Tra­ba­ja­do­res en pri­me­ra lí­nea

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Moncho Nú­ñez Cen­te­lla

El óleo del pin­tor Giu­sep­pe Pe­lliz­za cons­ti­tu­ye un icono del si­glo XX. Es una ima­gen que ha si­do po­pu­la­ri­za­da gra­cias al im­pre­sio­nan­te zum en los cré­di­tos de la pe­lí­cu­la No­ve­cen­to, de Ber­nar­do Ber­to­luc­ci, y cons­ti­tu­ye to­do un sím­bo­lo de la lu­cha que los obre­ros li­bra­ron pa­ra al­can­zar sus de­re­chos. En la es­ce­na lla­man la aten­ción los tres tra­ba­ja­do­res —dos hom­bres y una mu­jer des­cal­za con un ni­ño en bra­zos— que en­ca­be­zan la ma­ni­fes­ta­ción. Van en pri­me­ra lí­nea, lo que les otor­ga in­du­da­ble pro­ta­go­nis­mo, pe­ro tam­bién es al­go que con­lle­va ries­gos, aun­que no se per­ci­ba en su an­dar, len­to y se­gu­ro. To­da pri­me­ra lí­nea pue­de ser de pe­li­gro en mo­men­tos agi­ta­dos, y no di­ga­mos ya en com­ba­te; lo tie­ne pa­ra el per­so­nal sa­ni­ta­rio que tra­ta a pa­cien­tes de gra­ves en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, tam­bién pa­ra los fo­tó­gra­fos de pren­sa en con­flic­tos bé­li­cos o sim­ple­men­te pa­ra los in­ge­nuos afi­cio­na­dos que quie­ren ha­cer fo­tos del olea­je un día de tem­po­ral. Es­tá cla­ro. Más de un si­glo des­pués, ve­mos que la ima­gen de nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes ha cam­bia­do y quie­nes fi­gu­ran en pri­me­ra fi­la (los que lle­van la pan­car­ta pa­no­rá­mi­ca) siem­pre son más de tres, van mu­cho me­nos hol­ga­dos y lle­gan a apre­tar­se co­do con co­do, pa­ra dar ima­gen de uni­dad y, aca­so tam­bién, pa­ra sa­lir en la fo­to.

El Día In­ter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res (o Pri­me­ro de Mayo) si­gue sien­do una jor­na­da fes­ti­va en to­da Eu­ro­pa, en la que se pre­ten­de re­pen­sar el pa­pel so­cial de los asa­la­ria­dos y se­guir reivin­di­can­do sus de­re­chos. El mo­ti­vo de es­ta ce­le­bra­ción se re­mon­ta a su­ce­sos ocu­rri­dos en Chica­go en el año 1886, en los co­mien­zos de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, y el de­to­nan­te con­cre­to sur­gió en unas fe­chas his­tó­ri­cas en la lu­cha de los tra­ba­ja­do­res por la jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras. Cu­rio­sa­men­te, Es­pa­ña fue lue­go el pri­mer país en apro­bar­la ofi­cial­men­te, pues lo hi­zo por de­cre­to en 1919, tras una huel­ga ge­ne­ral en Bar­ce­lo­na. A lo lar­go del pa­sa­do si­glo se fue con­so­li­dan­do esa jor­na­da la­bo­ral en to­da Eu­ro­pa, así como la mis­ma ce­le­bra­ción del Pri­me­ro de Mayo, de­di­ca­do a re­cor­dar las reivin­di­ca­cio­nes de la cla­se obre­ra y la ne­ce­si­dad de unión pa­ra ga­nar ba­ta­llas a los po­de­res.

Sin ol­vi­dar es­ta sin­gu­lar ce­le­bra­ción, to­dos los pri­me­ros de mes tie­nen —aun­que la­men­ta­ble­men­te no sea así pa­ra to­das las fa­mi­lias— sus hu­mil­des sa­tis­fac­cio­nes. Son las que da el in­gre­so de la nó­mi­na, el suel­do, la pen­sión, el sa­la­rio o el sub­si­dio. Cu­rio­so aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des, don­de ca­da pa­la­bra tie­ne su his­to­ria. Sa­la­rio ha­ce re­fe­ren­cia al pa­go en sal que re­ci­bían los miem­bros de la mi­li­cia ro­ma­na. Eso cam­bió más tar­de y cuan­do en la Edad Me­dia los mi­li­ta­res co­men­za­ron a re­ci­bir sus re­tri­bu­cio­nes en reales o so­les se con­vir­tie­ron en sol­da­dos, cu­yo suel­do im­pli­ca­ba re­gu­la­ri­dad. Fue pre­ci­sa­men­te en­ton­ces cuan­do los tra­ba­ja­do­res ci­vi­les pa­sa­ron a lla­mar­se asa­la­ria­dos, sien­do el sa­la­rio sim­ple­men­te el pre­cio que se pa­ga por el tra­ba­jo. Por otra par­te, en una em­pre­sa, los da­tos de los tra­ba­ja­do­res que han de per­ci­bir los ha­be­res —con el co­rres­pon­dien­te detalle de da­tos fis­ca­les— pa­san a for­mar par­te de una re­la­ción no­mi­nal. Por ello se di­ce es­tar en nó­mi­na y esa pa­la­bra ha pa­sa­do tam­bién a de­sig­nar la re­mu­ne­ra­ción en sí. Los pa­gos es­pe­cí­fi­cos que (to­da­vía) rea­li­za la se­gu­ri­dad so­cial, sea por ra­zón de ju­bi­la­ción, viu­de­dad, or­fan­dad o in­ca­pa­ci­dad, son los que se lla­ma pen­sio­nes y, por fin, sub­si­dio vie­ne del la­tín sub si­dium, que sig­ni­fi­ca apo­yo, sos­tén o re­fuer­zo .

El pri­mer tra­ba­jo de una per­so­na sue­le ser —como el pri­mer amor— inol­vi­da­ble. Al­gu­nos de nues­tros con­tem­po­rá­neos po­drían ser re­fe­ren­cia pa­ra mos­trar ca­mi­nos de éxi­to des­de un pri­mer pel­da­ño: el pri­mer tra­ba­jo de Jef­frey Be­zos (CEO de Ama­zon) fue de co­ci­ne­ro en McDo­nald’s, mien­tras que Jan Koum (crea­dor de What­sApp) em­pe­zó lim­pian­do pi­sos, Bill Ga­tes hi­zo de pro­gra­ma­dor, Aman­cio Or­te­ga hu­bo de re­par­tir ca­mi­sas y el in­ver­sor Wa­rren Buf­fett em­pe­zó dis­tri­bu­yen­do pe­rió­di­cos. El pri­mer tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do de Ba­rack Oba­ma fue ir dis­fra­za­do de he­la­do gi­gan­te, como mas­co­ta de una he­la­de­ría. Re­fle­xión: ser pio­ne­ro, ser el pri­me­ro en al­go, ade­lan­tar­se a los de­más o an­ti­ci­par­se a los acon­te­ci­mien­tos con­fie­re cier­ta ven­ta­ja, como re­co­no­ce el re­frán que di­ce que quien da pri­me­ro, da dos ve­ces. Pe­ro no siem­pre, y si no véa­se el pro­ver­bio afri­cano.

El pri­me­ro de mayo es el Día In­ter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res

«El cuar­to Es­ta­do» (1901). Obre­ros y sus fa­mi­lias mar­chan en de­fen­sa de sus de­re­chos la­bo­ra­les. Cua­dro de Giu­sep­pe Pe­lliz­za da Volpe­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.