Des­de que co­mi­mos la man­za­na prohi­bi­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - MEJOR PERIODISTA JUVENIL 2016 - Emma Ce­pe­da Mou­ri­ño

En lo que lle­va­mos de 2016, el nú­me­ro de mu­je­res ase­si­na­das por sus pa­re­jas ha du­pli­ca­do el nú­me­ro de muer­tes en el mis­mo pe­río­do el año pa­sa­do. Es­to lle­va a cues­tio­na­mos has­ta qué pun­to se ha erra­di­ca­do la violencia de gé­ne­ro y el ma­chis­mo en nues­tra so­cie­dad. Mu­cha gen­te de­fien­de la idea de que el fe­mi­nis­mo ya no es ne­ce­sa­rio por­que la igual­dad en­tre gé­ne­ros es al­go que ya se ha con­se­gui­do. Sim­ple­men­te fi­ján­do­nos en lo que ocu­rre ac­tual­men­te, nos da­re­mos cuen­ta de que es­ta es una idea com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­da. Si la igual­dad fue­se al­go que ya he­mos con­se­gui­do, ¿por qué las mu­je­res no lo­gran com­pa­gi­nar su tra­ba­jo con el cui­da­do de sus hi­jos? ¿Por qué una mu­jer igual de ca­pa­ci­ta­da que un hom­bre pa­ra el mis­mo ofi­cio co­bra una can­ti­dad me­nor que es­te? ¿Por qué las mu­je­res de­ben sa­lir a la ca­lle con mie­do de que pue­dan ser víc­ti­mas de una agre­sión se­xual? ¿Por qué las mu­je­res no pue­den dis­fru­tar de los mis­mos pri­vi­le­gios que los hom­bres? ¿Por qué una mu­jer de­be ser juz­ga­da por co­sas que, en un hom­bre, ni se cues­tio­na­rían?

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos bom­bar­dean cons­tan­te­men­te con imá­ge­nes de mu­je­res per­fec­tas, si­guien­do el ideal de be­lle­za es­ta­ble­ci­do por la so­cie­dad pa­triar­cal, don­de las mu­je­res son un me­ro cuer­po. El ideal de be­lle­za es al­go inal­can­za­ble; sin em­bar­go, nos con­ven­cen de que de­be­mos ser así cues­te lo que cues­te. Pe­ro, en nin­gún mo­men­to, bus­can­do gus­tar­nos a no­so­tras mis­mas, sino a los hom­bres.

Es­te reite­ra­do bom­bar­deo que su­fri­mos las mu­je­res apa­re­ce ya en la ni­ñez, don­de nos na­rran cuen­tos en los cua­les las prin­ce­sas siem­pre es­pe­ran a sus prín­ci­pes pa­ra res­ca­tar­las de la des­gra­cia­da si­tua­ción en la que vi­ven. ¡Co­mo si no pu­die­sen sal­var­se a sí mis­mas! Así, la mu­jer siem­pre po­see el pa­pel pa­si­vo y su­mi­so; en cam­bio, el hom­bre po­see el po­der. Pe­ro al con­tra­rio de lo que se cree, el ma­chis­mo no so­lo es per­ju­di­cial pa­ra las mu­je­res, sino que tam­bién afec­ta a los hom­bres. El ma­chis­mo cas­ti­ga cual­quier com­por­ta­mien­to que se con­si­de­re fe­me­nino en los va­ro­nes, y es­to pro­vo­ca que mu­chos hom­bres crean que de­ben ocul­tar sus sen­ti­mien­tos, ac­to que so­lo pro­du­ci­rá una gran desa­zón en ellos por no po­der ex­pre­sar­se.

En con­clu­sión, ne­ce­si­ta­mos el fe­mi­nis­mo pa­ra que las mu­je­res to­men con­cien­cia de es­tos pro­ble­mas y que ello las mue­va a la li­be­ra­ción de su se­xo pa­ra la con­se­cu­ción de una so­cie­dad igua­li­ta­ria y jus­ta.

PEPA LO­SA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.