Los pro­ble­mas que acu­mu­la el agua por su efec­to lim­pia­dor

El agua se lle­va la su­cie­dad y la con­ta­mi­na­ción, pe­ro tam­bién la acu­mu­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Fran Ar­mes­to

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más so­bre­sa­lien­tes del agua es su ca­pa­ci­dad di­sol­ven­te. Por eso re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar­la en es­ta­do pu­ro, pues arras­tra y di­suel­ve con fa­ci­li­dad la ma­yor par­te de las sus­tan­cias que en­cuen­tra en los es­pa­cios por don­de dis­cu­rre. Gra­cias a es­ta pro­pie­dad los ríos trans­por­tan las sa­les del sue­lo has­ta el mar, y las aguas que se fil­tran en el sue­lo for­man las es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas den­tro de cue­vas sub­te­rrá­neas.

La con­tra­par­ti­da es que el agua tam­bién es el vehícu­lo que en for­ma de llu­via lim­pia el ai­re con­ta­mi­na­do de las ciu­da­des y arras­tra la su­cie­dad del sue­lo ha­cia los su­mi­de­ros. Tam­bién es el lí­qui­do que des­apa­re­ce por los desagües lle­ván­do­se de nues­tro ho­gar una gran can­ti­dad de re­si­duos. Es el ca­so de la ori­na con la que ex­cre­ta­mos los me­di­ca­men­tos que nos han qui­ta­do la fie­bre o el do­lor o los de­ter­gen­tes que he­mos em­plea­do en la la­va­do­ra. El problema es que esas sus­tan­cias que di­suel­ve no des­apa­re­cen, tan so­lo cam­bian de lu­gar.

ES­CA­SEZ Y NE­CE­SI­DAD

Cual­quier ser hu­mano ne­ce­si­ta be­ber dia­ria­men­te en­tre 1 y 2 li­tros de agua, así que tan só­lo po­dría so­por­tar unos po­cos días sin ella. Y, aunque pa­rez­ca que nues­tro pla­ne­ta tie­ne agua en abun­dan­cia, tan so­lo el 3 % es agua dul­ce (sub­te­rrá­nea, hie­los, ríos, et­cé­te­ra) y de esa can­ti­dad so­lo el 1 % se en­cuen­tra en es­ta­do lí­qui­do so­bre el sue­lo. Es­to sig­ni­fi­ca que, de ca­da 100 li­tros de agua que tie­ne nues­tro pla­ne­ta, so­lo unos 30 cen­tí­me­tros cú­bi­cos (la can­ti­dad que con­tie­ne un va­so) son úti­les pa­ra be­ber y pa­ra otros usos im­pres­cin­di­bles, como la lim­pie­za. El problema es que ca­da vez es­tá más con­ta­mi­na­da, pues la que­re­mos lim­pia pe­ro la desecha­mos su­cia y car­ga­da de con­ta­mi­nan­tes. Por eso una de las gran­des cri­sis que ten­dre­mos que re­sol­ver en un fu­tu­ro muy pró­xi­mo se­rá la fal­ta de agua po­ta­ble. Y la ne­ce­si­dad se agra­va, pues ac­tual­men­te la de­man­dan una gran can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des y pro­ce­sos in­dus­tria­les (sa­nea­mien­to, agri­cul­tu­ra, ganadería, in­dus­trias ali­men­ta­rias y far­ma­céu­ti­cas, et­cé­te­ra). En­tre ellas, una de las que más con­su­me es el tu­ris­mo (pis­ci­nas, ho­te­les, cam­pos de golf...). Se cal­cu­la que en mu­chos lu­ga­res los tu­ris­tas em­plean sie­te ve­ces más agua que los re­si­den­tes ha­bi­tua­les.

RE­SI­DUOS PE­LI­GRO­SOS

Las tres fuen­tes prin­ci­pa­les de con­ta­mi­na­ción de las aguas su­per­fi­cia­les son los re­si­duos ur­ba­nos, los in­dus­tria­les y los agrí­co­las (pla­gui­ci­das y abo­nos). Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la po­bla­ción hu­ma­na de los paí­ses en vías de desa­rro­llo vi­ve ex­pues­ta a es­ta con­ta­mi­na­ción y, por esa razón, es­tán su­frien­do gran can­ti­dad de do­len­cias y en­fer­me­da­des. Los ríos asiá­ti­cos, por ejem­plo, tie­nen tres ve­ces más bac­te­rias fe­ca­les y has­ta diez ve­ces más plo­mo que los del res­to del mundo. Así que preo­cu­par­se por con­ser­var la ca­li­dad de nues­tras aguas es la me­jor for­ma de in­ver­tir en la ca­li­dad de vi­da de nues­tro fu­tu­ro.

Las aguas re­si­dua­les ur­ba­nas acu­mu­lan una can­ti­dad muy ele­va­da de mi­croor­ga­nis­mos, al­gu­nos pa­tó­ge­nos, y una gran di­ver­si­dad de con­ta­mi­nan­tes, en­tre los que se in­clu­yen de­ter­gen­tes, me­di­ca­men­tos, am­bien­ta­do­res, acei­tes, cos­mé­ti­cos y otros pro­duc­tos do­més­ti­cos. En los úl­ti­mos años han co­bra­do pro­ta­go­nis­mo las sus­tan­cias lla­ma­das dis­rup­to­res en­do­cri­nos, por su ca­pa­ci­dad pa­ra al­te­rar los equi­li­brios hor­mo­na­les de los se­res vi­vos (ser hu­mano in­clui­do) y es­pe­cial­men­te la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­to­ra (pue­den pro­vo­car in­fer­ti­li­dad y cam­bio de se­xo). El cam­bio de se­xo, por ejem­plo, ya se ha ob­ser­va­do en pe­ces e in­ver­te­bra­dos que vi­ven pró­xi­mos a zo­nas don­de exis­ten ver­ti­dos de aguas re­si­dua­les. Y es­ta ex­po­si­ción es la cau­sa a la que mu­chos cul­pan de la ba­ja ca­li­dad de es­per­ma que po­seen los jó­ve­nes ac­tua­les.

En­tre los dis­rup­to­res en­do­cri­nos se en­cuen­tran pro­duc­tos tan di­ver­sos como pla­gui­ci­das, di­sol­ven­tes, cos­mé­ti­cos, de­ter­gen­tes y plás­ti­cos. La ac­ti­vi­dad in­dus­trial los uti­li­za y aña­de a los ma­te­ria­les con los que tra­ba­ja (la­tas, mo­que­tas, te­las, en­vol­to­rios, ma­de­ras, plás­ti­cos) pa­ra me­jo­rar sus pro­pie­da­des: unos re­tra­san la oxi­da­ción, otros im­pi­den el cre­ci­mien­to bac­te­riano, al­gu­nos com­pli­can que el ma­te­rial pue­da ar­der...

So­lo el uno por cien­to del agua dul­ce del pla­ne­ta se en­cuen­tra en es­ta­do lí­qui­do so­bre el sue­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.