Re­des­cu­brien­do a Franz Kaf­ka, el au­tor de «La me­ta­mor­fo­sis»

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > José A. Ponte Far

Es­te cur­so le ve­ni­mos de­di­can­do es­tas pá­gi­nas a los gran­des no­ve­lis­tas eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos. La no­ve­la ac­tual no se­ría la mis­ma sin sus apor­ta­cio­nes. En oc­tu­bre ha­bla­mos de Wi­lliam Faulk­ner y en no­viem­bre de Mar­cel Proust. El pro­ta­go­nis­ta hoy es Franz Kaf­ka. Es­te mo­des­to ho­me­na­je es­co­lar nos acer­ca un po­co a él.

Franz Kaf­ka na­ció en Pra­ga (1883), en una familia de co­mer­cian­tes ju­díos, y mu­rió en Kier­ling (Aus­tria), en 1924. Des­de pe­que­ño vi­vió muy so­me­ti­do por el ca­rác­ter fuer­te de su pa­dre, al que te­mía más que res­pe­ta­ba, lo cual pu­do in­fluir en su tem­pe­ra­men­to va­ci­lan­te y pu­do de­jar hue­lla en sus an­gus­tio­sos re­la­tos. Más por com­pla­cer a su pro­ge­ni­tor que por in­te­rés pro­pio, cur­só la ca­rre­ra de De­re­cho y tra­ba­jó, pos­te­rior­men­te, en una com­pa­ñía de se­gu­ros. Kaf­ka era de ra­za ju­día, pe­ro no prac­ti­ca­ba su re­li­gión; tam­bién era che­co, pe­ro no ha­bla­ba la len­gua na­cio­nal. Fue edu­ca­do en la do­mi­nan­te cul­tu­ra y len­gua ale­ma­nas, la del enemi­go in­te­rior, to­do lo cual era una for­ma de no ser na­die, de ser un ex­tran­je­ro en su pro­pia pa­tria.

Fue un jo­ven al­to, del­ga­do, de pier­nas lar­gas, aman­te de los de­por­tes —na­da­ba en una es­cue­la en el río Mol­da­va y re­ma­ba por sus aguas en una em­bar­ca­ción pro­pia—, gran an­da­rín por los bos­ques cer­ca­nos a la ciu­dad y un gran via­je­ro. Aun­que te­nía es­pí­ri­tu bohe­mio, era muy enamo­ra­di­zo, con un con­cep­to ca­si neu­ró­ti­co del amor. Sa­be­mos por sus dia­rios que fue­ron mu­chas las mu­je­res que en­tra­ron y sa­lie­ron de su vi­da, de­jan­do po­co más que un con­si­de­ra­ble epis­to­la­rio. Aho­ra mis­mo es­tá sien­do re­pre­sen­ta­da en el tea­tro María Gue­rre­ro de Ma­drid, por el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal, la obra Kaf­ka enamo­ra­do, en la que se re­crea una his­to­ria real, que ter­mi­nó de for­ma dra­má­ti­ca an­te la im­po­si­bi­li­dad de rea­li­za­ción del amor que sen­tían Franz Kaf­ka y la ber­li­ne­sa Fe­li­ce Bauer. Ella, una mu­jer muy mo­der­na en su épo­ca, di­rec­ti­va de una firma co­mer­cial de Ber­lín, en con­ti­nuo via­je de ne­go­cios, eco­nó­mi­ca­men­te in­de­pen­dien­te, co­no­ció a Franz en ca­sa de Max Brod, el ami­go co­mún que da­ría a co­no­cer la obra de Kaf­ka al mun­do. A pe­sar de que am­bos es­ta­ban enamo­ra­dos, su re­la­ción se con­vir­tió en un cons­tan­te ma­len­ten­di­do lleno de su­fri­mien­tos.

