De can­to­res y can­tan­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS CON SENTIDO - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

El dic­cio­na­rio de la Real da la mis­ma de­fi­ni­ción pa­ra los dos ad­je­ti­vos que fi­gu­ran en el ti­tu­lar: el que can­ta. Sin em­bar­go, esos ca­li­fi­ca­ti­vos no son siem­pre in­ter­cam­bia­bles, y es por ello que no ha­bla­mos nun­ca de pá­ja­ros can­tan­tes, ni de los ni­ños can­tan­tes de Vie­na, co­mo tam­po­co se sue­le de­cir que Édith Piaff o Frank Si­na­tra ha­yan si­do can­to­res. He ci­ta­do aho­ra a es­tas dos gran­des es­tre­llas de la can­ción por­que se da la cir­cuns­tan­cia de que una y otro ce­le­bra­rían su cen­te­na­rio es­tos días; Édith el 19 y Frank el 12 de di­ciem­bre. La pa­ri­si­na se fue jo­ven, des­pués de con­ven­cer a to­do el mun­do de que veía la vi­da co­lor de ro­sa y de que no se arre­pen­tía de na­da; Fran­cis Al­bert lo hi­zo ya su­pe­ra­dos los 80, tras de­jar cla­ro, des­de New York (New York), que ha­bía he­cho las co­sas a su ma­ne­ra, y tras lo­grar mu­chos éxi­tos, al­gu­nos pla­ga­dos de ri­pios co­mo Ex­tra­ños en la no­che. La no­che ha si­do te­ma re­cu­rren­te de ins­pi­ra­ción en la mú­si­ca. Y no pien­so so­la­men­te en los noc­tur­nos de Cho­pin; hay una no­che de amor, no­che mis­te­rio­sa, en El úl­ti­mo Ro­mán­ti­co, hay una no­che ti­bia que nos re­cuer­da Ypa­ca­raí, una no­che de ron­da, tris­te, con Agus­tín La­ra, una no­che her­mo­sa en Katiuska, hay no­ches en los jar­di­nes de Es­pa­ña y mu­chas más. Pe­ro que cons­te que la no­che can­ta­da por más cul­tu­ras es la No­che­bue­na, que no en vano he­mos pre­go­na­do tam­bién co­mo no­che de paz. Du­ran­te la tre­gua de Na­vi­dad de 1914 -cuan­do en una gue­rra los com­ba­tien­tes eran per­so­nas que po­dían es­cu­char­se des­de trin­che­ras ve­ci­nas-, los sol­da­dos in­gle­ses can­ta­ron Si­lent Night a co­ro con los ale­ma­nes, que en­to­na­ban su Sti­lle Nacht con la mis­ma mú­si­ca. El úni­co vi­llan­ci­co co­no­ci­do en am­bos fren­tes era No­che de Paz.

Ello no ha de ex­tra­ñar pa­ra una can­ción na­vi­de­ña que va a cum­plir los 200 años en ac­ti­vo. La le­tra en ale­mán fue com­pues­ta en 1816 por el sa­cer­do­te Jo­seph Mohr, quien pi­dió al maes­tro de es­cue­la Franz Xa­ver Gru­ber que le com­pu­sie­ra una mú­si­ca, y el vi­llan­ci­co re­sul­tan­te se in­ter­pre­tó por pri­me­ra vez, a co­ro con acom­pa­ña­mien­to de gui­ta­rra, en la igle­sia de San Ni­co­lás en Obern­dorf (Aus­tria), el día de No­che­bue­na de 1818. Des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en el más po­pu­lar de to­dos los tiem­pos, y al me­nos 300 can­tan­tes lo han gra­ba­do, en de­ce­nas de idio­mas; Frank Si­na­tra lo hi­zo en los años 40, en la lí­nea mar­ca­da por el gran Bing Crosby, quien con­si­guió con otro vi­llan­ci­co (Whi­te Ch­rist­mas), el ré­cord de ser el dis­co sin­gle más ven­di­do de la his­to­ria.

«PAN­XO­LI­ÑAS» Y RE­CUER­DOS

Los vi­llan­ci­cos to­man su nom­bre de co­plas del pue­blo llano –fes­ti­vas y pro­fa­nas- que se in­ter­pre­ta­ban en las vi­llas a fi­na­les de la Edad Me­dia y que a par­tir del si­glo XVI co­men­za­ron a vin­cu­lar­se a la Na­vi­dad; en ga­lle­go las lla­ma­mos «pan­xo­li­ñas», pa­la­bra que pro­ba­ble­men­te vie­ne por evo­lu­ción del Pan­ge lin­gua, himno re­li­gio­so es­cri­to por To­más de Aquino. Sea en ga­lle­go, cas­te­llano o la­tín (el Ades­te fi­de­les es uno de los más co­no­ci­dos), to­dos he­mos apren­di­do en la in­fan­cia unos cuan­tos vi­llan­ci­cos, gra­cias a la tra­di­ción de su can­to co­lec­ti­vo al­re­de­dor de la me­sa tras el ban­que­te na­vi­de­ño. La es­ce­na nos lle­va a re­cuer­dos en­tra­ña­bles de unas fe­chas vin­cu­la­das a can­tan­tes y can­to­res, des­de la can­ti­ne­la de los ni­ños de San Il­de­fon­so con el sor­teo, has­ta los tiem­pos en la ca­sa pa­ter­na cuan­do uno se des­per­ta­ba a dia­rio con el can­to del ga­llo mo­ri­tu­ri… He­mos de ha­cer ca­so a Ches­ter­ton, y atre­ver­nos a can­tar jun­tos, aun­que an­tes de la ce­na ha­ya que de­jar apar­ca­dos los mó­vi­les que aho­ra ha­cen en­mu­de­cer las me­sas. Can­te­mos.

El cé­le­bre vi­llan­ci­co «No­che de Paz» va a cum­plir 200 años

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Po­cos can­tan­tes cau­san tan­to re­vue­lo co­mo los co­le­gia­les de San Il­de­fon­so cuan­do sa­le el Gor­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.