El ge­no­ma del ro­da­ba­llo, nue­vo ho­ri­zon­te pa­ra la acui­cul­tu­ra

Cien­tí­fi­cos es­pa­ño­les con­si­guen la se­cuen­cia ge­né­ti­ca com­ple­ta del ro­da­ba­llo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Fran­cis­co J. Franco del Amo pa­co­fran­co2@gmail.com

El ro­da­ba­llo ha pa­sa­do a for­mar par­te de la his­to­ria de la cien­cia en Es­pa­ña al con­ver­tir­se en el pri­mer ver­te­bra­do cu­yo ge­no­ma se se­cuen­cia ín­te­gra­men­te en nues­tro país. Lo han con­se­gui­do cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­ri­ñas de Vi­go, per­te­ne­cien­te al Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la y del Cen­tro de Aná­li­sis Ge­nó­mi­co de Bar­ce­lo­na. El es­tu­dio de los ge­nes del ro­da­ba­llo ser­vi­rá pa­ra ex­pli­car al­gu­nas de las inusua­les ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te pez y se es­pe­ra que tam­bién sea útil pa­ra me­jo­rar su pro­duc­ción en las gran­jas ma­ri­nas.

Se ha des­cu­bier­to, por ejem­plo, que el ro­da­ba­llo tie­ne du­pli­ca­dos los ge­nes re­la­cio­na­dos con la for­ma­ción del cris­ta­lino y con la pro­duc­ción de pig­men­tos vi­sua­les, lo que po­dría ex­pli­car por qué tie­ne un sis­te­ma de vi­sión mu­cho más so­fis­ti­ca­do que el de otros pe­ces. Tam­bién tie­ne co­pias ex­tra de al­gu­nos ge­nes re­la­cio­na­dos con la pre­sen­cia de áci­dos gra­sos en la mem­bra­na ce­lu­lar. Am­bas ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas ten­drían que ver con su ca­pa­ci­dad pa­ra vi­vir en lu­ga­res muy fríos y con po­ca luz. Los cien­tí­fi­cos tam­bién han iden­ti­fi­ca­do ge­nes y re­gio­nes del ge­no­ma del desa­rro­llo, el cre­ci­mien­to y la re­sis­ten­cia a las en­fer­me­da­des. Es­tá in­for­ma­ción se­rá esen­cial pa­ra lo­grar una cría más efi­caz.

Al igual que mu­chos otros pe­ces pla­nos, el ro­da­ba­llo cons­ti­tu­ye una ex­cep­ción en­tre los ver­te­bra­dos por­que el la­do iz­quier­do de su cuer­po es di­fe­ren­te al de­re­cho. Ca­da la­do tie­ne di­fe­ren­te co­lor y am­bos ojos es­tán si­tua­dos en uno de ellos. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo la for­ma apla­na­da en lu­gar de fu­si­for­me, son adap­ta­cio­nes a la vi­da en el fon­do. Sin em­bar­go, los ro­da­ba­llos no na­cen asi­mé­tri­cos. Sus lar­vas y ale­vi­nes, que vi­ven en la co­lum­na de agua y no en el fon­do, co­mo cual­quier pez, tie­nen am­bos la­dos del mis­mo co­lor y un ojo en ca­da uno. Las me­ta­mor­fo­sis que se pro­du­cen a me­di­da que avan­za el desa­rro­llo tie­nen su mo­men­to más es­pec­ta­cu­lar du­ran­te la mi­gra­ción de uno de los ojos ha­cia el la­do con­tra­rio. Al mis­mo tiem­po, la ale­ta si­tua­da so­bre la es­pal­da se ade­lan­ta has­ta que­dar si­tua­da so­bre el ojo que se ha des­pla­za­do y el la­do en el que fi­nal­men­te que­dan si­tua­dos am­bos ojos se ha­ce más os­cu­ro.

El ro­da­ba­llo co­men­zó a cul­ti­var­se en Es­co­cia en 1970. En Es­pa­ña su acui­cul­tu­ra tar­dó en con­so­li­dar­se de­bi­do a la es­ca­sez de ale­vi­nes, pe­ro a fi­na­les de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do se desa­rro­lla­ron nue­vas téc­ni­cas y la pro­duc­ción se dis­pa­ró y lle­gó a in­cre­men­tar­se en un 52 %. En 1992 ya ha­bía 16 em­pre­sas en Es­pa­ña. Sin em­bar­go, po­co des­pués el sec­tor en­tró en cri­sis de­bi­do a que las gran­jas eran muy pe­que­ñas y los cos­tes de pro­duc­ción muy ele­va­dos. Ade­más, los ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción to­da­vía no fun­cio­na­ban bien. Una pro­fun­da re­or­ga­ni­za­ción del sec­tor dio lu­gar a em­pre­sas ma­yo­res y nue­vos paí­ses pro­duc­to­res. Tam­bién se in­vir­tió en el desa­rro­llo de pien­sos se­cos y va­cu­nas pa­ra las en­fer­me­da­des más fre­cuen­tes.

PRO­DUC­CIÓN

En la ac­tua­li­dad, Es­pa­ña es uno de los ma­yo­res pro­duc­to­res mun­dia­les (en el 2014, 11.000 to­ne­la­das, con un va­lor es­ti­ma­do de 75,6 mi­llo­nes de eu­ros). El 99 % de la pro­duc­ción tie­ne lu­gar en Ga­li­cia. Es po­si­ble que del es­tu­dio del ge­no­ma del ro­da­ba­llo se ob­ten­gan da­tos úti­les pa­ra lu­char con­tra al­gu­nas de las en­fer­me­da­des de ori­gen bac­te­riano, ví­ri­co o pa­ra­si­ta­rio que afec­tan a los ro­da­ba­llos de cul­ti­vo y pa­ra acor­tar el tiem­po que tar­dan en al­can­zar la ta­lla co­mer­cial.

JOSÉ LUIS CERNADAS IGLE­SIAS

El ro­da­ba­llo se ca­mu­fla cam­bian­do el co­lor de su piel pa­ra adap­tar­lo al del fon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.