De 1866 a 1936

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - LITERATURA -

Con da­tos bio­grá­fi­cos con­fir­ma­dos y con­tras­ta­dos po­de­mos de­cir que na­ció en Vi­la­no­va de Arou­sa el 28 de oc­tu­bre de 1866, que su pa­dre fue un hom­bre cul­to, di­rec­tor del pe­rió­di­co La Voz de Aro­sa, ami­go de Mur­guía y de des­ta­ca­dos in­te­lec­tua­les ga­lle­gos del mo­men­to; que es­tu­dió ba­chi­lle­ra­to en Pon­te­ve­dra, que em­pe­zó los es­tu­dios de De­re­cho en San­tia­go y que los aban­do­nó al mo­rir su pa­dre (1890); que se va a Ma­drid, pe­ro su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro lo impulsa a via­jar a Mé­xi­co, don­de va a vi­vir en­tre 1892y 1893, co­la­bo­ran­do con pe­rió­di­cos im­por­tan­tes de la ca­pi­tal. Vuel­ve a Es­pa­ña (1893) y per­ma­ne­ce un tiem­po en Pon­te­ve­dra, en don­de es­cri­be y pu­bli­ca su pri­me­ra obra li­te­ra­ria: Fe­me­ni­nas (1895). A par­tir de aho­ra se ins­ta­la en Ma­drid y co­mien­za real­men­te su vi­da li­te­ra­ria. En­tre 1902 y 1905 pu­bli­ca las So­na­tas y su fa­ma co­mo es­cri­tor se ex­tien­de por to­do Ma­drid, lo mis­mo que sus ex­cen­tri­ci­da­des (co­mo ya sa­be­mos, mu­chas de ellas son apó­cri­fas y co­rres­pon­den tam­bién al mun­do de la li­te­ra­tu­ra). En 1907 se ca­sa con la ac­triz de tea­tro Jo­se­fi­na Blan­co: él tie­ne 41 años, ella, 29. Ten­drán seis hi­jos y aca­ba­rán se­pa­rán­do­se en 1932.

Los años que si­guen a su bo­da son de una gran efer­ves­cen­cia crea­ti­va y vi­tal: via­ja a Amé­ri­ca con la com­pa­ñía de Ma­ría Gue­rre­ro, asis­te a va­rias ter­tu­lias en ca­fés ma­dri­le­ños, don­de con­ver­sa con los her­ma­nos Ma­cha­do, Ale­jan­dro Sa­wa, Ri­car­do Ba­ro­ja, Pé­rez de Aya­la, San­tia­go Ru­si­ñol y otras im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des del mun­do de las ar­tes y de las le­tras. En 1913 ini­cia la pu­bli­ca­ción de sus obras com­ple­tas con el tí­tu­lo de Ope­ra omnia, dos vo­lú­me­nes con es­ti­lo y or­na­men­ta­ción mo­der­nis­ta. Vie­nen aho­ra unos años en Ga­li­cia, pri­me­ro en Cam­ba­dos y des­pués de la muer­te de su hi­jo ma­yor, se tras­la­da a Po­bra do Ca­ra­mi­ñal, don­de in­ten­ta vi­vir co­mo un hi­dal­go ru­ral. Pe­ro en 1916 ya lo ve­mos de nue­vo en Ma­drid, aho­ra co­mo pro­fe­sor en la cá­te­dra de Es­té­ti­ca en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes, aun­que por po­co tiem­po. Ese mis­mo año se va co­mo corresponsal de gue­rra a Fran­cia, y sus cró­ni­cas apa­re­ce­rán en El Im­par­cial, ba­jo el tí­tu­lo «La me­dia no­che: vi­sión es­te­lar de un mo­men­to de gue­rra». En 1921 es invitado por el pre­si­den­te me­xi­cano Ál­va­ro de Obre­gón a vi­si­tar el país. La dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra (1923-1931) es pa­ra él un pe­río­do com­pli­ca­do por la ro­tun­da opo­si­ción que mos­tró al ré­gi­men del ge­ne­ral. Con la lle­ga­da de la Re­pú­bli­ca, le lle­ga tam­bién un car­go ofi­cial, con­ser­va­dor ge­ne­ral del Pa­tri­mo­nio Ar­tís­ti­co Nacional, al que re­nun­cia por desave­nen­cias en la for­ma de desa­rro­llar el tra­ba­jo. Pe­ro lo de­sig­na­rán pa­ra otro nue­vo y más atrac­ti­vo: di­rec­tor de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Be­llas Ar­tes en Roma.

En 1935, afec­ta­do por una en­fer­me­dad can­ce­ro­sa, re­gre­sa a San­tia­go de Com­pos­te­la pa­ra ser tra­ta­do. Mue­re el 5 de enero de 1936 y es en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de Boi­sa­ca, acom­pa­ña­do por una enor­me mul­ti­tud de gen­te, a pe­sar del día de llu­via y fuer­te vien­to con el que San­tia­go lo des­pi­dió.

RU­BÉN VIQUE

Pla­ca en el ca­lle­jón del Ga­to (Ma­drid)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.