Lo pe­que­ño es her­mo­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

ace cua­ren­ta años cau­sa­ba fu­ror en Oc­ci­den­te un li­bri­to del eco­no­mis­ta ale­mán E. F. Schu­ma­cher, con va­rios en­sa­yos don­de de­fen­día una eco­no­mía y una tec­no­lo­gía más ade­cua­das a la es­ca­la de las per­so­nas. Fue pu­bli­ca­do por vez pri­me­ra en 1973, coin­ci­dien­do con aque­lla cri­sis del pe­tró­leo y con el na­ci­mien­to de los pro­ce­sos de glo­ba­li­za­ción. El tí­tu­lo ori­gi­nal com­ple­to era: Small Is Beau­ti­ful: A Study Of Eco­no­mics As If Peo­ple Mat­te­red, pe­ro en Es­pa­ña fue pu­bli­ca­do en 1975 con una tra­duc­ción que lo sua­vi­za­ba: Lo pe­que­ño es her­mo­so. Por una so­cie­dad y una téc­ni­ca a la me­di­da del hom­bre. En él se cues­tio­nan los dog­mas eco­nó­mi­cos de que cre­cer siem­pre sea bueno y que en tér­mi­nos em­pre­sa­ria­les lo más gran­de siem­pre sea lo me­jor, e in­sis­te en que ca­da ac­ti­vi­dad o ini­cia­ti­va ha de co­rres­pon­der­se con una es­ca­la de pro­duc­ción di­fe­ren­te. Schu­ma­cher fue tam­bién de los pri­me­ros eco­no­mis­tas en po­ner en du­da que el pro­duc­to na­cio­nal bru­to sea el in­di­ca­dor co­rrec­to pa­ra un país, si pre­ten­de­mos es­ti­mar el bie­nes­tar de las per­so­nas. En el li­bro se desa­rro­llan con­cep­tos que hoy vuel­ven a ser mo­ti­vo de in­te­rés, co­mo los de eco­no­mía lo­cal o de tec­no­lo­gía ade­cua­da, y se ma­ne­ja la idea del dis­tri­bu­tis­mo —to­ma­da de la en­cí­cli­ca Re­rum no­va­rum, de León XIII, en 1891— so­bre la pro­pie­dad pri­va­da de los me­dios de pro­duc­ción. ¿Uto­pías?

Es ver­dad. Lo pe­que­ño es her­mo­so. Ya de­cía Juan Ra­món que «Pla­te­ro es pe­que­ño, pe­lu­do, sua­ve; tan blan­do por fue­ra que se di­ría to­do de al­go­dón, que no lle­va hue­sos. So­lo los es­pe­jos de aza­ba­che de sus ojos son du­ros cual dos es­ca­ra­ba­jos de cris­tal ne­gro». Los ani­ma­les pe­que­ños siem­pre re­sul­tan be­llos y trans­for­ma­bles en pe­lu­ches. Tam­bién son her­mo­sas las pie­dras pe­que­ñas —co­mo tú— y los pe­que­ños sal­ta­mon­tes. Pe­ro la ge­ne­ra­li­za­ción pue­de que se pierda al usar el mi­cros­co­pio y ya Ga­li­leo da tes­ti­mo­nio de ello en 1624, cuan­do tras ha­ber ob­ser­va­do al­gu­nos bi­chos pe­que­ños con su pri­mer oc­chia­lino es­cri­be: «He con­tem­pla­do mu­chí­si­mos ani­ma­li­tos con in­fi­ni­ta ad­mi­ra­ción; en­tre ellos la pul­ga, que es ho­rri­bi­lí­si­ma; el mos­qui­to y la po­li­lla de la ro­pa son be­llí­si­mos». Otra vez, so­bre gus­tos hay mu­cho es­cri­to.

