La vi­da efí­me­ra del «Ti­ta­nic» es­pa­ñol

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

En la ma­dru­ga­da del do­min­go 5 de mar­zo de 1916, cuan­do a bor­do al­gu­nos pa­sa­je­ros to­da­vía con­ti­nua­ban ce­le­bran­do el co­mien­zo del car­na­val, el fla­man­te Prín­ci­pe de As­tu­rias, el ma­yor y más lu­jo­so tras­atlán­ti­co es­pa­ñol de la épo­ca, se hun­dió en me­nos de cin­co mi­nu­tos tras una bru­tal co­li­sión con­tra los arre­ci­fes de la cos­ta bra­si­le­ña en São Pau­lo. Aho­ra se cum­ple un si­glo de aque­lla tra­ge­dia. A bor­do iban (ofi­cial­men­te) 588 per­so­nas, y se sa­be que hu­bo 143 su­per­vi­vien­tes. Las du­das so­bre el nú­me­ro real de fa­lle­ci­dos na­cen de la sos­pe­cha de que en el bar­co via­ja­ban tam­bién de mo­do ile­gal un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de emi­gran­tes clan­des­ti­nos, que huían de la gue­rra en Eu­ro­pa. El bu­que, con me­nos de dos años de vi­da, ha­bía sa­li­do de Bar­ce­lo­na rum­bo a Bue­nos Ai­res en el que se­ría su sex­to y úl­ti­mo via­je trans­o­ceá­ni­co. Por su ca­rác­ter de «pa­la­cio flo­tan­te» y por ha­ber te­ni­do una exis­ten­cia efí­me­ra que tam­bién ter­mi­na­ba en nau­fra­gio, aquel bu­que fue apo­da­do el Ti­ta­nic es­pa­ñol.

En­tre los su­per­vi­vien­tes so­lo hu­bo seis mu­je­res, pe­ro una de ellas ha su­pe­ra­do la prue­ba del ol­vi­do ge­ne­ral y su nom­bre apa­re­ce con el ca­li­fi­ca­ti­vo de he­roí­na en los re­la­tos de la tra­ge­dia. Te­nía 26 años y se lla­ma­ba Ma­ri­na Vidal Cas­tro. La bru­tal co­li­sión la ha­bía sor­pren­di­do en el cuar­to de ba­ño, y no tu­vo tiem­po ni de pa­sar por su ca­ma­ro­te cuan­do se en­con­tró des­nu­da en­tre las olas. Era una ex­ce­len­te na­da­do­ra, y ayu­dó in­fa­ti­ga­ble a que nu­me­ro­sos náu­fra­gos pu­die­ran al­can­zar el úni­co bo­te sal­va­vi­das a flo­te, que ha­bía si­do arran­ca­do de los pes­can­tes por el mar. Se­gún su pro­pio tes­ti­mo­nio, le re­sul­tó des­ga­rra­dor ver im­po­ten­te du­ran­te sie­te ho­ras có­mo se hun­dían ex­te­nua­das mu­chas otras pa­sa­je­ras, al­gu­nas con sus hi­jos en bra­zos. Aque­lla jo­ven na­ci­da en Ma­rín era una de las pri­me­ras mu­je­res co­mer­cian­tes de Es­pa­ña y rea­li­za­ba el via­je pa­ra lle­var a su tien­da de Santos (Bra­sil) las úl­ti­mas no­ve­da­des en jo­yas y len­ce­ría. Tras el nau­fra­gio, Ma­ri­na Vidal re­gre­só a Ga­li­cia y se que­dó a vi­vir en Cha­pe­la (Re­don­de­la), don­de se de­di­có al cul­ti­vo de flo­res y ol­vi­dó las mo­das.

