Un pen­sa­ti­vo prín­ci­pe azul

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Moncho Nú­ñez Cen­te­lla

Pa­ra em­pe­zar, ¿pue­den pen­sar los es­que­le­tos? Qui­zás uno azul pue­da ha­cer­lo. An­te esa ima­gen se me ocu­rre que po­dría­mos fa­bu­lar un cuen­to, pro­ta­go­ni­za­do por el mis­mí­si­mo prín­ci­pe Ham­let. Él se­ría quien aho­ra sos­tie­ne su pro­pia ca­la­ve­ra al re­fle­xio­nar so­bre el dis­cu­rrir del tiem­po, en lu­gar de ha­cer­lo con la de su ami­go de in­fan­cia el bu­fón Yo­rick, co­mo de­ci­dió Sha­kes­pea­re pa­ra la fa­mo­sa es­ce­na de su tra­ge­dia. En nues­tra nue­va fic­ción nos en­con­tra­ría­mos con los res­tos de un au­tén­ti­co prín­ci­pe azul, que ade­más de te­ner la san­gre con el co­lor que co­rres­pon­de a su no­ble­za tie­ne los hue­sos a jue­go. Per­fec­to. ¡Cuán­tas co­sas pue­de re­me­mo­rar una osa­men­ta, so­bre to­do con el tiem­po que tie­ne pa­ra pen­sar! Po­dría­mos de­ci­dir in­clu­so que nues­tro prín­ci­pe azul tu­vo fa­se pre­via de ba­tra­cio y que fue be­sa­do por prin­ce­sa co­mo man­dan los cá­no­nes; ello te­nía su di­fi­cul­tad, por­que el en­can­ta­mien­to del mo­zo lo ha­bía lle­va­do a ser una es­pec­ta­cu­lar ra­na fle­cha azul (Den­dro­ba­tes azu­reus), cu­ya piel exu­da un ve­neno mor­tí­fe­ro, tam­bién en con­so­nan­cia con los ma­ne­ja­dos en la his­to­ria trá­gi­ca del prín­ci­pe de Di­na­mar­ca. Sé­pa­se que con la can­ti­dad de ve­neno que hay en la piel de una de es­tas ra­ni­tas azu­les po­drían mo­rir cien per­so­nas. Es­tas mez­clas de fic­ción y reali­dad dan jue­go. Se me ocu­rre, por se­guir en la misma cla­ve, que to­do pa­re­ce in­di­car que es­tos an­fi­bios no es­ta­ban al al­can­ce del acau­da­la­do Bar­ba Azul, el del po­pu­lar cuen­to de Char­les Pe­rrault, y por ello el au­tor tu­vo que re­cu­rrir a mé­to­dos más san­gui­na­rios pa­ra con­se­guir que el pro­ta­go­nis­ta pu­die­se ase­si­nar a to­das sus es­po­sas, que por cier­to eran de san­gre ro­ja, no azul. Y co­lo­rín co­lo­ra­do, el pin­tar de co­lo­res ta­les cuen­tos in­fan­ti­les es obli­ga­do.

