Diez R en lu­gar de 3 pa­ra des­te­rrar el plás­ti­co del mar

Los pes­ca­do­res se con­ju­ran pa­ra frus­trar la pro­fe­cía del Fo­ro de Da­vos: que en el 2050 ha­brá más plás­ti­co que pe­ces en el mar

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - A. BUÍNCAS

Di­cen y ase­gu­ran que en el océano Pa­cí­fi­co hay una is­la for­ma­da por plás­ti­cos. Esa is­la Ba­su­ra ten­dría una su­per­fi­cie de 1,6 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos y es­ta­ría com­pues­ta por una es­pe­cie de so­pa ela­bo­ra­da con residuos plás­ti­cos de to­do ti­po reu­ni­dos por las co­rrien­tes de ese océano en un pun­to más o me­nos a la al­tu­ra de Ca­li­for­nia. Je­sús Ga­go, ocea­nó­gra­fo quí­mi­co e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ocea­no­gra­fía (IEO), no la ha vis­to. Pe­ro sus ojos sí han si­do tes­ti­gos de un lan­zón que te­nía un cartucho de ca­za en su es­tó­ma­go, co­mo ex­pu­so en el úl­ti­mo Fo­ro dos Re­cur­sos Ma­ri­ños e da Acui­cul­tu­ra, ce­le­bra­do en O Gro­ve. Va­le que es­ta es­pe­cie vie­ne a ser al­go así co­mo la Room­ba del océano, pe­ro eso no res­ta gra­ve­dad al pro­ble­ma emer­gen­te que es el de la pro­li­fe­ra­ción de las ba­su­ras ma­ri­nas y, más en con­cre­to, de los desechos plás­ti­cos y mi­cro­plás­ti­cos. Una preo­cu­pa­ción que man­tie­ne en vi­lo a una so­cie­dad que su­fre aho­ra las con­se­cuen­cias de no ha­ber sa­bi­do ges­tio­nar el uso de ese ma­te­rial. Una in­quie­tud avi­va­da aho­ra por la ad­ver­ten­cia que el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos lan­zó ha­cién­do­se eco de un es­tu­dio de la fun­da­ción Ellen Ma­cArt­hur con apo­yo de la con­sul­to­ra McKin­sey y que au­gu­ra­ba que en el 2050 ha­brá más plás­ti­cos que pe­ces en el mar.

Aun­que hoy to­da­vía en­tran en las re­des más xu­re­los que bo­te­llas de le­jía o en­vol­to­rios de mag­da­le­nas, lo cier­to es que se pue­den en­con­trar plás­ti­cos en las pla­yas, en los se­di­men­tos ma­ri­nos y en el agua su­per­fi­cial.

Y en el ca­so de la pes­ca aún su­ma dos pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos. Uno es el que se de­ri­va de los apa­re­jos per­di­dos o aban­do­na­dos, que ade­más de con­ver­tir­se en ba­su­ra tie­nen un im­pac­to en el me­dio por­que, a pe­sar de que ya na­die va­ya a ir a vi­rar­los, con­ti­núan ha­cien­do su la­bor y rea­li­zan­do lo que se de­no­mi­na pes­ca fan­tas­ma, que son esas cap­tu­ras que en­ma­llan en las re­des y mue­ren en su pro­pio há­bi­tat, sin si­quie­ra lle­gar al mer­ca­do. Las vís­ce­ras que se de­vuel­ven al mar cons­ti- tu­ye otro pro­ble­ma, por­que sir­ven de ali­men­to a otras es­pe­cies y se fa­vo­re­ce de mo­do ex­po­nen­cial el au­men­to de la in­fes­ta­ción por anisa­kis.

