Puer­to Ri­co y el úl­ti­mo Con­gre­so In­ter­na­cio­nal del Es­pa­ñol

El país an­ti­llano aco­gió el sép­ti­mo Con­gre­so In­ter­na­cio­nal del Es­pa­ñol

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Car­los Ocam­po

Un Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de la Len­gua Es­pa­ño­la es to­do un acon­te­ci­mien­to. No so­lo por­que reúne a re­pre­sen­tan­tes de 22 na­cio­nes ba­jo el pa­ra­guas de una len­gua ma­ter­na com­par­ti­da por ca­si 470 mi­llo­nes de ha­blan­tes (lo que la con­vier­te en la se­gun­da del mun­do, por de­trás del chino), sino por el nú­me­ro de usua­rios po­ten­cia­les del es­pa­ñol (na­ti­vos, a los que se su­man quie­nes tie­nen una com­pe­ten­cia li­mi­ta­da y quie­nes lo es­tu­dian como len­gua ex­tran­je­ra), ca­si 559 mi­llo­nes. Y por su fu­tu­ro: el 6,7% de la po­bla­ción mun­dial es his­pa­noha­blan­te, pe­ro se pre­vé que en el 2030 sean el 7,5 % y que den­tro de tres ge­ne­ra­cio­nes lle­gue al 10 %. Unos nú­me­ros que, ade­más de ha­cer­nos sen­tir par­te de una gran co­mu­ni­dad, tie­nen un in­du­da­ble in­te­rés eco­nó­mi­co.

Las aca­de­mias de la len­gua de 22 paí­ses, que es­tán or­ga­ni­za­das en la Aso­cia­ción de Aca­de­mias de la Len­gua Es­pa­ño­la (Asale), van ya por el sép­ti­mo con­gre­so in­ter­na­cio­nal, que se ce­le­bra ca­da tres años. El pri­me­ro fue el de Za­ca­te­cas (Mé­xi­co, 1997). Va­lla­do­lid (Es­pa­ña, 2001), Ro­sa­rio (Ar­gen­ti­na, 2004), Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia, 2007), Val­pa­raí­so (Chi­le, 2010, que a cau­sa del te­rre­mo­to que azo­tó al país fue vir­tual) y Pa­na­má (2013) pre­ce­die­ron a Puer­to Ri­co. El pró­xi­mo pro­ba­ble­men­te sea en la Cór­do­ba ar­gen­ti­na, que ya pre­sen­tó ofi­cial­men­te al Ins­ti­tu­to Cer­van­tes y a la Asale su can­di­da­tu­ra, y con­ta­rá con al me­nos un miem­bro más, ya que la in­cor­po­ra­ción de la Aca­de­mia Ecua­to­gui­nea­na fue acor­da­da jus­to al día si­guien­te de ce­rrar­se el con­gre­so.

UNA CI­TA ES­PE­CIAL

El úl­ti­mo, el sép­ti­mo, se­ría un con­gre­so es­pe­cial, pa­ra un año es­pe­cial: el del cuar­to cen­te­na­rio de la muer­te de Cer­van­tes. Se ce­le­bró los pa­sa­dos 17 y 18 de mar­zo en Puer­to Ri­co, un lu­gar, si no es­pe­cial, sin du­da pe­cu­liar por lo que res­pec­ta a la si­tua­ción del es­pa­ñol. La pe­que­ña is­la an­ti­lla­na (es tres ve­ces me­nor que Ga­li­cia) fue una prós­pe­ra co­lo­nia es­pa­ño­la des­de que la des­cu­brió Cris­tó­bal Co­lón (1493) has­ta 1897, en que ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te pa­só a ser una pro­vin­cia au­tó­no­ma. Un año más tar­de (1898) es­ta­lló la gue­rra de Es­pa­ña con­tra Es­ta­dos Uni­dos y, en di­ciem­bre, por el Tra­ta­do de Pa­rís Puer­to Ri­co fue ce­di­do a los nor­te­ame­ri­ca­nos. Al co­men­zar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la Ley Jo­nes otor­gó la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se a los puer­to­rri­que­ños en mar­zo del 1917, un re­fle­jo de la im­por­tan­cia geo­po­lí­ti­ca de la is­la ca­ri­be­ña pa­ra Was­hing­ton. En 1952, el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se apro­bó la Cons­ti­tu­ción es­ta­tal pro­pia de Puer­to Ri­co, que lo con­ver­tía en el es­ta­do li­bre aso­cia­do que to­da­vía es hoy.

