Pau­tas para dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za sin da­ñar­la

El ejer­ci­cio es una fies­ta y su prác­ti­ca al ai­re li­bre de­be res­pe­tar con to­do cui­da­do el pa­tri­mo­nio na­tu­ral y a quie­nes ha­bi­tan en ella

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Antonio Sandoval Rey

A la ma­yor par­te de la gen­te nos gus­ta el de­por­te. A mu­chos, aun­que so­lo sea ver­lo. Es bueno para mu­chas co­sas: para la sa­lud fí­si­ca y men­tal, co­mo pre­tex­to para re­unir a la familia y los ami­gos, co­mo aci­ca­te para sa­lir de ca­sa y com­ba­tir las con­se­cuen­cias del se­den­ta­ris­mo, co­mo mo­ti­vo de lar­gas char­las en­tre co­le­gas, co­mo for­ma de alen­tar y edu­car en la com­pe­ti­ti­vi­dad sa­na...

Al­gu­nas for­mas de de­por­te, aquí so­bre to­do el fút­bol, pe­ro tam­bién en otros paí­ses el béis­bol, el rug­bi, el crí­quet, et­cé­te­ra, han lle­ga­do a con­ver­tir­se en gi­gan­tes­cas in­dus­trias en torno a las que se mue­ven ci­fras de di­ne­ro asom­bro­sas. Mi­llo­nes de per­so­nas per­ma­ne­cen aten­tas a cuan­to pan­ta­llas, ra­dios y pe­rió­di­cos co­mo es­te in­for­man dia­ria­men­te, a ve­ces cada ho­ra, acer­ca de lo que les su­ce­de a sus fi­gu­ras y equi­pos más des­ta­ca­dos. Con mo­ti­vo de los en­cuen­tros de ma­yor ri­va­li­dad y de fi­na­les, so­bre to­do las que en­fren­tan a equi­pos na­cio­na­les, paí­ses en­te­ros lle­gan a sus­pen­der ca­si cual­quier otra ac­ti­vi­dad que no sea pres­tar to­da su aten­ción a cuan­to su­ce­de en el te­rreno de jue­go. En oca­sio­nes su­ce­den epi­so­dios la­men­ta­bles o trá­gi­cos en torno a algún par­ti­do, pe­ro son muy ex­cep­cio­na­les.

En ge­ne­ral, el de­por­te es una fies­ta. Ex­cep­to cuan­do su prác­ti­ca su­po­ne el des­tro­zo o la al­te­ra­ción de nues­tro pa­tri­mo­nio na­tu­ral. Al­go que em­pie­za a ser más co­mún de lo que pa­re­ce.

XUNQUEIRAS, BRAÑAS Y LAGOAS

Ya su­ce­dió en el pa­sa­do, y no po­cas ve­ces. Si sue­les vi­si­tar po­li­de­por­ti­vos o cam­pos de fút­bol, pien­sa por ejem­plo cuán­tos de ellos se lla­man A Xun­quei­ra, As Brañas, A La­goa o de for­ma si­mi­lar. Esos nom­bres no son fru­to de la ca­sua­li­dad. Re­sul­ta que to­dos esos lu­ga­res se cons­tru­ye­ron so­bre te­rre­nos que ya te­nían esos nom­bres... Por­que eran pe­que­ños y gran­des hu­me­da­les lle­nos de vi­da na­tu­ral: aves, ra­nas, plan­tas acuá­ti­cas o tri­to­nes. Mu­chas de esas obras se apro­ba­ron y rea­li­za­ron cuan­do a la na­tu­ra­le­za no se le da­ba la im­por­tan­cia que hoy le re­co­no­ce­mos la gran ma­yo­ría de la sociedad, y tam­bién las le­yes.

Hoy es más di­fí­cil que ocu­rra al­go así. Sin em­bar­go, la cada vez ma­yor fa­ci­li­dad para lle­gar por ca­rre­te­ra a lu­ga­res dis­tan­tes de las gran­des po­bla­cio­nes, uni­da al cre­cien­te re­nom­bre de nues­tros me­jo­res es­pa­cios na­tu­ra­les, vie­ne cada tem­po­ra­da pro­vo­can­do aquí y allá otro ti­po de da­ños. Son da­ños re­sul­tan­tes, por ejem­plo, del ex­ce­so de per­so­nas en eco­sis­te­mas que no es­tán pre­pa­ra­dos para re­ci­bir a tan­ta gen­te de re­pen­te, aun­que sean ca­mi­nan­tes. O, cuan­do no se reúnen más que unos po­cos afi­cio­na­dos o uno so­lo, del he­cho de asus­tar con su pre­sen­cia a la fau­na lo­cal, es­pan­tán­do­la. Es­to es al­go muy gra­ve cuan­do su­ce­de en épo­ca de cría y las afec­ta­das son es­pe­cies ame­na­za­das por otros mo­ti­vos. Y cual­quie­ra po­de­mos in­cu­rrir en ello por me­ra ig­no­ran­cia. Por ejem­plo, ha­cien­do sen­de­ris­mo o bi­ci­cle­ta, es­ca­lan­do una pa­red o co­rrien­do por la pla­ya por don­de no de­be­ría­mos. Cuan­do se pe­ne­tra en esos lu­ga­res a bor­do de rui­do­sos vehícu­los de mo­tor ya re­sul­ta com­pli­ca­do ad­mi­tir que quien así ac­túa no sa­be lo que ha­ce...

EL PA­TRI­MO­NIO NA­TU­RAL

Nues­tro pa­tri­mo­nio na­tu­ral, nues­tra flo­ra y fau­na, nues­tros eco­sis­te­mas y pai­sa­jes su­fren dia­ria­men­te mu­chas ame­na­zas y agre­sio­nes. Con­ta­mi­na­ción de aguas, sue­los o ai­re, pro­li­fe­ra­ción de es­pe­cies in­va­so­ras o de mo­no­cul­ti­vos co­mo el eu­ca­lip­to, fal­ta de una ges­tión efi­caz des­ti­na­da a conservar la bio­di­ver­si­dad, cam­bio cli­má­ti­co... Quie­nes hoy es­táis aún es­tu­dian­do ten­dréis en el fu­tu­ro que afron­tar mu­chos pro­ble­mas que la ge­ne­ra­ción de adul­tos ac­tual es­ta­mos de­jan­do sin re­sol­ver. Com­pa­ra­do con ellos, pue­de pa­re­cer que el de­por­te es una ame­na­za me­nor. Pues no lo es. No lo es cuan­do no se vi­gi­la que no cau­se da­ños.

Lo bueno es que, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de esas otras ame­na­zas y agre­sio­nes, el de­por­te tiene al­go fan­tás­ti­co a su fa­vor: es muy sen­ci­llo de co­rre­gir, por­que de­pen­de de per­so­nas sa­nas que cuan­to desean es dis­fru­tar del ejer­ci­cio. Bas­ta con que quie­nes gus­tan de prac­ti­car­lo al ai­re li­bre se in­for­men bien y apli­quen el sen­ti­do co­mún para ase­gu­rar­se de que su ac­ti­vi­dad no su­po­ne nin­gún da­ño. Y que pre­gun­ten cuan­do no es­tén se­gu­ros. Su ob­je­ti­vo de­be ser lo­grar que su ac­ti­vi­dad sea una fies­ta tan­to para ellos co­mo para la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.