Ex­po­lio pin­ta­do en ro­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

Un grie­go, Do­mé­ni­kos Theo­to­kó­pou­los, qui­so que fue­ra ro­ja —to­man­do co­mo pre­tex­to el ver­sícu­lo 28 del evan­ge­lio de Ma­teo, 27— la tú­ni­ca in­con­sú­til que se­gún la tra­di­ción lle­va­ba Je­sús de Na­za­ret has­ta el Cal­va­rio. Lo hi­zo al pin­tar el Ex­po­lio, un im­pac­tan­te cua­dro que pue­de ad­mi­rar­se en la sa­cris­tía de la ca­te­dral de To­le­do (pre­vio pa­go de la en­tra­da-do­na­ti­vo) y que re­pre­sen­ta un mo­men­to an­te­rior a la cru­ci­fi­xión, cuan­do Cris­to se­ría des­po­ja­do de sus ves­ti­du­ras. Aquel man­to es­car­la­ta es sin du­da el pro­ta­go­nis­ta es­té­ti­co del lien­zo, en con­so­nan­cia con el he­cho de que esa pie­za fue­ra lo más va­lio­so en­tre las ro­pas del Na­za­reno; no en vano di­ce Juan, otro evan­ge­lis­ta, que «es­ta tú­ni­ca era sin costura, te­ji­da de una so­la pie­za des­de arri­ba». Aun­que tras la cru­ci­fi­xión los sol­da­dos se re­par­tie­ron fá­cil­men­te las otras pren­das, en el ca­so del man­to hu­bie­ron de echar­lo a suer­tes, por­que to­dos lo que­rían, pero en­te­ro. Cu­rio­sa­men­te, el Gre­co tu­vo pro­ble­mas pa­ra co­brar es­te cua­dro, por­que el ca­bil­do ca­te­dra­li­cio, que ha­bía en­car­ga­do su rea­li­za­ción, no es­ta­ba de acuer­do con su com­po­si­ción, tan­to por la in­clu­sión de las tres Ma­rías (aba­jo a la iz­quier­da) co­mo por ape­lo­to­nar tan­tas ca­be­zas al­re­de­dor del ros­tro prin­ci­pal. El que pa­ga, man­da.

Co­mo en El ca­ba­lle­ro de la mano en el pe­cho, el pin­tor pre­fi­rió jun­tar los de­dos cen­tra­les de la mano de­re­cha. Son el me­dio y el que aho­ra lla­ma­mos anu­lar por­que es idó­neo pa­ra lle­var el ani­llo. Sé­pa­se que has­ta no ha­ce mu­cho al­gu­nas unio­nes se se­lla­ban con un ani­llo, pero la ri­que­za de sig­nos per­mi­tía que el se­lla­do de com­pro­mi­sos se pu­die­ra ha­cer de otros mo­dos, co­mo con un be­so y, me­ta­fó­ri­ca­men­te, in­clu­so con san­gre. Es­te último es el que más se apro­xi­ma­ría al del au­tén­ti­co se­lla­do en la­cre, que se ha­cía po­nien­do un re­lie­ve de iden­ti­dad con un se­llo —que a ve­ces se lle­va­ba en el ani­llo— sobre una pas­ta fun­di­da, que es­ta­ba he­cha de re­si­nas de co­ní­fe­ras, go­ma la­ca y otros com­po­nen­tes, en­tre los que des­ta­ca el ci­na­brio o ber­me­llón, que le da su co­lor ro­jo ca­rac­te­rís­ti­co. Por cier­to, que los an­ti­guos pac­tos de san­gre es­ta­ban ba­sa­dos en la im­por­tan­cia que a es­ta se con­ce­día co­mo por­ta­do­ra de vi­da. Hoy sa­be­mos que es el vehícu­lo por el que cir­cu­lan los nu­trien­tes del cuer­po y tam­bién los gló­bu­los ro­jos que pro­ta­go­ni­zan el in­ter­cam­bio res­pi­ra­to­rio, oxi­ge­nan­do las cé­lu­las y por­tan­do el dió­xi­do de car­bono re­si­dual de los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos. Los eri­tro­ci­tos se lla­man así por­que eryth­rós es ro­jo en grie­go. De­ben su co­lor a la he­mo­glo­bi­na, una pro­teí­na cu­ya mo­lé­cu­la tie­ne cua­tro áto­mos de hie­rro, que son en de­fi­ni­ti­va los res­pon­sa­bles del ro­jo. Pero no so­lo es ro­ja la san­gre hu­ma­na. Tam­bién lo es la de las gra­nas o co­chi­ni­llas ame­ri­ca­nas (Dacty­lo­pius coc­cus), in­sec­tos que pa­ra­si­tan la chum­be­ra (no­pal o tu­na) y en ella se cul­ti­van pa­ra ex­traer­les luego to­do su ju­go, que da el pig­men­to ro­jo más apre­cia­do, el del co­lor del ru­bí. So­lo en 1575 lle­ga­ron a Es­pa­ña des­de Mé­xi­co 80 to­ne­la­das de sa­cos de esos in­sec­tos se­cos. La gra­na se usa co­mo co­lo­ran­te tam­bién pa­ra cos­mé­ti­cos (co­lo­re­te), pa­ra el po­ten­te car­mín de los pin­ta­la­bios e in­clu­so pa­ra usos ali­men­ta­rios. Al­gún ja­món co­ci­do que se ha que­da­do pa­li­du­cho de más se vuel­ve ro­sa­do gra­cias a es­te pig­men­to (E120).