Pro­ble­ma de ges­tión

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les ya han co­men­za­do a tra­tar de po­ner­le re­me­dio al pro­ble­ma. De un tiem­po a es­ta par­te han pro­li­fe­ra­do tan­to pro­yec­tos que tra­tan de de­ter­mi­nar el ori­gen, can­ti­dad, com­po­si­ción de las ba­su­ras ma­ri­nas y el al­can­ce del pro­ble­ma, co­mo las ac­cio­nes pa­ra po­ner­le co­to a lo que, se­gún Je­sús Ga­go, es to­da­vía un pro­ble­ma de ges­tión, pe­ro que a la lar­ga pue­de afec­tar a la sa­lud. De mo­men­to no hay cons­tan­cia de que ten­gan un im­pac­to di­rec­to so­bre la sa­lud hu­ma­na, pe­ro tam­po­co de que de­ter­mi­na­dos pue­dan te­ner to­xi­ci­dad, co­mo los fe­no­les que se en­cuen­tran en pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y que ac­túan co­mo dis­rup­to­res en­do­cri­nos.

Ga­go abo­ga por prohi­bir los mi­cro­plás­ti­cos, esos que usa la in­dus­tria pa­ra den­tí­fri­cos, cos­mé­ti­cos y pro­duc­tos de lim­pie­za en al­gu­nos ca­sos su­per­fluos o sus­ti­tui­bles. Arre­me­te asi­mis­mo con­tra la cul­tu­ra del so­bre­en­va­sa­do y el mis­mo en­torno del fo­ro en el que in­ter­vino le sir­vió de ejem­plo, da­do que to­dos y ca­da uno de los asis­ten­tes te­nían de­lan­te un bo­te­llín de agua, de plás­ti­co, por su­pues­to, cuan­do una ja­rra de agua, de cris­tal, ha­bría aho­rra­do desechar to­dos esos en­va­ses plás­ti­cos. O los kits de los ho­te­les, con mi­nia­tu­ras de cham­pú, ja­bón, gel, cuan­do po­drían evi­tar­se con un dis­pen­sa­dor de pro­duc­to —que al­gu­nos ya em­pie­zan a ins­ta­lar—. Eso por no en­trar en la con­tra­dic­ción que su­po­ne que se fo­men­te el uso de bol­sas de te­la, car­tón u otro ma­te­rial pa­ra sa­lir del sú­per con un bol­són de mag­da­le­nas em­pa­que­ta­das in­di­vi­dual­men­te to­das y ca­da una de ellas.

Es de­cir, que la es­tra­te­gia de las 3R, a es­tas al­tu­ras, ha que­da­do ob­so­le­ta. Sí, hay que se­guir re­du­cien­do, re­ci­clan­do y re­uti­li­zan­do, pe­ro no es su­fi­cien­te. Hay que ob­ser­var en la ges­tión 7 nue­vas R: reor­de­nar, re­for­mu­lar, re­fa­bri­car, re­va­lo­ri­zar ener­gé­ti­ca­men­te, re­di­se­ñar, re­com­pen­sar y re­no­var. Es de­cir, ha­cer en­trar al plás­ti­co en la eco­no­mía cir­cu­lar.

Y hay que abor­dar to­das esas erres a ni­vel global. Por­que aun­que ca­da re­gión ten­ga su pro­pio im­pac­to, lo cier­to es que co­mo de­mues­tra esa hi­po­té­ti­ca is­la del Pa­cí­fi­co, de po­co sir­ve que No­rue­ga de­vuel­va diez cén­ti­mos a quien le en­tre­gue su en­va­se plás­ti­co, si en Es­pa­ña a ca­da po­nen­te se le po­ne de­lan­te un bo­te­llín de agua. Ni que aquí se to­men me­di­das si Por­tu­gal no lo ha­ce o que Fran­cia tra­te de te­ner sus cos­tas im­po­lu­tas sin que Es­pa­ña en­mien­de sus há­bi­tos.

Y aun­que el pro­ble­ma de los plás­ti­cos y mi­cro­plás­ti­cos no ata­ñe so­lo a los me­ji­llo­nes y los pe­ces, por­que tam­bién se in­gie­ren con la miel o la cer­ve­za, el mar ha co­men­za­do a to­mar con­cien­cia y ya es­tán en mar­cha va­rios pro­yec­tos, que van des­de la pes­ca de ba­su­ra a la se­pa­ra­ción en ori­gen o la de­sin­fec­ción de las vís­ce­ras. Es­tos son al­gu­nos de ellos.

