Tex­tos des­ta­ca­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - LITERATURA -

TEX­TO 1

Una ma­ña­na, tras un sue­ño in­tran­qui­lo, Gre­go­rio Sam­sa se des­per­tó con­ver­ti­do en un mons­truo­so in­sec­to. Es­ta­ba echa­do de es­pal­das so­bre un du­ro ca­pa­ra­zón y, al al­zar la ca­be­za, vio su vien­tre con­ve­xo y os­cu­ro, sur­ca­do por cur­va­das ca­llo­si­da­des, so­bre el cual ca­si no se aguan­ta­ba la col­cha, que es­ta­ba a pun­to de es­cu­rrir­se has­ta el suelo. Nu­me­ro­sas pa­tas, pe­no­sa­men­te del­ga­das en com­pa­ra­ción al gro­sor nor­mal de sus pier­nas, se agi­ta­ban sin con­cier­to. —¿Qué me ha ocu­rri­do? No es­ta­ba so­ñan­do. Su ha­bi­ta­ción, una ha­bi­ta­ción nor­mal, aun­que muy pe­que­ña, te­nía el as­pec­to ha­bi­tual.

TEX­TO 2

«Gre­go­rio – di­je­ron (era la ma­dre)–, son las sie­te me­nos cuar­to. ¿No ibas a sa­lir de via­je?» ¡Qué dul­ce voz! Gre­go­rio se asus­tó, al con­tes­tar, es­cu­chó una voz que, evi­den­te­men­te, era la su­ya, pe­ro en la cual, co­mo des­de lo pro­fun­do, se mez­cla­ba un do­lo­ro­so e in­con­te­ni­ble piar, que en el pri­mer mo­men­to de­ja­ba sa­lir las pa­la­bras con cla­ri­dad pa­ra, al pro­lon­gar­se el so­ni­do, des­tro­zar­las de tal for­ma que no se sa­bía si se ha­bía oí­do bien. Gre­go­rio que­rría ha­ber con­tes­ta­do de­ta­lla­da­men­te y ex­pli­car­lo to­do, pe­ro en es­tas cir­cuns­tan­cias se li­mi­tó a de­cir: –«Sí, sí, gra­cias ma­dre, ya me le­van­to». Pro­ba­ble­men­te a cau­sa de la puer­ta de ma­de­ra no se no­ta­ba des­de fue­ra el cam­bio en la voz de Gre­go­rio, por­que la ma­dre se tran­qui­li­zó con es­ta res­pues­ta y se mar­chó de allí. Pe­ro mer­ced a la breve con­ver­sa­ción, los otros miem­bros de la familia se ha­bían da­do cuen­ta de que Gre­go­rio, en con­tra de to­do lo es­pe­ra­do, es­ta­ba to­da­vía en ca­sa, y ya el pa­dre lla­ma­ba sua­ve­men­te, pe­ro con el pu­ño, a una de las puer­tas la­te­ra­les. «–¡Gre­go­rio, Gre­go­rio!», gri­tó.

TEX­TO 3

Sin pen­sar más en qué es lo que po­dría gus­tar a Gre­go­rio, la her­ma­na, por la ma­ña­na y al me­dio­día, an­tes de mar­char­se a la tien­da, em­pu­ja­ba apre­su­ra­da­men­te con el pie cual­quier co­mi­da en la ha­bi­ta­ción de Gre­go­rio, pa­ra des­pués re­co­ger­la por la no­che con el pa­lo de la es­co­ba, tan­to si la co­mi­da ha­bía si­do pro­ba­da, co­mo si –y és­te era el ca­so más fre­cuen­te– ni si­quie­ra ha­bía si­do to­ca­da. Re­co­ger la ha­bi­ta­ción, co­sa que aho­ra ha­cía siem­pre por la no­che, no po­día ha­cer­se más de­pri­sa. Fran­jas de su­cie­dad se ex­ten­dían por las pa­re­des, por to­das par­tes ha­bía ovi­llos de pol­vo y su­cie­dad. Al prin­ci­pio, cuan­do lle­ga­ba la her­ma­na, Gre­go­rio se co­lo­ca­ba en el rin­cón más sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­cio pa­ra, en cier­to mo­do, ha­cer­le re­pro­ches me­dian­te es­ta po­si­ción. Pe­ro se­gu­ra­men­te hu­bie­se po­di­do per­ma­ne­cer allí se­ma­nas en­te­ras sin que la her­ma­na hu­bie­se me­jo­ra­do su ac­ti­tud por ello; ella veía la su­cie­dad lo mis­mo que él, pe­ro se ha­bía de­ci­di­do a de­jar­la allí. Al mis­mo tiem­po, con una sus­cep­ti­bi­li­dad com­ple­ta­men­te nue­va en ella y que, en ge­ne­ral, se ha­bía apo­de­ra­do de to­da la familia, po­nía es­pe­cial aten­ción en el he­cho de que se re­ser­va­se so­la­men­te a ella el cui­da­do de la ha­bi­ta­ción de Gre­go­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.