En fe­bre­ro, los pla­ne­tas se ali­nean so­bre el cie­lo ga­lle­go

Los sie­te as­tros erran­tes des­cri­tos por los as­tró­no­mos de la An­ti­güe­dad po­drán ver­se ma­ña­na jun­tos en el cie­lo del amanecer

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Mar­cos Pé­rez

Jus­to cuan­do el cie­lo co­mien­za a cla­rear, ob­ser­van­do ha­cia el es­te, en un lu­gar con el ho­ri­zon­te des­pe­ja­do, po­dre­mos ver Mer­cu­rio, Ve­nus, la Lu­na, Sa­turno, Mar­te y Jú­pi­ter. Po­co más tar­de se uni­rá a ellos el Sol, com­ple­tan­do la lis­ta de los sie­te as­tros que se­gún los as­tró­no­mos de la An­ti­güe­dad se des­li­za­ban so­bre la bó­ve­da es­tre­lla­da. Los grie­gos los lla­ma­ron pla­ne­tas, tér­mino que po­de­mos tra­du­cir como erran­tes o va­ga­bun­dos. Si los fo­to­gra­fia­mos du­ran­te va­rios días o se­ma­nas po­dre­mos con­fir­mar que, efec­ti­va­men­te, se mue­ven unos res­pec­to a los otros y todos res­pec­to a las estrellas del fon­do. El fe­nó­meno se en­tien­de mu­cho me­jor si lo con­tem­pla­mos des­de la ver­ti­cal del sis­te­ma so­lar y re­cor­da­mos que todos los pla­ne­tas se en­cuen­tran prác­ti­ca­men­te en el mis­mo plano, más o me­nos como ocu­rre con los co­rre­do­res en una pis­ta de atle­tis­mo. Des­de es­ta pers­pec­ti­va po­de­mos ima­gi­nar có­mo en es­tas fe­chas el Sol, Mer­cu­rio, la Tie­rra, Mar­te, Ve­nus, Jú­pi­ter y Sa­turno se en­cuen­tran del mis­mo la­do de la pis­ta. Y por eso des­de la Tie­rra (uno de los co­rre­do­res) el res­to apa­re­cen agru­pa­dos.

La ali­nea­ción de todos los pla­ne­tas ob­ser­va­bles a sim­ple vis­ta en una re­gión del cie­lo da lu­gar a un es­pec­tácu­lo in­tere­san­te. Pe­ro la co­sa que­da ahí, por­que el acon­te­ci­mien­to no tie­ne el me­nor im­pac­to ni so­bre el pla­ne­ta ni so­bre los se­res que lo ha­bi­tan. Al fin y al ca­bo, la úni­ca in­fluen­cia me­di­ble que ejer­cen los pla­ne­tas es la de­bi­da a su atrac­ción gra­vi­ta­to­ria, y es­ta es tan dé­bil com­pa­ra­da con la que ejer­cen el Sol y la Lu­na que en la prác­ti­ca re­sul­ta des­pre­cia­ble. El mo­ti­vo es que, como des­cu­brió Isaac New­ton en el si­glo XVII, la atrac­ción gra­vi­ta­to­ria en­tre dos cuer­pos au­men­ta pro­por­cio­nal­men­te con sus ma­sas, pe­ro dis­mi­nu­ye con el cua­dra­do de la dis­tan­cia que los se­pa­ra. Es­to quie­re de­cir que, si au­men­ta­mos diez ve­ces la ma­sa de un pla­ne­ta, la fuer­za gra­vi­ta­to­ria que ejer­ce so­bre la Tie­rra se in­cre­men­ta­rá en la mis­ma pro­por­ción, pe­ro si lo si­tua­mos diez ve­ces más le­jos, la fuer­za se di­vi­di­rá en­tre cien. Es por ello por lo que, a pe­sar de que Jú­pi­ter tie­ne 26.000 ve­ces la ma­sa de la Lu­na, su fuer­za gra­vi­ta­to­ria so­bre la Tie­rra es del or­den de cien ve­ces me­nor. Así pues, en cues­tión de gra­ve­dad, la dis­tan­cia pe­sa mu­cho más que la ma­sa.

ÓSCAR BLAN­CO

La semana pa­sa­da al amanecer pu­die­ron ver­se los pla­ne­tas Mer­cu­rio, Ve­nus, Sa­turno y Mar­te ali­nea­dos so­bre el cie­lo de A Co­ru­ña

WWW.THEPLANETSTODAY.COM

La po­si­ción del Sol y los pla­ne­tas a co­mien­zos de fe­bre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.