El in­ge­nio­so Mi­guel de Cer­van­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Moncho Nú­ñez Cen­te­lla

Por qué Cer­van­tes ca­li­fi­ca a don Qui­jo­te de in­ge­nio­so? Re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ima­gi­nar la can­ti­dad de epí­te­tos que don Mi­guel po­día ha­ber es­co­gi­do pa­ra el hi­dal­go a la ho­ra de ti­tu­lar su no­ve­la. En la for­zo­sa con­sul­ta a los li­bros de ca­ba­lle­rías ve­mos que es­tos no se an­da­ban con chi­qui­tas pon­de­ran­do a sus hé­roes: el vir­tuo­so caballero Ama­dís de Gau­la, el fa­mo­so y muy es­for­za­do caballero Pal­me­rín de Oli­via, el ge­ne­ro­so e va­lien­te caballero el ca­pi­tán Juan de Mer­lo. En con­so­nan­cia, Cer­van­tes pro­di­ga en el tex­to calificativos lau­da­to­rios pa­ra su caballero, en­tre los que son más fre­cuen­tes tres: va­le­ro­so, fa­mo­so y va­lien­te. Pre­ci­sa­men­te esos eran tam­bién los adjetivos más usa­dos en las no­ve­las de ca­ba­lle­rías que Cer­van­tes que­ría ri­di­cu­li­zar.

Tras esas cua­li­da­des, cu­ya men­ción pa­re­cía obli­ga­da, se reite­ra —en quin­ce ocasiones en la pri­me­ra par­te de la no­ve­la— que don Qui­jo­te es bueno. Es ver­dad. En de­fi­ni­ti­va es un po­bre hi­dal­go man­che­go que se tras­tor­na por leer li­bros de ca­ba­lle­rías, y aca­ba por creer­se caballero an­dan­te. Aun­que tras­tor­na­do, don Qui­jo­te es un buen hom­bre; sus ba­ta­llas, que siem­pre re­sul­tan mal, bus­can me­jo­rar un mun­do que no le gus­ta. San­cho, que lo co­no­ce bien, di­ce en la se­gun­da par­te: «Era un po­bre caballero en­can­ta­do, que no ha­bía he­cho mal a na­die en to­dos los días de su vi­da». Por su­pues­to que en la no­ve­la apa­re­cen tam­bién mu­chos otros atri­bu­tos. En al­gu­na oca­sión, el hi­dal­go se ex­pla­ya: «De mí sé de­cir que des­pués que soy caballero an­dan­te soy va­lien­te, co­me­di­do, li­be­ral, bien cria­do, ge­ne­ro­so, cor­tés, atre­vi­do, blan­do, pa­cien­te, su­fri­dor de tra­ba­jos, de pri­sio­nes, de en­can­tos». To­do un cu­rri­cu­lum vi­tae que con­si­de­rar. Por otra par­te, sus re­fe­ren­cias no des­me­re­cen, pues cuan­do en la se­gun­da par­te es San­cho quien ha­bla so­bre su amo, lo ha­ce así: «El ver­da­de­ro don Qui­jo­te de la Man­cha, el fa­mo­so, el va­lien­te y el dis­cre­to, el enamo­ra­do, el des­fa­ce­dor de agra­vios, el tu­tor de pu­pi­los y huér­fa­nos, el amparo de las viu­das, el ma­ta­dor de las don­ce­llas, el que tie­ne por úni­ca se­ño­ra a la sin par Dul­ci­nea del To­bo­so, es es­te se­ñor que es­tá pre­sen­te, que es mi amo».

Lo di­cho, ¿en­ton­ces, por qué anun­ciar lo de in­ge­nio­so? Pue­de sor­pren­der que ese ca­li­fi­ca­ti­vo no apa­rez­ca lue­go en to­do el tex­to de la pri­me­ra par­te de la no­ve­la; úni­ca­men­te lo ve­mos en el tí- tu­lo y en los epí­gra­fes; y en la se­gun­da fi­gu­ra so­lo dos ve­ces. Como cu­rio­si­dad, cons­ta­ta­mos que al ti­tu­lar esa se­gun­da par­te, aun­que Cer­van­tes cam­bia la pa­la­bra hi­dal­go por caballero, se man­tie­ne el epí­te­to in­ge­nio­so. Pa­re­ce ser que lo creía im­pres­cin­di­ble. El tér­mino ha­ce re­fe­ren­cia eti­mo­ló­gi­ca a cua­li­da­des in­na­tas (in-ge­nio: ge­ne­ra­das den­tro) e im­pli­ca una ca­pa­ci­dad na­tu­ral de en­ten­der, de pers­pi­ca­cia, in­te­li­gen­cia, ta­len­to y cla­ri­vi­den­cia. Un in­ge­nio­so tie­ne for­zo­sa­men­te que ima­gi­nar, y don Qui­jo­te lo ha­cía sin ce­sar, por­que Cer­van­tes ima­gi­na­ba pa­ra él. Al­gún es­tu­dio­so ha su­ge­ri­do que la mis­ma trans­for­ma­ción del hi­dal­go —el tras­torno de Alon­so Qui­jano— es en sí una ma­ni­fes­ta­ción de su in­ge­nio; ser in­ge­nio­so sig­ni­fi­ca­ría en­ton­ces es­tar do­ta­do de un an­sia ca­paz de cam­biar­le, dán­do­le una ima­gi­na­ción ex­tra­or­di­na­ria, pro­pia de un de­men­te. No es ma­la com­pa­ñía ver al in­ge­nio­so hi­dal­go en­tre tan­tos otros per­so­na­jes his­tó­ri­cos que son ge­nios con al­gún ti­po de he­te­ro­do­xia men­tal, con men­tes ma­ra­vi­llo­sas que en­ri­que­cie­ron nues­tra cul­tu­ra, como Vin­cent van Gogh, John For­bes Nash, Vir­gi­nia Woolf, Frie­drich Nietzsche, Paul Gau­guin, Jean-Jac­ques Rous­seau, Lord By­ron, Ed­gar Allan Poe, Ed­vard Munch, León Tols­tói, Er­nest He­ming­way, Ro­bert Schu­mann, Jo­nat­han Swift, Ser­guéi Rach­ma­ni­nov, Sal­va­dor Da­lí, Piotr Ilich Chai­kovs­ki, Franz Kaf­ka… y tan­tos otros.

Así son las co­sas. Ni va­lien­te, ni fa­mo­so, ni va­le­ro­so, ni vir­tuo­so, ni tam­po­co bueno y ge­ne­ro­so. Cer­van­tes qui­so ti­tu­lar pre­ci­sa­men­te con un ca­li­fi­ca­ti­vo que no le ha­bía de­di­ca­do en el tex­to. Qui­zás lo hi­zo con iro­nía, pues los lo­cos son for­zo­sa­men­te in­ge­nio­sos, y así ya a prio­ri es­ta­ba dan­do cla­ves so­bre la con­di­ción sin­gu­lar de su pro­ta­go­nis­ta y el ca­rác­ter crí­ti­co de su no­ve­la. Por cier­to, la me­jor de to­dos los tiem­pos. Muy in­ge­nio­so es­te don Mi­guel, que tan­to ima­gi­nó; por al­go lo lla­man prín­ci­pe de los in­ge­nios.

En la no­ve­la, don Qui­jo­te es ca­li­fi­ca­do con más fre­cuen­cia como va­le­ro­so, fa­mo­so, va­lien­te y bueno

Su­pues­to re­tra­to de Cer­van­tes, atri­bui­do a Juan de Jáu­re­gui (1583-1641)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.