Era del año la es­ta­ción flo­ri­da…

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

a es­ta­mos en pri­ma­ve­ra. Que­da di­cho, pe­ro es pro­sai­co. Na­da co­mo las pa­la­bras con que Luis de Gón­go­ra co­mien­za su So­le­dad pri­me­ra: «Era del año la es­ta­ción flo­ri­da en que el men­ti­do ro­ba­dor de Eu­ro­pa (me­dia lu­na las ar­mas de su fren­te y el sol to­dos los ra­yos de su pe­lo), lu­cien­te ho­nor del cie­lo, en cam­pos de za­fi­ro pa­ce es­tre­llas». No pue­de ne­gar­se que el poe­ta cor­do­bés usa­ba ver­bo florido pa­ra co­men­zar así su so­fis­ti­ca­do poe­ma. Con esas eru­di­tas frases, Gón­go­ra de­fi­ne la pri­ma­ve­ra no so­la­men­te en cla­ve bo­tá­ni­ca y fe­no­ló­gi­ca, sino tam­bién as­tro­nó­mi­ca, pues el dis­cu­rrir del año se co­rres­pon­de con un cam­bio de las cons­te­la­cio­nes que gi­ran en el cie­lo a lo lar­go de la no­che. Va­ya­mos con el poe­ma.

Esa flo­ri­tu­ra ba­rro­ca se ba­sa en un mi­to de la Gre­cia clá­si­ca; en con­cre­to, en la le­yen­da del rap­to de la jo­ven y her­mo­sa Eu­ro­pa por par­te del mis­mí­si­mo Zeus, enamo­ra­do y dis­fra­za­do de to­ro blan­co. El nom­bre de la chi­ca, que he­mos he­re­da­do pa­ra nues­tro con­ti­nen­te, es­tá ya en la Ilía­da (si­glo VIII an­tes de Cris­to) y se vin­cu­la eti­mo­ló­gi­ca­men­te a una men­te abier­ta e in­te­li­gen­te, así co­mo a la am­pli­tud de mi­ras. El ca­so es que ella es­ta­ba re­co­gien­do flo­res cer­ca de una pla­ya y, cuan­do te­nía a la vis­ta el re­ba­ño de su pa­dre, le lla­mó la aten­ción aquel to­ro blan­co; al com­pro­bar que lue­go se le mos­tra­ba tan man­so a las ca­ri­cias, op­tó por sen­tar­se so­bre él y fue en­ton­ces cuan­do Zeus apro­ve­chó pa­ra lle­vár­se­la en el lomo has­ta la ori­lla del mar; lue­go si­guió na­dan­do has­ta la is­la de Creta, don­de des­ve­la el en­ga­ño y la be­lla Eu­ro­pa se con­vir­tió en la pri­me­ra rei­na de la is­la. El mi­to se hu­bie­ra que­da­do ahí si no fue­ra por­que más tar­de Zeus re­ma­tó la fae­na re­crean­do en el cie­lo la fi­gu­ra del to­ro blan­co, en la cons­te­la­ción de Tauro. La ro­ji­za es­tre­lla Al­de­ba­rán es el ojo de­re­cho del ani­mal, no muy le­jos de las Plé­ya­des.

Pues bien, Gón­go­ra sa­bía que en la mi­tad de la pri­ma­ve­ra el sol es­tá en­tre las es­tre­llas de Tauro (de ahí lo de «me­dia lu­na las ar­mas de su fren­te y el sol to­dos los ra­yos de su pe­lo»). En la ma­dru­ga­da, an­tes de que el as­tro rey apa­rez­ca de esa gui­sa por el ho­ri­zon­te del es­te, to­da­vía se ven es­tre­llas en un cie­lo os­cu­ro que co­mien­za a ser azul, pe­ro don­de van des­apa­re­cien­do al im­po­ner­se la luz so­lar. En cla­ve poé­ti­ca ima­gi­na­mos que es el to­ro quien «en cam­pos de za­fi­ro pa­ce es­tre­llas». Pa­ra la astrología, el Sol es­tá en Tauro en­tre el 21 de abril y el 20 de ma­yo, pe­ro hoy sa­be­mos que de­bi­do a la pre­ce­sión de los equi­noc­cios aho­ra no ocu­pa esa cons­te­la­ción has­ta me­dia­dos de ma­yo, con lo cual, di­go yo, quien en es­tos días de abril se co­me las es­tre­llas al ama­ne­cer es el car­ne­ro de Aries.

Lo cual me vie­ne muy bien pa­ra ima­gi­nar al ovino pa­cien­do las mar­ga­ri­tas de la ilus­tra­ción prin­ci­pal, cual es­tre­llas en cam­pos de es­me­ral­da, co­sa que no po­dría su­ce­der con el to­ro, pues pa­re­ce que a los va­cu­nos no les gus­tan esas flo­res. Sus ra­zo­nes ten­drán. En cual­quier ca­so, las mar­ga­ri­tas pa­re­cen es­tre­llas y no en vano per­te­ne­cen a la fa­mi­lia de las as­te­rá­ceas, que to­ma su nom­bre de la for­ma de su flor es­tre­lla­da. En dis­tin- tas es­pe­cies, con nom­bres que lle­van ex­plí­ci­ta su be­lle­za, co­mo Be­llis pe­ren­nis, Be­llis syl­ves­tris o Be­llis an­nua, son pro­ta­go­nis­tas de nues­tros pra­dos y, al mar­gen de su in­ne­ga­ble va­lor or­na­men­tal, mu­chos las he­mos uti­li­za­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes o pa­ra pre­gun­tar si nos quie­ren, por el ra­di­cal pro­ce­di­mien­to del sí, no, sí, no... gra­cias a que tie­nen un nú­me­ro de lí­gu­las blan­cas di­fí­cil de cal­cu­lar a pri­me­ra vis­ta.

Un ami­go bo­tá­ni­co me apun­ta que la mí­ni­ma y sen­ci­lla mar­ga­ri­ta no es una flor, sino to­do un con­jun­to de flo­res. Esa fa­mi­lia, tam­bién lla­ma­da de las com­pues­tas, tie­ne unas in­flo­res­cen­cias con mul­ti­tud de flo­re­ci­llas api­ña­das, en su ca­so la ma­yor par­te ama­ri­llas, en el cen­tro y al­gu­nas con una len­güe­ta blan­ca ha­cia el ex­te­rior, for­man­do un con­jun­to en for­ma de as­tro. Es es­te un ca­pí­tu­lo florido. En re­su­men, co­mo de­cía don An­to­nio Ma­cha­do, que no era na­da ba­rro­co: «La pri­ma­ve­ra ha ve­ni­do, nadie sa­be có­mo ha si­do».

La sen­ci­lla mar­ga­ri­ta no es una flor, sino un con­jun­to de flo­res

A co­mien­zos de abril, el cés­ped se pre­sen­ta florido, con una mag­ní­fi­ca ex­plo­sión de mar­ga­ri­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.