IS­LA VER­DE

Cla­si­fi­ca­ción a bor­do. En los ho­ga­res ha­ce tiem­po que hay va­rios cu­bos de ba­su­ra. Pe­ro a bor­do de los bar­cos la se­pa­ra­ción en ori­gen no era lo ha­bi­tual has­ta que la Coope­ra­ti­va de Ar­ma­do­res de Vi­go (Ar­vi) se em­bar­có en el pro­yec­to Is­la Ver­de, con re­par­to de bol­sas es­pe­cí­fi­cas pa­ra el vi­drio, el pa­pel, la ma­te­ria or­gá­ni­ca, los plás­ti­cos y los acei­tes. Esos con­te­ne­do­res lle­van un có­di­go QR que fa­ci­li­ta la en­tre­ga de los des­per­di­cios al ges­tor co­rres­pon­dien­te, al tiem­po que se ga­ran­ti­za la tra­za­bi­li­dad de los residuos y fa­ci­li­ta las ta­reas bu­ro­crá­ti­cas que exi­ge la ley a los pa­tro­nes a su lle­ga­da a puer­to.

FISH-RECYCLE

Apren­dien­do a pescar ba­su­ra. Con apo­yo del pro­gra­ma Em­plea­ver­de, del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, la pa­tro­nal pes­que­ra Ce­pes­ca im­par­te cur­sos on­li­ne a pro­fe­sio­na­les de cer­co, arras­tre, pa­lan­gre y ar­tes me­no­res pa­ra que apren­dan a pescar ba­su­ra, a ges­tio­nar­la y, de pa­so, a apro­ve­char­la, pues tam­bién ofre­ce ase­so­ra­mien­to a los pro­fe­sio­na­les in­tere­sa­dos en em­pren­der ac­cio­nes de va­lo­ri­za­ción y po­ner en mar­cha pro­yec­tos de eco­no­mía cir­cu­lar ca­pa­ces de dar va­lor a esos des­per­di­cios.

ECOALF

Bo­te­llas y re­des pa­ra anoraks y car­te­ras. De que a la ba­su­ra se le pue­de sa­car pro­ve­cho da fe la Fun­da­ción Ecoalf y su fir­ma de mo­da que lle­va ese mis­mo nom­bre. Des­de el 2009 lle­va con­fec­cio­nan­do pren­das de ro­pa, co­mo anoraks, ca­mi­se­tas, za­pa­tos o mo­chi­las con residuos plás­ti­cos, ta­po­nes y re­des de pes­ca e, in­clu­so, ha lan­za­do una lí­nea pa­ra ves­tir al De­por­ti­vo. Ni que de­cir tie­ne que el puer­to de A Co­ru­ña es uno de los 37 del Me­di­te­rrá­neo y Ga­li­cia que han sus­cri­to con­ve­nios con la com­pa­ñía pa­ra en­tre­gar su ba­su­ra en el mar­co del pro­gra­ma Upcy­cling the Ocean. Des­de el 2015, se han re­cu­pe­ra­do 280 to­ne­la­das de residuos gra­cias a la im­pli­ca­ción de 2.539 pes­ca­do­res y 546 bar­cos pes­que­ros de arras­tre.

ML STY­LE

Ar­tícu­los tex­ti­les y de ho­gar en In­di­tex. En la mis­ma lí­nea de Ecoalf se mue­ve el pro­yec­to ML Sty­le, una ini­cia­ti­va que, coor­di­na­da por el Cen­tro Tec­no­ló­xi­co do Mar (Cet­mar), alía al Puer­to de Vi­go y a In­di­tex en la ta­rea de re­con­ver­tir los residuos ma­ri­nos en ar­tícu­los tex­ti­les y del ho­gar que se ven­de­rán en Za­ra y Za­ra Ho­me.