Las ilus­tra­cio­nes de his­to­rias tie­nen un im­por­tan­te va­lor aña­di­do en el co­lor y al res­pec­to son nu­me­ro­sos los lu­mi­no­sos azu­les que ge­ne­ra la pa­le­ta de los ar­tis­tas: ce­les­te, ma­rino, tur­que­sa... Se­gún el Co­ro­mi­nas, la pa­la­bra azul pro­vie­ne del ára­be vul­gar lâzvrd, que es va­rian­te de lâ­za­vard y que se ma­te­ria­li­za en el pre­cio­so mi­ne­ral la­pis­lá­zu­li, voz don­de la­pis sig­ni­fi­ca pie­dra (tér­mi­nos pa­rien­tes son la­pi­da­rio, lá­pi­da o di­la­pi­dar). De esa co­di­cia­da ‘pie­dra azul’ ha­cían los pin­to­res des­de an­ti­guo el azul ul­tra­mar, el más her­mo­so y pre­cia­do de los pig­men­tos azu­les, pre­fe­ri­do a los que se ob­tie­nen a par­tir de la azu­ri­ta (que tien­de a ver­do­so), del co­bal­to (vio­lá­ceo) o al os­cu­ro azul de Pru­sia. A ese prín­ci­pe de los azu­les lo lla­ma­ron ul­tra­ma­rino por­que la pie­dra se­mi­pre­cio­sa ve­nía a Eu­ro­pa por bar­co de allen­de los ma­res, fue­ra des­de Af­ga­nis­tán o des­de Chi­le. En 1828 el quí­mi­co Jean Bap­tis­te Gui­met con­si­guió en Fran­cia una ver­sión sin­té­ti­ca, que ha he­cho es­te pig­men­to mu­cho más ase­qui­ble y po­pu­lar. An­tes y des­pués de ello, de azul ul­tra­mar es­tán pin­ta­dos cie­los y ma­res en nu­me­ro­sas obras de la his­to­ria de la pin­tu­ra.

Co­mo ya to­dos sa­be­mos —es­to de la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca es im­pa­ra­ble—, el cie­lo que ve­mos cuan­do no hay nu­bes es azul por­que se da la cir­cuns­tan­cia de que las mo­lé­cu­las que hay en el ai­re (de ni­tró­geno, oxí­geno y va­por de agua) dis­per­san pre­ci­sa­men­te ese ti­po de lon­gi­tu­des de on­da cor­tas de la luz (al­re­de­dor de 470 na­nó­me­tros) y las aje­trean en la at­mós­fe­ra de ma­la ma­ne­ra an­tes de que po­da­mos ver­las. Al mis­mo tiem­po, los fo­to­nes de ro­jo y de ama­ri­llo, que tie­nen on­das más lar­gas, pa­san co­mo si na­da. Co­mo re­sul­ta­do, los ra­yos que con­si­guen lle­gar a no­so­tros di­rec­ta­men­te del sol se ven ama­ri­llen­tos, por­que la at­mós­fe­ra ya les ha ro­ba­do los azu­les (y los vio­le­tas) pa­ra dár­se­los al am­bien­te. Si a la luz blan­ca le qui­tas el azul, se que­da ama­ri­lla. Co­mo pue­de de­du­cir­se, el azul y el ama­ri­llo-na­ran­ja son co­lo­res com­ple­men­ta­rios, y mez­clan­do lu­ces de esos co­lo­res se ob­tie­ne blan­co. Es co­sa que ya sa­bían las amas de ca­sa de to­da la vi­da, o sea las de an­tes: pa­ra blan­quear la ro­pa y que las sá­ba­nas que­den más blan­cas (y no ama­ri­llen­tas) hay que po­ner­les azu­le­te. Al­go de es­to tam­bién sa­bían las per­so­nas afi­cio­na­das a la fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro: una for­ma de po­ten­ciar los azu­les es co­lo­car un fil­tro na­ran­ja pa­ra que no los de­je pa­sar. De ese mo­do, los azu­les de cie­lo y mar sa­len más os­cu­ros, con lo que se real­za el con­tras­te blan­co de las nu­bes y de las olas. Aho­ra que lo pien­so, termino sin ha­blar na­da de política. Ni si­quie­ra de la Di­vi­sión Azul. En fin, una úl­ti­ma idea; la pa­la­bra que usan en in­glés pa­ra el azul (blue) es­tá li­ga­da a lo tris­te y la de­pre­sión. Na­da de eso. Los pi­tu­fos son azu­les, pe­ro sim­pá­ti­cos.

Di­cen que el azul es un co­lor frío y tris­te. Na­da de eso. Los pi­tu­fos son sim­pá­ti­cos

El es­que­le­to azul de la Do­mus in­te­gra for­mal­men­te ideas que se re­mon­tan a las fi­gu­ras de Ve­sa­lio, adop­tan pos­tu­ra con el pen­sa­dor de Ro­din y to­man co­lor en el azul de Klein

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.