Otra ex­hi­bi­ción de plu­me­ro po­lí­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

Cuan­do Aris­tó­te­les es­cri­bió, en el pri­mer to­mo de los sie­te que cons­ti­tu­yen su Po­lí­ti­ca, que el ser hu­mano era un «zoon po­li­ti­kon» que­ría de­cir que so­mos ani­ma­les ca­pa­ces de vi­vir en so­cie­dad. Es de­cir, que es­tan­do en co­mu­ni­dad he­mos de ser po­lí­ti­cos. La aso­cia­ción es lo que ha­ce na­cer ese ad­je­ti­vo, em­pe­zan­do por los her­ma­nos po­lí­ti­cos y de­más familia. Li­te­ral­men­te, por­que agru­pan­do fa­mi­lias Aris­tó­te­les cons­tru­ye la al­dea y por aso­cia­ción de al­deas lle­ga a la ciu­dad (po­lis), que ya tie­ne mu­ra­llas y que es don­de vi­ven los ani­ma­les po­lí­ti­cos. Re­cor­de­mos, ya que he­mos lle­ga­do aquí, que el go­bierno de las po­lis grie­gas co­rres­pon­día al prin­ci­pio a un cau­di­llo (mo­nar­quía), pe­ro lue­go se con­vir­tió en oli­gar­quía (go­bierno de unos po­cos) don­de el po­der es­ta­ba en asam­bleas en las que par­ti­ci­pa­ban los más in­flu­yen­tes (aris­to­cra­cia); tam­bién ter­mi­na­ron co­no­cien­do las ti­ra­nías, con po­lí­ti­cas po­pu­la­res (de­ma­gó­gi­cas) pa­ra ga­ran­ti­zar­se el apo­yo del pue­blo, en con­tra de las fa­mi­lias aris­to­crá­ti­cas.

Han pa­sa­do ca­si tres mil años, pe­ro esas co­sas nos sue­nan, al me­nos en los con­cep­tos. Aun­que el in­flu­jo cul­tu­ral de Aris­tó­te­les se ha ido ma­ti­zan­do con la his­to­ria, y así no de­be ex­tra­ñar­nos que mien­tras el Dan­te lo ca­li­fi­ca­ba pom­po­sa­men­te de «maes­tro de los que sa­ben», Ga­li­leo le die­ra pa­lo en fí­si­ca y cos­mo­lo­gía, Francis Ba­con lo acri­bi­lla­ra en fi­lo­so­fía, has­ta que en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX Ber­trand Rus­sell lo con­si­de­ró «uno de los gran­des in­for­tu­nios de la ra­za hu­ma­na». Esa fra­se per­te­ne­ce a su obra La pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca y el fi­ló­so­fo ana­lí­ti­co abun­da en la idea: «Aún en es­te mo­men­to la en­se­ñan­za de la ló­gi­ca, en la ma­yo­ría de uni­ver­si­da­des, es­tá lle­na de ton­te­rías, de las que Aris­tó­te­les es res­pon­sa­ble». Va­le. Ya sa­be­mos que Ber­trand Rus­sell era un hom­bre muy cla­ri­to al ha­blar y no se an­da­ba con re­mil­gos. Aquí no hay na­da de co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

La apre­cia­da co­rrec­ción po­lí­ti­ca se expresa en mul­ti­tud de eu­fe­mis­mos, que en al­gu­nos ca­sos mues­tran ex­plí­ci­ta­men­te el plu­me­ro: sue­gra, cu­ña­do y yerno se tra­du­cen res­pec­ti­va­men­te en ma­dre po­lí­ti­ca, her­mano po­lí­ti­co e hi­jo po­lí­ti­co. Hay más. Pe­ro ten­go la im­pre­sión de que es­te ca­li­fi­ca­ti­vo ma­ti­za siem­pre, y pa­ra de­va­luar: un her­mano po­lí­ti­co no es un her­mano a se­cas, del mis­mo mo­do que una so­lu­ción po­lí­ti­ca no es una so­lu­ción que con­si­de­re­mos ver­da­de­ra. Aun­que a ve­ces es lo que hay y se acep­tan so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas, co­mo de­mues­tra que se ha­yan he­cho fa­mo­sas la de Ale­jan­dro Magno, al des­ha­cer el nu­do gor­diano a ba­se de es­pa­da (tan­to mon­ta cor­tar co­mo desatar), o la so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca, de ame­na­zar con di­vi­dir con la es­pa­da a un ni­ño en dos mi­ta­des pa­ra pro­vo­car la reac­ción de su ma­dre. Há­bil po­lí­ti­co ese Sa­lo­món.