EN CON­TRA DE SU VO­LUN­TAD

En 1917, cuan­do pen­sa­ba mar­char­se a Pa­les­ti­na, en­fer­mó de tu­bercu­losis y se frus­tró su via­je. A par­tir de aquí Kaf­ka se de­di­ca­rá in­ten­sa­men­te a la li­te­ra­tu­ra, a pe­sar de la opo­si­ción fa­mi­liar, de cin­co pro­yec­tos ma­tri­mo­nia­les frus­tra­dos, de su tra­ba­jo co­mo agen­te de se­gu­ros y de la gra­ve en­fer­me­dad, que aca­ba­rá cau­sán­do­le la muer­te.

Sus obras lle­ga­ron has­ta no­so­tros en con­tra de la vo­lun­tad de Kaf­ka. Él le ha­bía en­car­ga­do a su ami­go Max Brod que des­tru­ye­se to­dos los cua­der­nos que ha­bía es­ta­do es­cri­bien­do en se­cre­to. Max Brod tu­vo el sen­ti­do co­mún de no ha­cer­le ca­so y gra­cias a ello hoy po­de­mos co­no­cer ca­si to­do de Kaf­ka a tra­vés de sus Dia­rios, ade­más de va­rias obras que nun­ca po­dría­mos leer. Otro que tam­po­co le hi­zo mu­cho ca­so a lo que ha­bía acor­da­do con el es­cri­tor fue su ami­go el doc­tor Klops­tock. Cuan­do al fi­nal de su vi­da, Kaf­ka, in­gre­sa­do en un sa­na­to­rio vie­nés, no po­día ya so­por­tar el do­lor que le cau­sa­ba su en­fer­me­dad mor­tal, le re­cor­dó a su ami­go mé­di­co la pro­me­sa que le ha­bía he­cho de in­yec­tar­le una do­sis mor­tal de mor­fi­na. En el úl­ti­mo mo­men­to, el mé­di­co du­dó. Y Kaf­ka, de­mo­le­dor, le di­jo: «Má­ta­me, si no, se­rás un ase­sino».

Tan­to co­mo su pa­dre, en su vi­da ha in­flui­do de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te la ciu­dad don­de na­ció y se crio. Aun­que él ca­si no co­no­ció el gue­to de Pra­ga, don­de vi­vía la co­mu­ni­dad ju­día —fue de­mo­li­do a fi­na­les del si­glo XIX—, sin em­bar­go, en su sub­cons­cien­te que­dó di­bu­ja­da la geo­gra­fía y la idio­sin­cra­sia de su exis­ten­cia. Aque­lla at­mós­fe­ra fí­si­ca y es­pi­ri­tual es la que se va a res­pi­rar en la obra li­te­ra­ria de Franz Kaf­ka. Él mis­mo lo ex­pli­ca de es­ta ma­ne­ra:

«En no­so­tros si­guen vi­vos los os­cu­ros rin­co­nes, los pa­sa­jes mis­te­rio­sos, las ven­ta­nas ce­ga­das, los pa­tios su­cios, las rui­do­sas ta­ber­nas y las po­sa­das ce­rra­das con lla­ve. Re­co­rre­mos las an­chas ca­lles de la ciu­dad nue­va, pe­ro nues­tros pa­sos y mi­ra­das son in­se­gu­ros. La ciu­dad ju­día vie­ja e in­sa­lu­bre que hay en no­so­tros es mu­cho más real que la ciu­dad nue­va e hi­gié­ni­ca que nos ro­dea. Des­pier­tos va­mos atra­ve­san­do un sue­ño: no so­mos más que fan­tas­mas de tiem­pos pa­sa­dos…».

Al­to, del­ga­do, afi­cio­na­do al de­por­te y a los via­jes, Kaf­ka es­tu­dió de­re­cho y tra­ba­jó en una com­pa­ñía de se­gu­ros. De­jó di­cho que a su muer­te se des­tru­ye­sen to­dos los cua­der­nos que ha­bía es­cri­to. Afor­tu­na­da­men­te, no le hi­cie­ron ca­so, y hoy po­de­mos leer sus obras maes­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.