El pa­pel de las re­des so­cia­les en el de­sa­rro­llo de la iden­ti­dad

Cin­co ra­zo­nes por las que los me­no­res ne­ce­si­tan uti­li­zar las re­des so­cia­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Hoy es sá­ba­do, y So­fía ha dor­mi­do has­ta tar­de. Na­da más des­per­tar­se co­ge su te­lé­fono mó­vil, que es­tá so­bre la me­si­lla, y che­quea sus men­sa­jes. En Whas­tApp tie­ne más de cien, ya que es­tá da­da de al­ta en va­rios gru­pos que ape­nas si­gue. So­lo le in­tere­sa el men­sa­je que le ha en­via­do An­tía, su me­jor ami­ga, ha­ce ape­nas unas ho­ras: es un ví­deo di­ver­ti­do en el que ha­ce gan­sa­das con otros ami­gos con los que ha sa­li­do de fies­ta. Des­pués re­vi­sa en Ins­ta­gram el nú­me­ro de Me gus­ta que ha re­ci­bi­do su fo­to ce­nan­do piz­za con sus pa­dres y su her­mano pe­que­ño: 17 li­kes, no es­tá mal. Aho­ra se sien­ta en la ca­ma, se re­co­lo­ca un po­co el pe­lo y po­ne mo­rri­tos pa­ra su pri­me­ra fo­to del día: clic. La com­par­te al ins­tan­te en sus re­des so­cia­les con el men­sa­je: «Bue­nos días, gen­te: ¿os gus­ta mi nue­vo pi­ja­ma? Aho­ra a desa­yu­nar y a la du­cha».

Las re­des so­cia­les desem­pe­ñan un pa­pel muy im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo de la iden­ti­dad de mu­chos me­no­res. Y no so­lo las re­des so­cia­les clá­si­cas, co­mo Fa­ce­book o Ins­ta­gram, sino tam­bién (y ca­da vez más) las que sur­gen de los sis­te­mas de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea co­mo Whats­sApp, Li­ne, Te­le­gram o Sna­pChat, en­tre otras. Pe­ro a ve­ces se uti­li­zan mal y de una ma­ne­ra com­pul­si­va. Los pro­pios ado­les­cen­tes no tie­nen cla­ro por qué se sien­ten tan de­pen­dien­tes de ellas.

Gui­ller­mo Cá­no­vas, au­tor de Ca­ri­ño, he co­nec­ta­do a los ni­ños, con­si­de­ra ne­ce­sa­rio que pa­dres y madres ani­men a sus hi­jos a re­fle­xio­nar so­bre las ra­zo­nes por las que de­di­can tan­to tiem­po a es­tas re­des pa­ra com­pren­der­se un po­co me­jor a sí mis­mos. Son cin­co las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que lle­van a los ado­les­cen­tes a en­gan­char­se a las re­des so­cia­les:

1. Los ayu­da a acla­rar, ex­pli­car y acep­tar lo que sien­ten y pien­san. Cuan­do un ado­les­cen­te es­cri­be al­go que le ha su­ce­di­do o que se le ha ocu­rri­do, rea­li­za un tri­ple pro­ce­so men­tal: or­ga­ni­za la in­for­ma­ción, la si­túa tem­po­ral­men­te y la asi­mi­la. En de­fi­ni­ti­va: ha­ce un ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción que le ayu­da a ma­du­rar y a for­mar su pro­pia iden­ti­dad. El efec­to te­ra­péu­ti­co de es­ta ac­ción es muy pa­re­ci­do al de es­cri­bir un dia­rio...

2. Se sien­ten acep­ta­dos so­cial­men­te y for­ta­le­cen su au­to­es­ti­ma. To­das las co­sas que es­cri­ben y las fo­tos que cuel­gan tie­nen co­mo ob­je­ti­vo pro­vo­car una res­pues­ta en los de­más. En fun­ción del ti­po de reac­cio­nes que sus­ci­ten, ac­tua­rán de una for­ma u otra: con to­da se­gu­ri­dad in­ten­ta­rán su­bir fo­tos o tex­tos si­mi­la­res a los que ha re­ci­bi­do mu­chos Me gus­ta y evi­ta­rán re­pe­tir al­go que ha­ya si­do cri­ti­ca­do o ig­no­ra­do.

3. In­te­rio­ri­zan nor­mas so­cia­les y de re­la­ción. Los ado­les­cen­tes tie­nen sus pro­pios có­di­gos de con­duc­ta en cuan­to a pau­tas de re­la­ción con el se­xo opues­to, de ves­ti­men­ta o de for­mas de ex­pre­sar­se. Es­te eco­sis­te­ma di­gi­tal es el en­torno na­tu­ral en el que, nos gus­te o no, de­ben apren­der a re­la­cio­nar­se con los de su ge­ne­ra­ción.

4. Ad­quie­ren au­to­con­trol. To­das las for­mas de ex­pre­sión es­cri­ta exi­gen ma­yor re­fle­xión. Des­cri­bir­se en un per­fil, co­men­tar una fo­to o ha­cer una en­tra­da de un blog re­quie­re me­di­ta­ción y au­to­con­trol. De he­cho, se­gún Fa­ce­book, el 71 % de los usua­rios cen­su­ran o co­rri­gen los men­sa­jes an­tes de pu­bli­car­los.

5. Re­fuer­zan y crean víncu­los so­cia­les. Mu­chos ado­les­cen­tes en­cuen­tran en In­ter­net el lu­gar pa­ra su­pe­rar sen­ti­mien­tos de in­com­pren­sión y de soledad. A ve­ces des­cu­bren, por ejem­plo, que no son los úni­cos “ra­ri­tos” a los que les gus­ta de­ter­mi­na­da ten­den­cia o afi­ción mi­no­ri­ta­ria... Y mu­chos de los nue­vos víncu­los vir­tua­les aca­ban por tra­du­cir­se en en­cuen­tros ca­ra a ca­ra.

Es­tos son cin­co as­pec­tos po­si­ti­vos de las re­des so­cia­les. Pe­ro, co­mo to­do en la vi­da, una he­rra­mien­ta mal uti­li­za­da pue­de con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro pro­ble­ma...

Las re­des so­cia­les son muy im­por­tan­tes en el de­sa­rro­llo de la iden­ti­dad de mu­chos me­no­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.