2016: nue­vos or­ga­nis­mos edi­ta­dos a la carta

El 2016 se­rá el año de los or­ga­nis­mos edi­ta­dos a la carta

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Pa­co Fran­co del Amo pa­co­fran­co2@gmail.com

Se­gún las pre­vi­sio­nes de fu­tu­ro que las re­vis­tas cien­tí­fi­cas sue­len ha­cer por es­tas fe­chas, en lo que a la bio­lo­gía se re­fie­re el 2016 se­rá el año de los or­ga­nis­mos edi­ta­dos a la carta me­dian­te la tec­no­lo­gía CRISPR.

La his­to­ria de es­ta téc­ni­ca re­vo­lu­cio­na­ria co­men­zó en el año 1987, cuan­do se des­cu­brió que mu­chas es­pe­cies de bac­te­rias con­te­nían en su genoma se­cuen­cias de ba­ses que se re­pe­tían con fre­cuen­cia y es­ta­ban se­pa­ra­das unas de otras de mo­do re­gu­lar. Más tar­de se com­pro­bó que es­tas se­cuen­cias, co­no­ci­das como CRISPR, for­man par­te de una es­pe­cie de sis­te­ma in­mu­ne ge­né­ti­co que las bac­te­rias uti­li­zan pa­ra com­ba­tir a los virus que las in­fec­tan.

En el 2012, las in­ves­ti­ga­do­ras Jen­ni­fer Doud­na y Em­ma­nue­lle Char­pen­tier des­cu­brie­ron que los es­pa­cios en­tre las CRISPR son de ori­gen ví­ri­co y sir­ven como mol­de pa­ra que la ma­qui­na­ria ce­lu­lar de la bac­te­ria fa­bri­que guías de ma­te­rial ge­né­ti­co que de­ter­mi­na­das pro­teí­nas cor­ta­do­ras de ADN, lla­ma­das nu­clea­sas, uti­li­zan pa­ra lo­ca­li­zar y des­truir el ma­te­rial ge­né­ti­co de los virus. Al mis­mo tiem­po de­mos­tra­ron que las nu­clea­sas po­dían in­tro­du­cir­se en las cé­lu­las de cual­quier or­ga­nis­mo pa­ra, guia­das por se­cuen­cias de ARN di­se­ña­das a la carta, cor­tar ge­nes con­cre­tos. El me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción de la pro­pia cé­lu­la se en­car­ga lue­go de arre­glar el cor­te uti­li­zan­do tro­zos de ADN sin­té­ti­co. Na­ció de aquí la tec­no­lo­gía CRISPR, que per­mi­te edi­tar el genoma de cual­quier ti­po de cé­lu­la de for­ma rá­pi­da, sen­ci­lla y ba­ra­ta.

En el 2013 se usó por pri­me­ra vez es­ta tec­no­lo­gía pa­ra edi­tar ge­nes de cé­lu­las hu­ma­nas en cul­ti­vo. Des­de en­ton­ces se ha em­plea­do en mul­ti­tud de or­ga­nis­mos pa­ra iden­ti­fi­car y mo­di­fi­car ge­nes con­cre­tos o co­rre­gir de­fec­tos ge­né­ti­cos.

En el 2014, el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts la usó pa­ra cu­rar a un ra­tón adul­to de una en­fer­me­dad he­pá­ti­ca de ori­gen ge­né­ti­co. Ese año na­cie­ron en Chi­na los pri­me­ros mo­nos con el genoma edi­ta­do. Y en el 2015 cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Guangz­hou edi­ta­ron el genoma de va­rios óvu­los hu­ma­nos fe­cun­da­dos pa­ra co­rre­gir una mu­ta­ción del gen de la he­mo­glo­bi­na que pro­du­ce la be­ta-ta­la­se­mia, una en­fer­me­dad de la san­gre que sue­le pro­vo­car la muer­te.

Pa­ra evi­tar pro­ble­mas éti­cos, los in­ves­ti­ga­do­res chi­nos uti­li­za­ron em­brio­nes que las clí­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da ha­bían desecha­do. Aun así, la po­lé­mi­ca es­ta­lló de in­me­dia­to y pro­vo­có que mu­chos paí­ses acor­da­sen una mo­ra­to­ria en el uso de la CRISPR pa­ra edi­tar los ge­nes de em­brio­nes hu­ma­nos, en es­pe­ra de que se desa­rro­lle una le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca.

APLI­CA­CIO­NES DE LA CRISPR

Pe­se a la mo­ra­to­ria, se es­pe­ra que en el 2016 vean la luz mul­ti­tud de nue­vos or­ga­nis­mos edi­ta­dos ge­né­ti­ca­men­te. Ya se han con­se­gui­do ove­jas y pe­rros de ra­za bea­gle su­per­mus­cu­la­dos, ca­bras con la­na ex­tra­lar­ga y cer­dos in­mu­nes a mu­chas en­fer­me­da­des co­mu­nes. Los pró­xi­mos en lle­gar se­rán los pe­rros y ga­tos hi­poa­ler­gé­ni­cos, las ter­ne­ras re­sis­ten­tes a la tu­bercu­losis y las aves de co­rral in­mu­nes a la gri­pe aviar.

El que es­tos se­res aban­do­nen los la­bo­ra­to­rios y con­quis­ten las gran­jas y tien­das de­pen­de­rá de las ins­ti­tu­cio­nes re­gu­la­do­ras de ca­da país. Las le­yes so­bre la co­mer­cia­li­za­ción de or­ga­nis­mos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te son bas­tan­te se­ve­ras, por lo que po­ner en el mer­ca­do es­te ti­po de se­res sue­le lle­var bas­tan­te tiem­po y cues­ta mu­chos cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros.

Pe­ro siem­pre hay so­lu­cio­nes por la vía rá­pi­da. Por ejem­plo, la edi­ción ge­né­ti­ca tam­bién pue­de uti­li­zar­se pa­ra mo­di­fi­car ge­nes que ya exis­ten. Sin ir más le­jos, la mu­ta­ción ca­paz de crear pe­rros de ra­za bea­gle más mus­cu­la­dos ya exis­te en de­ter­mi­na­das ra­zas de gal­go.

M. MORALEJO

La edi­ción ge­né­ti­ca pue­de uti­li­zar­se pa­ra apli­car la mu­ta­ción que ya exis­te en al­gu­nas ra­zas de gal­go pa­ra crear pe­rros de ra­za bea­gle más mus­cu­la­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.