Cuan­do el comerciante de te­las ho­lan­dés An­to­nie van Leeu­wen­hoek se pu­so a fa­bri­car lu­pas de ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad pu­do ob­ser­var in­clu­so pe­que­ñas cria­tu­ras —de for­mas va­ria­das y sim­pá­ti­cos mo­vi­mien­tos— que ha­bía en go­tas del agua de llu­via re­co­gi­da del te­ja­do o del agua de char­cas. Más ade­lan­te, vio que en la sus­tan­cia blan­ca que ha­bía en­tre sus dien­tes ha­bía mi­llo­nes de «ani­ma­les» mi­cros­có­pi­cos; más, de he­cho, «que per­so­nas vi­vían en to­dos los Paí­ses Ba­jos». Ha­bía des­cu­bier­to los mi­cro­bios, se­gún él «mil ve­ces más pe­que­ños que el me­nor de los ani­ma­les co­no­ci­dos». En 1677 un es­tu­dian­te de medicina lle­vó a Leeu­wen­hoek una mues­tra de se­men de al­guien con una en­fer­me­dad ve­né­rea, en la cual se po­dían ver al mi­cros­co­pio «ani­ma­les» con co­la. Pen­san­do en que el mo­ti­vo de ello no es­ta­ba en la en­fer­me­dad, Leeu­wen­hoek de­ci­dió ob­ser­var lue­go su pro­pio se­men, ob­te­ni­do —se­gún con­fie­sa— «no por vía pe­ca­mi­no­sa, sino co­mo con­se­cuen­cia na­tu­ral del coi­to con­yu­gal». Así pu­do ob­ser­var una mul­ti­tud de «ani­málcu­los» que eran co­mo pe­que­ños re­na­cua­jos, do­ta­dos de una co­la «cin­co o seis ve­ces más lar­ga que el cuer­po» y que se mo­vían ac­cio­nán­do­la co­mo un lá­ti­go. Cal­cu­ló que ha­rían fal­ta un mi­llón pa­ra te­ner el ta­ma­ño de un grano de are­na. Pe­que­ñas ma­ra­vi­llas.

De­jan­do a un la­do el mun­do de los se­res vi­vos y de las lu­pas, re­co­noz­ca­mos que qui­zás to­dos los ob­je­tos pe­que­ños tie­nen tam­bién su atrac­ti­vo, co­mo se ma­ni­fies­ta en la can­ti­dad de afi­cio­na­dos que tie­ne el mun­do de las mi­nia­tu­ras. Pue­den ser ca­sas de mu­ñe­cas, sol­da­di­tos de plo­mo, re­pro­duc­cio­nes de co­ches, mo­tos, bar­cos o edi­fi­cios, fras­cos de per­fu­mes, bo­te­lli­nes de li­cor y de­más.

Pe­se a ello, no ol­vi­de­mos que lo pe­que­ño tie­ne su am­bi­va­len­cia. El buen per­fu­me se ven­de en fras­co pe­que­ño, pe­ro tam­bién lo es el que guar­da el ve­neno; la le­tra pe­que­ña era útil pa­ra ha­cer chu­le­tas si un es­tu­dian­te no pue­de me­mo­ri­zar to­do lo que desea, y pe­li­gro­sa pa­ra el clien­te que ha de fir­mar con­tra­tos de se­gu­ros, de te­le­fo­nía, de ser­vi­cios ban­ca­rios y mu­chos otros, con mi­les de pa­la­bras en le­tra tan di­mi­nu­ta que le re­sul­ta im­po­si­ble des­ci­frar. La so­lu­ción, ya se sa­be: hay que leer­los con lu­pa. En cuan­to a las per­so­nas, en ga­lle­go te­ne­mos un cu­rio­so di­cho po­pu­lar: ho­me pe­queno, fol de ve­leno. Hay que cre­cer.

Se­gún Ga­li­leo, «la pul­ga es ho­rri­bi­lí­si­ma, mien­tras el mos­qui­to y la po­li­lla son be­llí­si­mos»

Ha­ce ca­si tres si­glos y me­dio, An­to­nie van Leeu­wen­hoek ob­ser­vó por vez pri­me­ra, con lu­pas fa­bri­ca­das por él mis­mo, el se­men hu­mano. Así ob­ser­vó una mul­ti­tud de pe­que­ños re­na­cua­jos, do­ta­dos de una co­la «cin­co o seis ve­ces más lar­ga que el cuer­po», que se mo­vían ac­cio­nán­do­la co­mo un lá­ti­go. Di­bu­jo de Leeu­wen­hoek (1679)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.