te y ca­se­ro. Con la lla­ve di­gi­tal na­die se ve las ca­ras. Es to­do im­per­so­nal, des­de el mo­men­to en que el nue­vo hués­ped re­ser­va el alo­ja­mien­to con un sim­ple clic de ra­tón has­ta que lo­ca­li­za en Goo­gle Maps la vi­vien­da y en­tra. Bas­ta con que el in­qui­lino mar­que su có­di­go de ac­ce­so.

La cla­ve nu­mé­ri­ca es fa­mi­liar pa­ra los clien­tes de ho­te­les don­de hay que mar­car un nú­me­ro se­cre­to pa­ra en­trar en la ha­bi­ta­ción. Lue­go, los par­ti­cu­la­res que al­qui­lan ca­sas

vie­ron la uti­li­dad del bu­zón di­gi­tal, en el que guar­da la lla­ve. Cuan­do lle­ga el hués­ped, es­te mar­ca el có­di­go con­ve­ni­do en un ca­je­tín cla­va­do en el por­tal y ex­trae la lla­ve de la puer­ta. Pe­ro la pro­pia lla­ve se es­tá con­vir­tien­do en un con­cep­to anacró­ni­co en un mun­do en que to­do se abre con con­tra­se­ñas y pass­words.

La idea de la lla­ve di­gi­tal se ha pro­pa­ga­do al ne­go­cio del al­qui­ler de apar­ta­men­tos va­ca­cio­na­les, ge­ne­ral­men­te, re­ser­va­dos por tu­ris­tas que van a pa­sar una cor­ta es­tan­cia, uno o dos días, en una ciu­dad pla­ga­da de vi­si­tan­tes. Uno de los pro­ble­mas ha­bi­tua­les es que, has­ta ha­ce po­co, el fo­ras­te­ro que ha­bía re­ser­va­do el pi­so te­nía que te­le­fo­near al ca­se­ro o al co­mer­cial de la in­mo­bi­lia­ria pa­ra avi­sar­le de que ya es­ta­ba lle­gan­do a la ciu­dad y pre­gun­tar­le dón­de se reunían pa­ra que la en­tre­ga de las lla­ves y la su­per­vi­sión del es­ta­do del alo­ja­mien­to. Ge­ne­ral­men­te, pa­ra ce­rrar to­do ha­bía que cha­pu­rrear en in­glés. Es­ta­ban a la or­den del día los re­tra­sos.

Y si el tu­ris­ta apa­re­cía a ho­ras in­tem­pes­ti­vas, la mo­les­tia era pa­ra el due­ño, quien pe­día de fa­vor a un ve­cino o fa­mi­liar que fue­se él a en­tre­gar la lla­ve o re­co­ger a los clien­tes en su co­che al ae­ro­puer­to o la es­ta­ción. To­das es­tas des­ven­ta­jas desaparecen con el por­te­ro di­gi­tal. Por una par­te, es un ca­mino na­tu­ral pa­ra las pla­ta­for­mas del es- ti­lo Airbnb que han dis­pa­ra­do la ofer­ta de alo­ja­mien­tos par­ti­cu­la­res en las zo­nas tu­rís­ti­cas. A ve­ces, el due­ño se mar­cha de va­ca­cio­nes y al­qui­la su pi­so por una se­ma­na en In­ter­net pa­ra ren­ta­bi­li­zar ese pe­río­do va­cío. Es­tas re­des eli­mi­nan a los in­ter­me­dia­rios, ca­so de las agencias, y na­die tie­ne tra­to con el clien­te, que en­tra y sa­le en el pe­río­do con­tra­ta­do.

La au­to­ma­ti­za­ción del ac­ce­so a la vi­vien­da es el úl­ti­mo pa­so en la in­dus­tria­li­za­ción del ne­go­cio hos­te­le­ro. El tu­ris­ta re­ci­be un có­di­go, lo mar­ca en el por­tal y en­tra. Así de fá­cil. Y se su­po­ne que, al lle­gar, es­tá to­do im­po­lu­to. Tan asép­ti­co que se vislumbra la alar­ga­da som­bra del es­pí­ri­tu de Si­li­con Va­lley, el mis­mo que ha crea­do gran­des ne­go­cios low cost y au­to­ma­ti­za­dos co­mo Uber, Airbnb y otros tan­tos.

Re­cep­ción vir­tual

Pe­ro in­clu­so con lla­ve di­gi­tal, el clien­te no se que­da so­lo. En los gran­des blo­ques de apar­ta­men­tos que al­ber­gan a de­ce­nas de hués­pe­des por no­che, las em­pre­sas ins­ta­lan un te­lé­fono de ayu­da o re­cep­ción vir­tual. Equi­va­le a un por­te­ro si­tua­do al otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co y que atien­de otras mu­chas in­ci­den­cias. Es la úni­ca per­so­na real a la que pe­dir ayu­da si no fun­cio­na el agua ca­lien­te o es im­po­si­ble co­nec­tar el wi­fi gra­tui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.