Los de­be­res hu­ma­nos son co­sa de to­dos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS CON SENTIDO - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

El 10 de di­ciem­bre de 1948 se fir­mó en Pa­rís la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, que re­co­ge en trein­ta ar­tícu­los aque­llas «con­di­cio­nes que le per­mi­ten a la per­so­na su rea­li­za­ción». Aun­que nues­tro país no es­ta­ba en­tre los que vo­ta­ron a fa­vor en aque­lla his­tó­ri­ca Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU (Es­pa­ña no fue ad­mi­ti­da co­mo miem­bro has­ta el 14 de di­ciem­bre de 1955), la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la de 1978 re­co­ge en su ar­tícu­lo 10 que los de­re­chos y li­ber­ta­des se in­ter­pre­ta­rán de con­for­mi­dad con esa De­cla­ra­ción. El gran ries­go, sin em­bar­go, en un do­cu­men­to que pro­cla­ma va­lo­res tan am­plios co­mo esen­cia­les, es que que­de di­fu­mi­na­da la res­pon­sa­bi­li­dad de su in­cum­pli­mien­to. Por ello, y pa­ra dar real­ce al 50.º ani­ver­sa­rio, en la mis­ma fe­cha de 1998 se fir­mó en Va­len­cia, a ins­tan­cias de la Unes­co, la De­cla­ra­ción de Res­pon­sa­bi­li­da­des y De­be­res Hu­ma­nos. En es­ta úl­ti­ma se re­co­gen de mo­do ex­haus­ti­vo los de­be­res que, in­clu­so a ni­vel in­di­vi­dual, to­dos te­ne­mos en re­la­ción con el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos.

La ci­ta de Te­ren­cio ex­pre­sa esa res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual con una con­tun­den­cia di­fí­cil de su­pe­rar. A to­dos nos im­pli­ca. No creo que la fra­se Ho­mo sum: nihil hu­ma­ni a me alie­num pu­to pier­da una piz­ca de su tras­cen­den­cia al ser pro­nun­cia­da por una mu­jer. La pa­la­bra hom­bre se uti­li­za pa­ra de­sig­nar a los in­di­vi­duos per­te­ne­cien­tes a la es­pe­cie Ho­mo sa­piens en to­das aque­llas ex­pre­sio­nes en las cua­les la di­fe­ren­cia de gé­ne­ro no sea un da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. To­dos sa­be­mos que si el ti­tu­lar di­ce que «Es­pa­ña aco­ge­rá a 14.931 re­fu­gia­dos», ese nú­me­ro in­clu­ye tam­bién re­fu­gia­das. Esa exi­gen­cia de una tra­di­ción cul­tu­ral, que obli­ga a las mu­je­res a sen­tir­se iden­ti­fi­ca­das con pa­la­bras vin­cu­la­das a los va­ro­nes, pue­de y de­be equi­li­brar­se de mu­chos otros mo­dos, co­mo por ejem­plo el icó­ni­co, pre­sen­tan­do imá­ge­nes fe­me­ni­nas pa­ra re­pre­sen­tar al gé­ne­ro hu­mano. Va­ya co­mo ejem­plo la ilus­tra­ción prin­ci­pal de es­ta pá­gi­na.

Esa ima­gen de Du­re­ro nos re­cuer­da otra más co­no­ci­da, rea­li­za­da por Leo­nar­do da Vin­ci tam­bién a co­mien­zos del XVI, y que re­pre­sen­ta el cuer­po del va­rón hu­mano co­mo ejem­plo de las pro­por­cio­nes idea­les, for­man­do par­te de una re­edi­ción del tra­ta­do de ar­qui­tec­tu­ra de Vi­tru­vio. Aun­que en el li­bro de Du­re­ro se pre­sen­ta un ca­tá­lo­go am­plí­si­mo de fi­gu­ras hu­ma­nas, el hom­bre de Leo­nar­do ma­te­ria­li­za un an­sia de es­ta­ble­cer cá­no­nes de per­fec­ción, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia su cuer­po: el hom­bre es la me­di­da de las co­sas. Con esa re­fe­ren­cia tam­bién sa­be­mos lo que, co­mo errar, es hu­mano y di­fe­ren­cia­mos —por ex­ten­sión— lo que es in­fra­hu­mano, in­hu­mano o so­bre­hu­mano; pe­ro siem­pre de­jan­do a un la­do a quie­nes, a lo largo de la his­to­ria, ha­ya­mos que­ri­do ca­li­fi­car de di­vi­nos, em­pe­zan­do por el fi­ló­so­fo Teo­fras­to (a quien Aris­tó­te­les pu­so ese apo­do), y pa­san­do por la cien­tí­fi­ca Hi­pa­tia (la pa­ga­na di­vi­na), el es­cul­tor Mi­guel Án­gel (el lo­co di­vino) o los pin­to­res Ra­fael San­zio y Luis de Mo­ra­les. Na­da hay que en­vi­diar a los di­vi­nos; la hu­ma­ni­dad es la más gran­de e in­ten­sa de las pa­trias.

Exis­ten unas res­pon­sa­bi­li­da­des de las que de­pen­de nues­tra rea­li­za­ción co­mo per­so­nas

Fi­gu­ra hu­ma­na fe­me­ni­na, en el li­bro «De sym­me­tria par­tium hu­ma­no­rum cor­po­rum», ori­gi­nal de Alberto Du­re­ro, en su edi­ción de Pa­rís (1557)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.