En sus ca­si 120 años de de­pen­den­cia po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos la ba­ta­lla lin­güís­ti­ca es un fiel re­fle­jo de una lu­cha por la au­to­no­mía en que los puer­to­rri­que­ños no han ce­ja­do. Por eso, las alu­sio­nes a Puer­to Ri­co como te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se por par­te de au­to­ri­da­des es­pa­ño­las han si­do mal re­ci­bi­das. Pri­me­ro fue Víc­tor Gar­cía de la Con­cha, ex­di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la y ac­tual di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, quien le­van­tó am­po­llas al alu­dir a que es­te era el pri­mer con­gre­so de la len­gua que no se ce­le­bra­ba en His­pa­noa­mé­ri­ca. El rey Fe­li­pe VI di­jo en el dis­cur­so inau­gu­ral ale­grar­se de re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos. Es pro­ba­ble que en el áni­mo de am­bos es­tu­vie­ra el de­seo de reivin­di­car la pu­jan­za del es­pa­ñol, ca­paz in­clu­so de des­pla­zar al mis­mí­si­mo in­glés; o sua­vi­zar la no con­fir­ma­da sos­pe­cha de que la Ca­sa Blan­ca no le gus­ta­ra ni po­co que el con­gre­so tu­vie­ra lu­gar en Puer­to Ri­co.

Pa­ra una na­ción que lle­va más de cien años reivin­di­can­do su iden­ti­dad his­pa­na fue una do­ble afren­ta a la que el escritor Eduardo La­lo re­pli­có do­li­do al día si­guien­te con pa­la­bras tan du­ras como ca­li­fi­car de «bar­ba­rie in­ce­san­te de los reyes es­pa­ño­les» las pa­la­bras del rey; y que el di­rec­tor de la Aca­de­mia Puer­to­rri­que­ña de la Len­gua, José Luis Ve­ga, tra­tó de re­pa­rar en la clau­su­ra con al­go más de di­plo­ma­cia, al mos­trar su ale­gría por que Puer­to Ri­co ha­ya or­ga­ni­za­do «el pri­mer con­gre­so de la len­gua es­pa­ño­la que se ce­le­bra en un país an­ti­llano». Y es que pa­ra la ma­yo­ría de los puer­to­rri­que­ños Es­ta­dos Uni­dos es po­ten­cia ava­sa­lla­do­ra con­tra la que lu­cha, so­bre to­do, con su iden­ti­dad lin­güís­ti­ca, con el es­pa­ñol, que es la len­gua pre­do­mi­nan­te tan­to en la en­se­ñan­za como en la vi­da co­ti­dia­na.

AN­DREW BROWN

Un ejem­plo de la in­fluen­cia de EE.UU. y la re­sis­ten­cia en Puer­to Ri­co la ve­mos en la ro­tu­la­ción en in­glés y es­pa­ñol de es­te bus es­co­lar re­con­ver­ti­do

MAR­TIN VARSAVSKY

Cas­ti­llo de San Fe­li­pe del Mo­rro, en San Juan de Puer­to Ri­co. La ban­de­ra de EE.UU. con­vi­ve con la puer­to­rri­que­ña y el as­pa de Bor­go­ña, ban­de­ra mi­li­tar de la era co­lo­nial es­pa­ño­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.