Su­pe­rar ba­rre­ras

20 claves pa­ra com­pren­der a un ni­ño con au­tis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - NEWS - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Iván es un ni­ño de 6 años de edad diag­nos­ti­ca­do de tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta que es­tá es­co­la­ri­za­do en un cen­tro pú­bli­co des­de que tie­ne 3 años. Tie­ne un pro­fe­sor de apo­yo a su la­do la ma­yor par­te del tiem­po y unos com­pa­ñe­ros de cla­se que lo quie­ren mu­cho, a pe­sar de que de vez en cuan­do se le da por ti­rar­les del pelo o por po­ner­se a chi­llar sin ve­nir a cuen­to. En­ton­ces se que­dan un po­co des­co­lo­ca­dos... Los pro­pios pro­fe­so­res tie­nen que ha­cer un es­fuer­zo por com­pren­der que esas con­duc­tas son pro­pias del tras­torno que pa­de­ce, aunque no siem­pre se­pan cuál es la me­jor for­ma de en­fren­tar­se a ellas. Pa­ra su fa­mi­lia, lle­gar al diag­nós­ti­co y asi­mi­lar­lo tam­po­co ha si­do un ca­mino de ro­sas. Pe­ro, como di­ce su ma­dre, «aho­ra al me­nos co­no­ce­mos sus ne­ce­si­da­des y sa­be­mos có­mo ayu­dar­lo».

Pe­ro ¿qué es el au­tis­mo? El úl­ti­mo ma­nual diag­nós­ti­co lo de­fi­ne como «tras­torno del neu­ro­de­sa­rro­llo ca­rac­te­ri­za­do por de­fi­cien­cias en la co­mu­ni­ca­ción e in­ter­ac­ción so­cial y pa­tro­nes res­tric­ti­vos y re­pe­ti­ti­vos de con­duc­ta». Así que me­jor acu­da­mos a los 20 prin­ci­pios de Ángel Ri­vié­re, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de tras­tor­nos y au­tor del si­guien­te tex­to: ¿Qué nos pe­di­ría un au­tis­ta si pu­die­ra ha­cer­lo?

1

Or­ga­ni­za mi mundo y fa­ci­lí­ta­me que an­ti­ci­pe lo que va a su­ce­der.

2 No te an­gus­ties con­mi­go, por­que me an­gus­tio. Res­pe­ta mi rit­mo. Lo nor­mal es que

avan­ce y me aca­be por desa­rro­llar­me ca­da vez más.

3 No me ha­bles de­ma­sia­do ni de­ma­sia­do de­pri­sa. No es la me­jor ma­ne­ra de re­la­cio­nar­te con­mi­go.

4 Haz­me sa­ber cuán­do he he­cho las co­sas bien. Cuan­do ten­go de­ma­sia­dos fa­llos me irri­to y me nie­go a ha­cer las co­sas. 5

Da­me or­den y eví­ta­me la sen­sa­ción de caos. 6Ayú­da­me

a en­ten­der lo que ten­go que ha­cer. A ve­ces no en­tien­do lo que me pi­des.

7 No me in­va­das ex­ce­si­va­men­te. A ve­ces los de­más sois de­ma­sia­do im­pre­vi­si­bles y rui­do­sos.

8 Lo que ha­go no es con­tra ti,

ten­lo cla­ro. Cuan­do ten­go una ra­bie­ta o me gol­peo, si des­tru­yo al­go o me mue­vo en exceso, no es­toy tra­tan­do de ha­cer­te da­ño.

9 Mi desa­rro­llo tie­ne su pro­pia ló­gi­ca, aunque no sea fá­cil de en­ten­der. Mu­chas de las con­duc­tas que lla­máis al­te­ra­das son for­mas de en­fren­tar­me el mundo des­de mi es­pe­cial for­ma de per­ci­bir. 10 Mi mundo no es com­ple­jo y ce­rra­do, sino sim­ple. Por ex­tra­ño que te pa­rez­ca, mi mundo es tan abier­to, tan sin ta­pu­jos ni men­ti­ras que por eso re­sul­ta tan di­fí­cil pe­ne­trar en él. No vi­vo en una for­ta­le­za va­cía, sino en una lla­nu­ra tan abier­ta que pue­de pa­re­cer inac­ce­si­ble.

11 No me pi­das siem­pre las mis­mas co­sas ni me exi­jas las mis­mas ru­ti­nas. El au­tis­ta soy yo, ¡no tú!

12 No so­lo soy au­tis­ta, tam­bién soy un ni­ño. Me gus­ta ju­gar y di­ver­tir­me, quie­ro a mis pa­dres y a las per­so­nas cer­ca­nas, me sien­to sa­tis­fe­cho cuan­do ha­go las co­sas bien. Es más lo que com­par­ti­mos que lo que nos se­pa­ra.

13 Me­re­ce la pe­na com­par­tir ex­pe­rien­cias con­mi­go. Pue­do dar­te tan­tas sa­tis­fac­cio­nes como otras per­so­nas, aunque no sean las mis­mas.

14 No me agre­das quí­mi­ca­men­te. Si te han di­cho que ten­go que to­mar una me­di­ca­ción, pro­cu­ra que sea re­vi­sa­da pe­rió­di­ca­men­te por el es­pe­cia­lis­ta.

15 Ni mis pa­dres ni yo te­ne­mos la cul­pa de lo que me pa­sa. Tam­po­co la tie­nen los pro­fe­sio­na­les que me ayu­dan.

16 No me pi­das cons­tan­te­men­te co­sas por en­ci­ma de lo que soy ca­paz de ha­cer.

Pe­ro pí­de­me lo que pue­do ha­cer

po­si­ble. pa­ra ser lo más au­tó­no­mo

17 Ne­ce­si­to es­ta­bi­li­dad y bie­nes­tar emo­cio­nal a mi al­re­de­dor pa­ra es­tar me­jor.

18 Ayú­da­me con na­tu­ra­li­dad y sin con­ver­tir­lo en una ob­se­sión. No te sien­tas como si lle­va­ras una pe­sa­da car­ga a tus es­pal­das.

19Acép­ta­me como soy. Sé op­ti­mis­ta sin ha­cer­te no­ve­las. Mi si­tua­ción nor­mal­men­te me­jo­ra, aunque por aho­ra no ten­ga cu­ra­ción.

20 Mi vi­da pue­de ser sa­tis­fac­to­ria si es sim­ple, or­de­na­da y tran­qui­la. Ser au­tis­ta es un mo­do de ser, aunque no sea el nor­mal. Mi vi­da pue­de ser tan fe­liz y sa­tis­fac­to­ria como la tu­ya. Tú y yo po­de­mos com­par­tir mu­chas ex­pe­rien­cias.

KIKO DEL­GA­DO

El Te­re­sa He­rre­ra de A Co­ru­ña pon­drá en mar­cha un pro­yec­to pio­ne­ro de te­ra­pia con pe­rros pa­ra unos 25 ni­ños, prin­ci­pal­men­te con au­tis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.