Hay que aguan­tar­se

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - MEJOR PERIODISTA JUVENIL 2016 - > An­drea Ga­ma­llo Va­lla­da­res

Cuan­do unos pa­dres se di­vor­cian, los hi­jos por re­gla ge­ne­ral siem­pre se­rán los más per­ju­di­ca­dos; bá­si­ca­men­te por­que la es­truc­tu­ra fa­mi­liar cam­bia de ma­ne­ra ra­di­cal.

A pe­sar de que mu­chas pa­re­jas in­ten­ten se­pa­rar­se de for­ma pa­cí­fi­ca —al­go que en la ac­tua­li­dad es ca­si im­po­si­ble—, se sue­le re­cu­rrir a las vías ju­di­cia­les pa­ra re­sol­ver las cues­tio­nes que ge­ne­ra la rup­tu­ra.

A mi mo­do de ver, uno de los ma­yo­res que­bra­de­ros de ca­be­za, si hay hi­jos de por me­dio, es el de la cus­to­dia. Nor­mal­men­te, se sue­le con­ce­der la cus­to­dia com­par­ti­da a am­bos pa­dres, sien­do los ni­ños los que han de cam­biar de re­si­den­cia ca­da se­ma­na, ade­más de te­ner que en­con­trar­se «in­ter­se­ma­nal­men­te» con el pro­ge­ni­tor al que no le co­rres­pon­de ejer­cer la cus­to­dia ese pe­rio­do de tiem­po (Fa­mi­lia, Abc).

¿Y si no­so­tros, los afec­ta­dos, no que­re­mos con­vi­vir con al­guno de nues­tros pro­ge­ni­to­res? Pues has­ta el día de hoy ten­dre­mos que aguan­tar­nos, por­que mien­tras sea­mos me­no­res de­be­mos se­guir a ra­ja­ta­bla la sen­ten­cia que el juez ha­ya dic­ta­do.

Aun­que a par­tir de los 12 años el juez ya pue­de es­cu­char la opi­nión del ni­ño, ca­si nun­ca re­ti­ra­ría la cus­to­dia com­ple­ta a uno de los pa­dres.

Con­si­de­ro que nues­tra opi­nión de­be­ría ser to­ma­da en cuen­ta, que si nos ven con su­fi­cien­te ma­du­rez e ideas cla­ras no es­ta­ría de­más que nos de­ja­sen ele­gir el pro­pio ré­gi­men de cus­to­dia.

Si un hi­jo, por ejem­plo, ex­pre­sa el de­seo de vi­vir so­lo con uno de los pa­dres y pue­de ale­gar los su­fi­cien­tes mo­ti­vos, no veo sen­ti­do a que le si­gan obli­gan­do a ir con el otro. Sin­ce­ra­men­te, el juez que ha­ya dic­ta­do la sen­ten­cia no co­no­ce ple­na­men­te la si­tua­ción, ni a las per­so­nas en cues­tión, ¿por qué tie­ne que de­ci­dir nues­tra vi­da has­ta la ma­yo­ría de edad? En­tien­do per­fec­ta­men­te que ha­ya ca­sos de ni­ños que quie­ran vi­vir con al­guno de sus pa­dres por el he­cho de que ten­ga una ca­sa más gran­de, que sea más per­mi­si­vo, o cual­quier otro as­pec­to su­per­fi­cial. De he­cho, tam­po­co so­bran ca­sos de pa­dres que ma­ni­pu­lan a sus hi­jos pa­ra que se va­yan con al­guno de ellos con la úni­ca fi­na­li­dad de fas­ti­diar al otro. Pe­ro tam­bién hay ca­sos en los que la re­la­ción con una de las par­tes no es bue­na y lo me­jor pa­ra el desa­rro­llo de una bue­na ado­les­cen­cia es ale­jar al cha­val de to­do aque­llo que le pue­da ha­cer da­ño psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Lo que quie­ro de­cir es que la opi­nión de los hi­jos de­be­ría ser to­ma­da mu­cho más en cuen­ta, y que se reali­ce una eva­lua­ción por par­te del juez y psi­có­lo­go más ex­haus­ti­va, pa­ra que se dic­ta­mi­ne la me­jor cus­to­dia en ca­da ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.