Hay mu­chos ma­ti­ces del ro­jo. An­tes de co­no­cer la inigua­la­ble gra­na de los az­te­cas, en Eu­ro­pa se usa­ba otro in­sec­to, lla­ma­do quer­mes (Ker­mes ver­mi­lio), con el que se con­se­guía el car­me­sí, o co­lor es­car­la­ta. Es­te es el pig­men­to que ha da­do iden­ti­dad y tra­di­ción a las ban­de­ras y pen­do­nes de mu­chos pue­blos y co­mu­ni­da­des de Cas­ti­lla. Aun­que ofi­cial­men­te to­dos son de co­lor car­me­sí, las ver­sio­nes reales ofre­cen di­fe­ren­tes to­na­li­da­des, con ten­den­cia más o me­nos acu­sa­da al púr­pu­ra. Pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes se pre­ci­sa a ve­ces la es­pe­ci­fi­ca­ción téc­ni­ca del co­lor. Pero qui­zás, es un de­cir, el ro­jo más es­pa­ñol sea el co­lor ber­me­llón, que tie­ne un ma­tiz co­mo de na­ran­ja ro­ji­zo y opa­co y que sa­le del pol­vo de ci­na­brio, usa­do pa­ra la ela­bo­ra­ción de pin­tu­ras. Las mi­nas de Al­ma­dén, en Ciu­dad Real, donde se ex­traía ese ci­na­brio, o sul­fu­ro de mer­cu­rio, es­tu­vie­ron ac­ti­vas du­ran­te dos mil años y de ellas se ob­tu­vo la tercera par­te del mer­cu­rio que ha uti­li­za­do la hu­ma­ni­dad en la his­to­ria. Va­ya. Otra vez me he ol­vi­da­do de los po­lí­ti­cos. Ni bri­ga­das ro­jas, ni ejér­ci­to ro­jo, ni li­bro ro­jo ni boi­nas ro­jas. Ni si­quie­ra Ca­pe­ru­ci­ta. No im­por­ta. En es­tos tiem­pos, el pro­ta­go­nis­mo po­pu­lar es de la Ro­ja.

El ro­jo es co­lor de san­gre y vi­da, tam­bién de aler­ta

Se­gún los crí­ti­cos, el ex­pre­si­vo «Ex­po­lio» (1577-1579) re­pre­sen­ta la cum­bre en la pro­duc­ción del Gre­co y es obra ca­pi­tal de la his­to­ria de la pin­tu­ra eu­ro­pea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.