RE­PES­CA-PLAS

Re­co­gi­da de ba­su­ras ma­ri­nas. El pro­yec­to en­ca­be­za­do por el Ins­ti­tu­to del Plás­ti­co (AIMEN) tie­ne por ob­je­to es­ta­ble­cer una lo­gís­ti­ca en la re­co­gi­da, re­ci­cla­do y ob­ten­ción de pro­duc­tos re­ci­cla­dos pro­ce­den­tes de la frac­ción plás­ti­ca de la ba­su­ra ma­ri­na. Tam­bién cuen­ta con la im­pli­ca­ción de los pes­ca­do­res del Me­di­te­rrá­neo y de Ga­li­cia. Son los pro­pios pro­fe­sio­na­les los que se­pa­ran y ca­rac­te­ri­zan la ba­su­ra se­gún su na­tu­ra­le­za y eco­to­xi­co­lo­gía pa­ra co­no­cer có­mo in­flu­yen en el me­dio am­bien­te. Fi­nal­men­te, ana­li­za­rán las po­si­bi­li­da­des de va­lo­ri­za­ción de los residuos pa­ra ob­te­ner ma­te­ria­les re­ci­cla­dos pa­ra di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes.

LITTERDRONE

Ba­su­ra a vis­ta de pá­ja­ro. El pro­yec­to bus­ca desa­rro­llar un sis­te­ma pi­lo­to pa­ra la ca­rac­te­ri­za­ción de ba­su­ra ma­ri­na en las cos­tas de Europa em­plean­do las nue­vas tec­no­lo­gías. La he­rra­mien­ta es­tre­lla se­rán los vehícu­los aé­reos no tri­pu­la­dos (dro­nes), equi­pa­dos con cá­ma­ras de al­ta re­so­lu­ción, que se apo­ya­rá en un soft­wa­re de aná­li­sis de ima­gen pro­ce­der a la ca­rac­te­ri­za­ción de los ob­je­tos de ba­su­ra ma­ri­na lo­ca­li­za­dos. Esa iden­ti­fi­ca­ción per­mi­ti­rá que los or­ga­nis­mos di­se­ñen e im­plan­ten me­di­das de pre­ven­ción y mi­ti­ga­ción con­tra los desechos.

El sis­te­ma per­mi­ti­rá lle­gar a zo­nas aho­ra inac­ce­si­bles. Las prue­bas pi­lo­to se es­tán rea­li­zan­do en el Par­que Na­cio­nal de las Illas Atlán­ti­cas, por su gran va­lor ecológico.

LIM­PIE­ZA DE DÁR­SE­NAS

Mo­tos y ne­ve­ras ba­jo el mar. La ba­su­ra tam­bién es­tá a las puer­tas de ca­sa, en las dár­se­nas por­tua­rias. Por­tos de Ga­li­cia desa­rro­lla un pro­gra­ma de lim­pie­za que en los cin­co años que lle­va en mar­cha ha re­ti­ra­do de los fon­dos 200 to­ne­la­das de residuos. Desechos de to­do ti­po: re­des, cuerdas y ca­de­nas, pe­ro tam­bién elec­tro­do­més­ti­cos, em­bar­ca­cio­nes en­te­ras y has­ta una mo­to, ha­cen de al­gu­nas dár­se­nas ga­lle­gas un au­tén­ti­co pun­to lim­pio.

VÍS­CE­RAS

Lu­cha con­tra el anisa­kis. La flo­ta de A Ma­ri­ña, que tie­ne su prin­ci­pal pun­tal en la mer­lu­za, se afa­na en to­mar me­di­das pa­ra mi­ti­gar la po­si­ble in­ci­den­cia del anisa­kis, un pro­ble­ma al que con­tri­bu­yen los res­tos del evis­ce­ra­do a bor­do del pes­ca­do. Ade­más de for­mar a tri­pu­lan­tes de bar­cos de Puer­to de Ce­lei­ro, ABSA y la Or­ga­ni­za­ción de Pro­duc­to­res Pes­que­ros de Lu­go (OPP-7) en el co­rrec­to evis­ce­ra­do del pro­duc­to, hay pa­lan­gre­ros de Bu­re­la que prue­ban en ca­la­de­ros co­mu­ni­ta­rios dos equi­pos que de­jan iner­tes el pa­rá­si­to de las vís­ce­ras de la mer­lu­za cap­tu­ra­da, por lo que, al de­vol­ver­lo muer­to al mar, se evi­ta que el anisa­kis se pro­pa­gue.

