So­bre re­sul­ta­dos y ca­mi­na­tas in­su­fi­cien­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

La ci­ta más fa­mo­sa de Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, el inigua­la­ble cuen­to de Le­wis Ca­rroll, co­rres­pon­de a una es­ce­na en la que nues­tra pro­ta­go­nis­ta se en­cuen­tra en el bos­que sin sa­ber qué di­rec­ción to­mar y, an­te un son­rien­te ga­to de Ches­hi­re, de­ci­de pre­gun­tar­le por el ca­mino que de­be se­guir. Como la ni­ña es in­ca­paz de con­cre­tar a dón­de quie­re lle­gar, ob­tie­ne del Ga­to una res­pues­ta ob­via, pe­ro que re­sul­ta an­to­ló­gi­ca: «Siem­pre lle­ga­rás a al­gu­na par­te, si ca­mi­nas lo su­fi­cien­te». ¡Ahí que­da eso! Su­ce­de que, en cir­cuns­tan­cias de lío po­lí­ti­co como las que vi­vi­mos, esa es­ce­na pue­de con­ver­tir­se en me­tá­fo­ra con mul­ti­tud de in­ter­pre­ta­cio­nes. Em­pe­zan­do por con­si­de­rar quié­nes sa­ben real­men­te a dón­de quie­ren lle­gar y quié­nes acep­tan que lo úni­co que desean es pa­sear, o sea lle­gar a cual­quier par­te. Tam­bién re­sul­ta su­ge­ren­te el pen­sar si im­por­ta o no el tiem­po que se ne­ce­si­ta pa­ra el via­je, la com­pa­ñía con la que se ha de ha­cer el re­co­rri­do, las mo­chi­las y de­más im­pe­di­men­ta...

Al ter­mi­nar con esos pun­tos, por al­go lla­ma­dos sus­pen­si­vos, se plan­tea al lec­tor una in­de­ter­mi­na­ción, pa­ra que al­go que­de en el ai­re, pen­dien­te, suspendido o suspenso. To­tal, que cae muy opor­tu­na aquí, da­do el ad­je­ti­vo que nos ocu­pa. Por­que todos esos ca­li­fi­ca­ti­vos es­tán re­la­cio­na­dos con la an­ti­gua si­tua­ción de fra­ca­so aca­dé­mi­co que lue­go co­men­zó a de­fi­nir­se como in­su­fi­cien­te. An­tes ha­bía asig­na­tu­ras pen­dien­tes, cur­sos sus­pen­di­dos y alum­nos sus­pen­sos. Es­ta úl­ti­ma ex­pre­sión era la más im­pac­tan­te, al enun­ciar en cla­ve per­so­nal una si­tua­ción que re­sul­ta­ba dolorosa: me sus­pen­die­ron. La iro­nía es que mu­chas ve­ces (ca­si siem­pre) el mo­ti­vo pa­ra ello era me­nor, in­clu­so po­día re­sul­tar anec­dó­ti­co his­tó­ri­ca­men­te, y la per­so­na sus­pen­di­da con­ti­nua­ba lue­go un ca­mino de éxi­to per­so­nal al mar­gen de aque­lla in­su­fi­cien­cia par­ti­cu­lar. Pien­so, por ejem­plo, en que el mis­mí­si­mo Al­bert Eins­tein sus­pen­dió, en 1895, su exa­men pa­ra en­trar en la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca de Zúrich. Como con­se­cuen­cia de ello, el po­bre se sin­tió muy mal. Tan­to que lle­gó a es­cri­bir en­ton­ces a su her­ma­na en una carta: «Real­men­te me hu­bie­ra si­do me­jor no ha­ber na­ci­do». Afor­tu­na­da­men­te, la vi­da de las per­so­nas no siem­pre se con­di­cio­na por los ve­re­dic­tos de los eva­lua­do­res aca­dé­mi­cos.

Qui­zás por ello es me­jor, pa­ra esas si­tua­cio­nes vin­cu­la­das a la en­se­ñan­za, el ca­li­fi­ca­ti­vo in­su­fi­cien­te, que es un tér­mino re­la­ti­vo, pues de­pen­de de la al­tu­ra del lis­tón es­ta­ble­ci­do y no se re­fie­re nun­ca a la per­so­na, sino al tra­ba­jo rea­li­za­do o ex­clu­si­va­men­te a los ren­di­mien­tos (co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, fa­cul­ta­des, ac­ti­tu­des...) de­mos­tra­dos en un exa­men o a lo lar­go de un pro­ce­so. El ob­te­ner un re­sul­ta­do in­su­fi­cien­te so­lo se con­si­de­ra prue­ba de no ha­ber lle­ga­do al ob­je­ti­vo pre­vis­to y tie­ne como con­se­cuen­cia la ne­ce­si­dad de se­guir ca­mi­nan­do, o bien de cam­biar de me­ta. De nue­vo re­sul­ta ten­ta­dor vol­ver a la me­tá­fo­ra en cla­ve po­lí­ti­ca, lo que nos per­mi­te par­tir de una si­tua­ción de ma­yo­rías in­su­fi­cien­tes (pa­ra go­ber­nar en au­to­pis­ta) y qui­zás ter­mi­nar dán­do­le la razón al ga­to de Ches­hi­re con aque­lla fra­se in­ge­nio­sa que tan­tas ve­ces han atri­bui­do (in­de­bi­da­men­te) a Grou­cho Marx: «Esos son mis prin­ci­pios; si no le gus­tan, ten­go otros».

Es­tá cla­ro que siem­pre po­de­mos cam­biar de me­tas y de ob­je­ti­vos, y así lle­ga­re­mos a al­gu­na par­te; pe­ro aun sin ha­cer­lo es con­ve­nien­te pen­sar si ha­bía­mos pues­to los re­cur­sos ade­cua­dos, por­que mu­chas ve­ces en ellos ra­di­ca el diag­nós­ti­co de in­su­fi­cien­cia. La re­la­ción de ci­tas nos da unos cuan­tos ejem­plos de ello. Es in­su­fi­cien­te la in­te­li­gen­cia pa­ra el fi­ló­so­fo Amiel, la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra el di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co Asi­mov, la vi­da pa­ra el ar­qui­tec­to Nie­me­yer, la me­mo­ria pa­ra el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Win­dows y el pa­trio­tis­mo pa­ra la gran en­fer­me­ra már­tir Edith Ca­vell. ¿De cuá­les de es­tas co­sas an­dan más ne­ce­si­ta­dos nues­tros po­lí­ti­cos? Sin du­da que po­de­mos ha­cer­les unas cuan­tas re­co­men­da­cio­nes.

Siem­pre lle­ga­rás a al­gu­na par­te, si ca­mi­nas lo su­fi­cien­te

CEA

¿Por aquí o por allá? La es­ce­na en la que Ali­cia se en­cuen­tra con el ga­to de Ches­hi­re y pre­ten­de de­ci­dir el rum­bo que de­be se­guir es una re­fe­ren­cia clá­si­ca pa­ra si­tua­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.