En ge­ne­ral y por de­fi­ni­ción, la mo­da es cam­bian­te y tem­po­ral, es efí­me­ra. Exi­ge a los co­mer­cian­tes que ofrez­can no­ve­da­des de tem­po­ra­da y fuer­za a la po­bla­ción a com­prar­las, sean es­tas en len­ce­ría, pren­das de ves­tir, cal­za­do o bien pro­duc­tos per­te­ne­cien­tes a ese am­plio con­jun­to de ob­je­tos po­ni­bles que de­sig­na­mos por com­ple­men­tos. Es la mo­da un me­ca­nis­mo so­cio­eco­nó­mi­co que fuer­za a com­prar o a ha­cer al­go, con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de cam­biar, pa­ra igua­lar­se du­ran­te un tiem­po con los de­más o pa­ra ex­hi­bir —con ma­yor o me­nor pro­vo­ca­ción— sig­nos de per­te­nen­cia a un gru­po. La mo­da ju­ve­nil en tiem­po de cri­sis ha­ce que, por ejem­plo, aho­ra al­gu­nos lle­ven los pan­ta­lo­nes caí­dos o ro­tos —in­tu­yo que qui­zás pron­to se­rán re­men­da­dos, lo que tie­ne unas po­si­bi­li­da­des de di­ver­si­dad es­té­ti­ca in­su­pe­ra­bles—, las ca­mi­sas ce­ñi­das o in­su­fi­cien­tes, los es­co­tes des­co­ca­dos, las ca­be­zas con pei­na­dos re­cor­ta­dos y el ros­tro con di­ver­sas per­fo­ra­cio­nes. Pe­ro las cri­sis tam­bién son efí­me­ras. Nun­ca cho­veu que non es­cam­pa­ra.

Por su par­te, la me­teo­ro­lo­gía al­ber­ga un com­ple­to ca­tá­lo­go de fe­nó­me­nos efí­me­ros, a ve­ces tan in­ten­sos como ven­da­va­les o tor­men­tas con sus re­lám­pa­gos, ra­yos y true­nos, y otras li­via­nos y pa­cí­fi­cos como un ar­co iris. Lo de la llu­via en Ga­li­cia, cai­ga miu­di­ña en or­va­llo o cai­gan chu­zos de pun­ta en agua­ce­ros, cha­pa­rro­nes, chu­bas­cos, di­lu­vios o gra­ni­za­das, que de to­do te­ne­mos, ya es ha­ri­na de otro cos­tal, y uno pon­dría en du­da, con in­de­pen­den­cia de lo que du­re, si es opor­tuno ca­li­fi­car de efí­me­ro al­go que te­ne­mos uno de ca­da tres días del año. Tal fre­cuen­cia su­po­ne que mu­chas ve­ces la llu­via no es bien­ve­ni­da, y de he­cho obli­ga a sus­pen­der do­lo­ro­sa­men­te fies­tas pa­tro­na­les e in­clu­so al­gu­na ce­le­bra­ción im­por­tan­te, como el so­lem­ne lan­za­mien­to del (siem­pre efí­me­ro) glo­bo de pa­pel con el que Be­tan­zos fes­te­ja a san Ro­que ca­da 16 de agos­to. El día des­pués, el ha­llaz­go de sus res­tos nos da tes­ti­mo­nio de có­mo han so­pla­do los vien­tos en aque­lla no­che. To­do pa­sa y to­do que­da.

Las ci­tas in­sis­ten en la abun­dan­cia de lo efí­me­ro, y no es de ex­tra­ñar. En sus Me­di­ta­cio­nes, allá por el año 170, el em­pe­ra­dor Marco Au­re­lio nos de­cía: «To­do es efí­me­ro: el re­cuer­do y el ob­je­to re­cor­da­do». Pues eso, car­pe diem.

La mo­da es efí­me­ra por­que tie­ne el cam­bio como ob­je­ti­vo

El tras­atlán­ti­co «Prín­ci­pe de As­tu­rias», cu­yo nau­fra­gio ha­ce un si­glo con­mo­cio­nó a la so­cie­dad es­pa­ño­la, aunque ha si­do ca­si ol­vi­da­do por la his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.