AQUA-LIT

Tam­bién en la acui­cul­tu­ra. La acui­cul­tu­ra tam­bién ge­ne­ra residuos y su mi­ti­ga­ción se bus­ca en el mar­co del pro­yec­to Aqua-lit, don­de se per­si­gue do­tar­se con he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras y me­to­do­lo­gías pa­ra pre­ve­nir la ba­su­ra ma­ri­na de las ac­ti­vi­da­des de acui­cul­tu­ra, re­ti­rar­la de las ins­ta­la­cio­nes y evi­tar que los des­per­di­cios lle­guen a mar abier­to.

BA­TEAS

Bue­nas prác­ti­cas. Pre­ci­sa­men­te hoy el Con­se­llo Re­gu­la­dor do Me­xi­llón lan­za en Vi­la­gar­cía su guía de bue­nas prác­ti­cas en el cul­ti­vo de su afa­ma­do bi­val­vo pa­ra re­du­cir la ge­ne­ra­ción de ba­su­ra ma­ri­na. Una se­rie de con­se­jos a los ba­teei­ros pa­ra mi­ni­mi­zar la ge­ne­ra­ción de des­per­di­cios en la ac­ti­vi­dad de cul­ti­vo.

PES­CA FAN­TAS­MA

Las re­des aban­do­na­das en el mar. Cien­tí­fi­cos de Ga­li­cia, Por­tu­gal y Reino Uni­do es­tán in­mer­sos en un pro­yec­to eu­ro­peo, Neg-Tag, que pre­ten­de eva­luar, y com­ba­tir, la ba­su­ra ma­ri­na, es­pe­cial­men­te la que ge­ne­ran los más de 9.000 bar­cos de pes­ca y 230.000 de re­creo que hay en Es­pa­ña. Con la par­ti­ci­pa­ción de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, el pro­yec­to bus­ca, en­tre otras co­sas, di­se­ñar innovadores mé­to­dos pa­ra de­tec­tar, re­cu­pe­rar y re­du­cir el nú­me­ro de ar­tes a usar en el desem­pe­ño de la pes­ca y evi­tar así la pes­ca fan­tas­ma que rea­li­zan los apa­re­jos cuan­do que­dan aban­do­na­dos.

CIU­DA­DA­NOS DE A PIE

Evi­tan­do la «ba­su­ra­le­za». El pro­ble­ma de la ba­su­ra tam­bién ha sa­cu­di­do la con­cien­cia ciu­da­da­na. Dis­tin­tos co­lec­ti­vos or­ga­ni­zan en te­rri­to­rio es­pa­ñol ba­ti­das de re­co­gi­da de des­per­di­cios por pla­yas, ríos, cam­pos y es­pa­cios co­mu­nes. Una de ellas, re­cién con­clui­da, 1m2 por las pla­yas y los ma­res, ha re­cu­pe­ra­do 22,75 to­ne­la­das de ba­su­ra en 103 pun­tos ma­ri­nos en Es­pa­ña.

CREAN­DO AR­TE

Com­po­si­cio­nes con ma­te­rial de la ac­ti­vi­dad pes­que­ra. Y los desechos ma­ri­nos tam­bién pue­den ser ele­va­dos a la ca­te­go­ría de ar­te. Es lo que ha he­cho Ama­ya Gon­zá­lez Re­yes, una de las ar­tis­tas re­si­den­tes del es­pa­cio La Doce, de Boi­ro, que em­pleó ma­te­rial des­car­ta­do por la em­pre­sa JJ Chi­co­lino, de pro­duc­tos pa­ra el sec­tor pes­que­ro, pa­ra ela­bo­rar sus crea­cio­nes con re­des, cuerdas y otros ma­te­ria­les fá­ci­les de en­con­trar en una ba­tea o a bor­do de un bar­co.

MA­RÍA MAGÁN

Bol­sas de ba­su­ra que se re­par­ten en­tre los pes­que­ros del puer­to de A Co­ru­ña, al la­do de la com­po­si­ción ar­tís­ti­ca de Ama­ya Gon­zá­lez con residuos plás­ti­cos de una em­pre­sa. Aba­jo, ba­su­ra se­pa­ra­da en un arras­tre­ro del puer­to de Vi­go en el mar­co del pro­yec­to Is­la Ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.