Vol­vien­do a la Po­lí­ti­ca de Aris­tó­te­les, re­cor­de­mos que el es­ta­gi­ri­ta con­ce­día gran im­por­tan­cia a la pa­la­bra, co­mo ele­men­to esen­cial de la so­cia­li­za­ción que ha de con­du­cir­nos, gra­cias a la po­lí­ti­ca, a ga­ran­ti­zar el bien su­pre­mo de los hom­bres (y de las mu­je­res, que al­gu­nos aña­den aho­ra por aque­llo de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to). Por eso nos lla­ma la aten­ción, di­go yo, que un hom­bre po­lí­ti­co se que­de ca­lla­do, o pas­ma­do, y siem­pre pen­sa­mos que tie­ne mie­do a que se le vea el plu­me­ro. Es­ta ex­pre­sión tie­ne su raíz po­lí­ti­ca y vie­ne de cuan­do las Cor­tes de Cá­diz en 1812 crea­ron la Mi­li­cia Na­cio­nal con vo­lun­ta­rios pa­ra de­fen­der las ideas pro­gre­sis­tas y li­be­ra­les fren­te a los ab­so­lu­tis­tas. Su uni­for­me lle­va­ba un go­rro con pe­na­cho de plu­mas, o plu­me­ro. Cuan­do los con­ser­va­do­res lle­ga­ron al po­der, la mi­li­cia fue su­pri­mi­da, pe­ro se con­vir­tió en sím­bo­lo de los li­be­ra­les, de mo­do que la pren­sa uti­li­za­ba la ex­pre­sión «se le ve el plu­me­ro» cuan­do un po­lí­ti­co mos­tra­ba su ten­den­cia li­be­ral.

La fra­se ha de­ri­va­do pa­ra ex­pre­sar en ge­ne­ral la si­tua­ción en que se dejan ver ideas o pos­tu­ras po­lí­ti­cas, de cual­quier signo, pe­ro de mo­do más o me­nos in­vo­lun­ta­rio. En es­tos me­ses de ex­hi­bi­cio­nes con­ti­nuas en to­dos los me­dios y es­ce­na­rios se nos han mos­tra­do mul­ti­tud de plu­me­ros po­lí­ti­cos. Tan­to pro­gre­sis­tas y li­be­ra­les co­mo con­ser­va­do­res, ab­so­lu­tis­tas e in­clu­so fun­da­men­ta­lis­tas. Tam­bién hay mu­chos plu­me­ros chu­chu­rríos o des­com­pues­tos. Y an­te unas elec­cio­nes aho­ra han de ir con el go­rro que les he­mos vis­to. Pe­ro al me­nos tie­nen la po­si­bi­li­dad de cam­biar de ca­ras y cabezas.

La pa­la­bra es ele­men­to esen­cial pa­ra la so­cia­li­za­ción

«Ca­ba­lle­ría es­pa­ño­la car­gan­do con­tra el ejér­ci­to fran­cés de Dupont en Bai­lén». Óleo de Fe­rrer-Dalmau. Esos go­rros con pe­na­chos de plu­mas se con­ti­nua­ron en los de las Mi­li­cias Na­cio­na­les, que fue­ron sím­bo­lo de la pro­gre­sía fren­te a los ab­so­lu­tis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.