Los más in­te­li­gen­tes tam­bién ne­ce­si­tan ayu­da

Diez claves pa­ra com­pren­der a un ni­ño con al­tas ca­pa­ci­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - ORIENTACIÓN EDUCATIVA >> - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Adrián di­jo su pri­me­ra pa­la­bra con ocho me­ses. Al año co­rre­tea­ba por la ca­sa y con su de­di­to se­ña­la­ba los ob­je­tos pa­ra pre­gun­tar su nom­bre: «¿Eto? ¿Y eto?», y se mo­ría de ri­sa. A los 2 años co­no­cía to­dos los co­lo­res, los días de la se­ma­na y el abe­ce­da­rio. Con 3, se sa­bía los nom­bres de to­da su co­lec­ción de di­no­sau­rios, su gran pa­sión. La mis­ma se­ma­na que cum­plió 4 co­men­zó a leer y tam­bién a es­cri­bir, así de gol­pe, aun­que sus pa­dres no se ex­pli­ca­ban muy bien có­mo po­día ha­ber ocu­rri­do eso. Con 5 años te­nía cla­ro que el co­le­gio era un si­tio muy abu­rri­do y tris­te al que no le que­da­ba más re­me­dio que asis­tir 25 ho­ras a la se­ma­na. «¿Por qué, ma­má, hay que ir al co­le?», pre­gun­ta­ba una y otra vez. Su tu­to­ra se que­ja­ba de que co­lo­rea­ba fa­tal, te­nía muy ma­la le­tra y se mos­tra­ba muy im­pa­cien­te. Cuan­do lle­gó el bo­le­tín de no­tas de 1.º de pri­ma­ria apa­re­ció el pri­mer sus­pen­so: Len­gua Cas­te­lla­na. Con una ob­ser­va­ción de la pro­fe­so­ra: «Se ne­gó sis­te­má­ti­ca­men­te a tra­ba­jar en el au­la y a ha­cer las fi­chas, aun­que sé que si qui­sie­ra no ten­dría nin­gún pro­ble­ma». «¿Se­gu­ro que no lo tie­ne?», se pre­gun­tó su ma­dre.

El tér­mino al­tas ca­pa­ci­da­des (AACC) ha­ce re­fe­ren­cia a las ha­bi­li­da­des po­ten­cia­les ex­tra­or­di­na­rias que tie­ne un ni­ño en una o en va­rias áreas y que pue­den lle­gar a desa­rro­llar­se o no, de­pen­dien­do del con­tex­to fa­mi­liar y es­co­lar.

Aun­que hay di­ver­sos en­fo­ques, la teo­ría de los tres ani­llos de Ren­zu­lli es una de las más acep­ta­das. Es­ta de­fi­ne al ni­ño con al­tas ca­pa­ci­da­des co­mo aquel que po­see tres ras­gos fun­da­men­ta­les re­la­cio­na­dos:

A. Una ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual su­pe­rior a la me­dia, tan­to en ha­bi­li­da­des ge­ne­ra­les co­mo es­pe­cí­fi­cas.

B. Una al­ta de­di­ca­ción a la ta­rea (a la ho­ra de leer, re­sol­ver un pro­ble­ma...), lo que sig­ni­fi­ca per­se­ve­ran­cia, con­fian­za en uno mis­mo e im­pli­ca­ción. Si el ni­ño no es­tá mo­ti­va­do, es­te as­pec­to pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do.

C. Una al­ta crea­ti­vi­dad, lo que sig­ni­fi­ca ca­pa­ci­dad pa­ra res­pon­der con ori­gi­na­li­dad de pen­sa­mien­to, novedad, fle­xi­bi­li­dad y flui­dez.

No siem­pre es fá­cil re­co­no­cer­los, pe­ro des­de las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les se in­ci­de en la ne­ce­si­dad de dar a co­no­cer las claves pa­ra iden­ti­fi­car­los y ofre­cer­les las ayu­das que ne­ce­si­tan. Por ejem­plo, la Pla­ta­for­ma de Apo­yo a las Al­tas Ca­pa­ci­da­des ha di­fun­di­do el si­guien­te do­cu­men­to in­for­ma­ti­vo:

¿De­ma­sia­do in­te­li­gen­te pa­ra ser fe­liz? ¿Por qué su­fri­mos los me­no­res con al­tas ca­pa­ci­da­des?

1. De­bi­do a los es­te­reo­ti­pos, se tien­de a pen­sar que to­dos so­mos igua­les y que ac­tua­mos de la mis­ma ma­ne­ra. ¡Pe­ro no so­mos clo­nes!

2. A me­nu­do nos cues­ta en­con­trar ami­gos con los que com­par­tir nues­tros in­tere­ses. Y los ne­ce­si­ta­mos.

3. La re­la­ción con com­pa­ñe­ros de nues­tra edad es com­pli­ca­da. Po­de­mos ser víc­ti­mas de aco­so es­co­lar.

4. A ve­ces nos ca­mu­fla­mos (es­pe­cial­men­te las ni­ñas) pa­ra in­ten­tar in­te­grar­nos en cla­se. Pe­ro con esa ac­ti­tud nos en­ga­ña­mos a no­so­tros mis­mos y ade­más di­fi­cul­ta­mos nues­tra de­tec­ción.

5. Es ha­bi­tual que ten­ga­mos pro­ble­mas de adap­ta­ción, de com­por­ta­mien­to, de au­to­es­ti­ma o in­clu­so de­pre­sión. Mu­chas ve­ces nos en­ce­rra­mos en no­so­tros mis­mos y lo pa­sa­mos muy mal.

6. A la ma­yo­ría no nos de­tec­tan las AACC. Pe­ro si nos las re­co­no­cie­ran, nos com­pren­de­ría­mos y acep­ta­ría­mos mejor. Ade­más, nues­tras fa­mi­lias su­fri­rían me­nos.

7. Y una vez que nos de­tec­tan las AACC, mu­chas ve­ces no sa­ben qué ha­cer con no­so­tros o bien las me­di­das que se to­man no son las ade­cua­das, ya que en nues­tro país ape­nas hay mo­de­los efi­ca­ces de apo­yo a nues­tras ne­ce­si­da­des.

8. No to­dos pre­sen­ta­mos pro­ble­mas des­de el prin­ci­pio, pe­ro tam­bién re­que­ri­mos una aten­ción tem­pra­na in­di­vi­dua­li­za­da pa­ra po­der desa­rro­llar nues­tras ca­pa­ci­da­des al má­xi­mo.

9. Tan­to la LOE co­mo la Lomce nos con­si­de­ran alum­nos con ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca de apo­yo edu­ca­ti­vo, por tan­to las pro­pias le­yes nos otor­gan el de­re­cho a me­di­das con­cre­tas pa­ra nues­tra aten­ción.

10. Hay de­ma­sia­dos tó­pi­cos so­bre no­so­tros que ge­ne­ran sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos a nues­tro al­re­de­dor (in­com­pren­sión, en­vi­dia, mo­fa...). Pe­ro con un po­co de ayu­da y com­pren­sión... po­de­mos su­pe­rar to­dos nues­tros pro­ble­mas.

SETH STOLL

El tér­mino al­tas ca­pa­ci­da­des se re­fie­re a ha­bi­li­da­des po­ten­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.