Obra li­te­ra­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - LITERATURA -

La pro­duc­ción de Va­lle-In­clán es abun­dan­te y muy va­ria­da: es­cri­bió no­ve­las, cuen­tos, tea­tro, poe­sía, ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos… En to­das ellas se no­ta una evo­lu­ción muy cu­rio­sa, pues pa­sa de un mo­der­nis­mo ele­gan­te y nos­tál­gi­co a una li­te­ra­tu­ra crí­ti­ca muy en con­so­nan­cia con su con­cien­cia­ción so­cial y el pa­ra­le­lo de­sen­can­to del ser hu­mano. Pe­ro de­be­mos es­ca­par de re­du­cir su tra­yec­to­ria a dos eta­pas (la mo­der­nis­ta y la es­per­pén­ti­ca), pues la se­gun­da es­ta­ba ya im­plí­ci­ta en los pri­me­ros mo­men­tos. El tiem­po lo úni­co que hi­zo fue acen­tuar más esa ten­den­cia has­ta ha­cer­la pre­va­len­te. Es de­cir, en Va­lle hu­bo es­per­pen­ti­za­ción mu­cho an­tes que es­per­pen­tos. De las So­na­tas, cua­tro no­ve­las pu­bli­ca­das por es­te or­den: So­na­ta de oto­ño (1902), So­na­ta de es­tío (1903), So­na­ta de pri­ma­ve­ra (1904) y So­na­ta de in­vierno (1905), de tono mo­der­nis­ta, pa­sa al ci­clo dra­má­ti­co de las Co­me­dias bárbaras: Águi­la de bla­són (1907), Ro­man­ce de lo­bos (1908), a las que aña­di­rá más tar­de Ca­ra de pla­ta (1922), que vie­ne a ser el pa­so in­ter­me­dio y pre­pa­ra­to­rio pa­ra los es­per­pen­tos más pu­ros y esen­cia­les. En es­te mis­mo lu­gar del pro­ce­so de es­per­pen­ti­za­ción po­de­mos si­tuar la tri­lo­gía no­ve­lís­ti­ca La gue­rra car­lis­ta, es­cri­ta en­tre 1908-1909. El cam­bio te­má­ti­co se ve acom­pa­ña­do por un cam­bio es­ti­lís­ti­co: jun­to a re­sa­bios mo­der­nis­tas, apa­re­ce un len­gua­je des­ga­rra­do y bron­co, con la abun­dan­te pre­sen­cia de un lé­xi­co rús­ti­co.

To­do ello desem­bo­ca­rá en 1920 en las cua­tro obras dra­má­ti­cas que pu­bli­ca es­te año y que en­ca­jan ya to­tal­men­te den­tro de la de­for­ma­ción es­per­pén­ti­ca: Far­sa ita­lia­na de la enamo­ra­da del rey, Far­sa y li­cen­cia de la Rei­na Cas­ti­za, Di­vi­nas pa­la­bras y Lu­ces de bohe­mia. A es­tos se­gui­rán otros es­per­pen­tos en los años si­guien­tes (Los cuer­nos de don Frio­le­ra, Las ga­las del di­fun­to, La hi­ja del ca­pi­tán) que aca­ba­ron por con­sa­grar es­te ti­po de tea­tro, en el que se mez­clan lo trá­gi­co y lo bur­les­co en una es­té­ti­ca que quie­re ser «una su­pera­ción del do­lor y de la ri­sa». Es­te ti­po de con­cep­ción es­té­ti­ca la adop­ta tam­bién pa­ra la no­ve­la, y así en es­ta mis­ma lí­nea po­de­mos in­cluir Ti­rano Ban­de­ras (1926) y la tri­lo­gía de El rue­do ibé­ri­co: La cor­te de los mi­la­gros (1928), Vi­va mi due­ño (1928), y Baza de es­pa­das (1932).

Por to­do lo di­cho, se pue­de con­cluir con la afir­ma­ción de que Va­lle-In­clán lle­gó a fra­guar un ar­te de rup­tu­ra, li­bre y sin ata­du­ras de nin­gún ti­po, que vino a abrir ca­mi­nos que so­lo más tar­de ha­brían de ser se­gui­dos. Fue un ade­lan­ta­do a su tiem­po y por lo tan­to po­co com­pren­di­do en su mo­men­to: sus obras ape­nas fue­ron re­pre­sen­ta­das en vi­da, pe­ro el fu­tu­ro le te­nía des­ti­na­do un si­tio de pri­vi­le­gio den­tro de las le­tras eu­ro­peas.

Re­pre­sen­ta­ción de «Lu­ces de bohe­mia»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.