Una pen­sión con encanto

O Rin­cón da Baiu­ca, en Mu­xía, re­na­ce con sie­te ha­bi­ta­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - CRISTÓBAL RA­MÍ­REZ

Se lo pen­sa­ron. Y con cal­ma. Es­ta­ban bus­can­do un ne­go­cio y du­da­ban de si ha­cer­se con O Rin­cón da Baiu­ca, a la en­tra­da a Mu­xía. Ma­nuel, de Co­ru­ña, co­no­cía la zo­na. Y la co­no­cía bien, por­que su mu­jer, Ca­ro­li­na, es jus­to de Mu­xía y por ra­zo­nes que a na­die se es­ca­pan ha­bía ido in­fi­ni­dad de ve­ces.

Die­ron vuel­tas y lo ha­bla­ron mil ve­ces. Dos ne­go­cios que ha­bía ha­bi­do an­tes en ese muy alar­ga­do edi­fi­cio de pie­dra vis­ta ha­bían ce­rra­do. Mal pre­sa­gio. Pe­ro hi­cie­ron sus nú­me­ros y se lan­za­ron de ca­be­za. «Nos gus­tó el si­tio», re­co­no­cen. Te­nían a fa­vor que las ins­ta­la­cio­nes se en­con­tra­ban en ex­ce­len­te es­ta­do, así que la in­ver­sión no pa­só de al­gu­nos detalles con­cre­tos y de im­pri­mir un to­que per­so­nal. Y un día de ha­ce un par de años abrie­ron sus puer­tas al pú­bli­co.

«Te­nía­mos cla­ro que la tem­po­ra­da aquí no es to­do el año, son unos me­ses, de aho­ra a no­viem­bre co­mo mu­cho, así que orien­ta­mos el ne­go­cio so­bre to­do a gru­pos y al Ca­mino de San­tia­go», di­ce Ma­nuel. Y re­co­no­ce con sin­ce­ri­dad lo que se­ría de agra­de­cer que hi­cie­sen otros mu­chos pro­fe­sio­na­les de la hos­te­le­ría: que apar­te de las Rías Bai­xas, prác­ti­ca­men­te Ga­li­cia vi­ve del mo­no­cul­ti­vo de los Ca­mi­nos de San­tia­go que la re­co­rren.

El Ca­mino dos Fa­ros, una ru­ta de sen­de­ris­mo que es­tá en al­za, di­cen que tam­bién ayu­da, pe­ro no es el go­teo cons­tan­te de gen­te que iden­ti­fi­ca al iti­ne­ra­rio ja­co­beo. Por­que a 300 me­tros de la par­te de atrás de A Pen­sión da Baiu­ca dis­cu­rre la lla­ma­da pro­lon­ga­ción a Fis­te­rra y Mu­xía.

«Aquí te­ne­mos clien­tes has­ta de Ca­na­dá», res­pon­den cuan­do se les pre­gun­ta de dón­de pro­ce­den quie­nes pa­ran ahí. El 80% de los clien­tes son ex­tran­je­ros,

y, aun­que to­dos se detienen en el am­plio puer­to pes­que­ro de Mu­xía, ve­cino aho­ra de otro de­por­ti­vo, la vi­lla ya no es la po­ten­cia ma­ri­ne­ra que fue. «Sí que hay gen­te que vi­ve de la pes­ca, cla­ro —aña­de Ma­nuel—, pe­ro aho­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es­tá cen­tra­da en el tu­ris­mo».

De­fien­de que se aca­be el pa­ra­dor que se es­tá cons­tru­yen­do a me­nos de tres ki­ló­me­tros de allí, en la pla­ya de Lou­ri­do, por­que de­fien­den el tu­ris­mo de ca­li­dad. «Tie­ne que ha­ber alo­ja­mien­tos que cues­ten po­co, pe­ro te­ne­mos tam­bién mu­chos vi­si­tan­tes que lo que quie­ren es una bue­na ha­bi­ta­ción y es­tán dis­pues­tos a pa­gar­la —ar­gu­men­ta—. Aquí el mer­ca­do da pa­ra to­dos».

La par­te que es res­tau­ran­te es­tá cla­ra­men­te di­vi­di­da de lo que es pen­sión con encanto. Aquel tie­ne tres co­me­do­res: el de arri­ba, muy ele­gan­te (es­ca­le­ras em­pi­na­das), el de la ba­rra y co­ci­na, más de com­ba­te; y el nue­vo, to­tal­men­te acris­ta­la­do y muy gra­to, idó­neo pa­ra gru­pos por­que ca­ben has­ta 60 per­so­nas. La zo­na de ha­bi­ta­cio­nes es do­ble y des­ti­la, cla­ro, una tranquilidad que no exis­te en la otra. To­do es quie­tud aquí. «He­mos pues­to va­rias ha­bi­ta­cio­nes con dos ca­mas», re­ma­ta, fe­liz, Ca­ro­li­na.

CRISTÓBAL RA­MÍ­REZ

En el ex­te­rior de O Rin­cón da Baiu­ca man­da la pie­dra vis­ta, mien­tras las ha­bi­ta­cio­nes mues­tran co­lo­res cá­li­dos y aco­ge­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.