La ve­ci­na de los ca­ño­nes del Sil

Ca­sa da Ei­ra cuen­ta con dos apar­ta­men­tos com­ple­tos y cin­co ha­bi­ta­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Es un pa­trón que se re­pi­te por Ga­li­cia ade­lan­te, por des­gra­cia: una al­dea de ma­ra­vi­llo­sas ca­sas tra­di­cio­na­les ca­si to­das aban­do­na­das, al­gu­na de re­cien­te cons­truc­ción sal­pi­ca­da aquí y allá, la­dri­llo a la vis­ta —no mu­cho, pe­ro siem­pre re­sul­ta agre­si­vo a la re­ti­na—, si­len­cio, mu­cho si­len­cio, y ca­bles, mu­chos ca­bles, so­bre la ca­be­za. Una au­tén­ti­ca ma­ra­ña. Adolfo es­tá de acuer­do en es­to úl­ti­mo y ase­gu­ra que unos días atrás con­tó de ma­ne­ra de­ta­lla­da cuán­tos par­tían de uno de los pos­tes y se que­dó has­ta asom­bra­do.

Es­to es Ca­sa da Ei­ra, mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de No­guei­ra de Ra­muín, con los ca­ño­nes del Sil no a la vis­ta en lon­ta­nan­za sino ahí mis­mo, y si no es po­si­ble ad­mi­rar­los en to­do su es­plen­dor es tan so­lo por­que un te­ja­do par­te la ima­gen. Si­tua­ción geo­grá­fi­ca, pues, ex­cep­cio­nal de un es­ta­ble­ci­mien­to que ya des­de el mo­men­to en que se de­ja atrás el su­fri­mien­to de pa­sar por un ca­lle­jón en ver­dad muy es­tre­cho (si al­guien lle­va un co­che an­cho la re­co­men­da­ción, en­ca­re­ci­da, es que re­co­ja el es­pe­jo re­tro­vi­sor), apa­re­ce im­pe­ca­ble, aco­ge­do­ra y ejem­plar pa­ra quie­nes es­tén pen­san­do en reha­bi­li­tar una vi­vien­da tra­di­cio­nal ru­ral.

De ese edi­fi­cio ema­na be­lle­za y equi­li­bro y, tras ase­gu­rar que él pa­sa­ba tran­qui­la­men­te con un Ran­ge Ro­ver, Adolfo in­ten­ta bus- car el la­do po­si­ti­vo de la es­tre­chez del ac­ce­so ha­cien­do de la ne­ce­si­dad vir­tud: «Así hay que en­trar des­pa­cio, que pue­de ha­ber ni­ños». Y en eso, cla­ro, na­die le ne­ga­rá que tie­ne to­da la ra­zón del mun­do.

El hom­bre es­tá en es­tos mo­men­tos exac­tos so­lo. Su mu­jer (de ori­gen ale­mán) y sus hi­jas se en­cuen­tran en Allariz por ra­zo­nes fa­mi­lia­res. Él tie­ne que dis­po­ner de al­go más de tres cuar­tos de ho­ra pa­ra des­pla­zar­se de un si­tio a otro. Pe­ro aun­que duer­ma en Allariz no aho­rra elo­gio tras elo­gio al pai­sa­je y a la ofer­ta tu­rís­ti­ca de la zo­na de los ca­ño­nes del Sil. De lo pri­me­ro al­go sa­be, por­que pro­fe­sio­nal­men­te tra­ba­jó co­mo pai­sa­jis­ta por to­da Ga­li­cia y con ba­se en su Ou­ren­se na­tal.

Y un buen día dio un cam­bio de 180 gra­dos a su vi­da: él y su mu­jer vie­ron lo que hoy en Ca­sa de Ei­ra, en­ton­ces una rui­na to­tal («con de­cir­te que aquí den­tro ha­bía cre­ci­do un sa­bu­guei­ro...»). Se enamo­ra­ron de aque­llas pie­dras gra­ní­ti­cas fal­tas de mi­mo y cui­da­dos, reha­bi­li­ta­ron to­do —al­go más de doce me­ses de in­ten­so tra­ba­jo, co­mo muestran unas fo­tos co­lo­ca­das en una de las pa­re­des— y ha­ce 19 años abrie­ron las puer­tas al pú­bli­co. Con­clu­sión: Adolfo es, en cier­ta me­di­da, un ve­te­rano en mil gue­rras del tu­ris­mo ru­ral ga­lle­go.

Pa­ra ser exac­tos, y co­mo Ca­sa da Ei­ra la con­for­ma en reali­dad un pe­que­ño con­jun­to de dos edi­fi­cios uni­dos dan­do lu­gar a uno muy alar­ga­do, esa aper­tu­ra ini­cial al pú­bli­co se re­fie­re al blo­que de la de­re­cha, el más gran­de y que da­ta de cuan­do co­men­za­ba el si­glo XX. El de la iz­quier­da, real­men­te más pe­que­ño ya a sim­ple vis­ta, se inau­gu­ró ca­si un lus­tro des­pués. Sin em­bar­go, es más vie­jo que su com­pa­ñe­ro, si bien Adolfo ig­no­ra fe­chas exac­tas de cons­truc­ción. Me­ra tra­di­ción oral. Al­gu­nos de­ta­lles lla­man la aten­ción. El ca­ri­ño por las flo­res, por ejem­plo, que que­da bien cla­ro en las nu­me­ro­sas jar­di­ne­ras aquí y allá, con ces­tos col­gan­tes al es­ti­lo de los que se en­cuen­tran en to­das las vi­llas del nor­te de Europa (¿in­fluen­cia ger­ma­na, en es­te ca­so?). Tam­po­co pa­sa des­aper­ci­bi­do un car­tel en ale­mán don­de des­ta­ca la pa­la­bra kaf­fee, y que tie­ne su ex­pli­ca­ción. «Nues­tra ma­ne­ra de con­tri­buir a una so­cie­dad más jus­ta es jus­ta­men­te esa, lo que di­ce el car­tel». ¿Y qué di­ce el car­tel?. «Que to­do el ca­fé que con­su­mi­mos aquí es de co­mer­cio jus­to».

Otro de­ta­lle más es la huer­ta, pe­que­ña y sen­ci­lla pe­ro que da fru­tos de los que se ha­ce la mer­me­la­da de los desa­yu­nos, y un tex­to co­lo­ca­do en otra pa­red in­vi­ta a los hués­pe­des a co­no­cer­la.

Los dos apar­ta­men­tos de la Ca­sa da Ei­ra re­sul­tan idó­neos cuan­do se via­ja con ni­ños o bien pa­ra dos pa­re­jas. Cu­rio­sa­men­te, las dos ca­mas en ca­da uno de ellos son de ma­tri­mo­nio, lo cual ha­ce pen­sar que son mu­chas más las pa­re­jas que via­jan jun­tas que las que lo ha­cen con los chi­cos.

El pun­to de en­cuen­tro es el jar­dín de atrás, cu­bier­to en par­te, muy es­con­di­do del res­to de la al­dea y ce­rra­do, de tal ma­ne­ra que quie­nes via­jen con me­no­res tie­nen la se­gu­ri­dad de que no van a des­apa­re­cer por el mon­te ade­lan­te. Por mu­cho que los ca­ño­nes del Sil sean un au­tén­ti­co imán pa­ra los via­je­ros.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Gra­ni­to gris, ro­jo apa­ga­do en la ma­de­ra y mul­ti­tud de flo­res con­for­man la fa­cha­da de la Ca­sa da Ei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.