¡Vi­va el abu­rri­mien­to!

Las va­ca­cio­nes son una opor­tu­ni­dad pa­ra de­vol­ver a los ni­ños su tiem­po li­bre

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - ORIENTACIÓN EDUCATIVA - > Ana T. Jack anat­jack@edu.xun­ta.es

Des­pués de un cur­so in­ten­so lleno de ho­ras de cla­se, ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, ma­dru­go­nes y de­be­res los ni­ños por fin po­drán dis­fru­tar de su tiem­po li­bre… pe­ro so­lo si les de­ja­mos sus pa­dres y ma­dres. Mu­chas ve­ces los te­mas de con­ci­lia­ción nos obli­gan a apun­tar­los en ac­ti­vi­da­des o ta­lle­res pa­ra que es­tén aten­di­dos mien­tras no­so­tros tra­ba­ja­mos. Pe­ro en ge­ne­ral es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con ocu­par el tiem­po de los pe­que­ños (tam­bién en va­ca­cio­nes) pa­ra que no se abu­rran, que es lo que nos pro­du­ce ver­da­de­ro pá­ni­co. Cla­ses de te­nis, cam­pa­men­tos ur­ba­nos, vi­si­tas al par­que te­má­ti­co de mo­da, ex­cur­sio­nes en ca­noa o ac­ti­vi­da­des de po­li­aven­tu­ra. To­do va­le con tal de que no pier­dan el tiem­po ni lle­gue a nues­tros oí­dos el te­mi­do «Me abu­rro».

Pe­ro es­ta­mos equi­vo­ca­dos. Las in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que el abu­rri­mien­to no es al­go ma­lo, sino que es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo in­te­lec­tual de los ni­ños. Hoy en día nues­tros hi­jos tie­nen po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra es­ca­par de las ac­ti­vi­da­des es­truc­tu­ra­das, o pa­ra es­tar un ra­to a so­las, sin na­da que ha­cer. Por eso, cuan­do les que­da un hue­co en esa agen­da su­per­pla­ni­fi­ca­da o se les de­ja la tar­de li­bre pa­ra ha­cer lo que quie­ran por el pue­blo del abue­lo… mu­chos di­cen que se abu­rren («Es que aquí no hay wi­fi»).

Cat­he­ri­ne L’Ecu­yer, au­to­ra de Edu­car en el asom­bro, ase­gu­ra que la sa­tu­ra­ción de los sen­ti­dos a la que es­tán so­me­ti­dos los ni­ños de hoy en día pro­vo­ca el si­guien­te círcu­lo vi­cio­so:

1 La so­bre­es­ti­mu­la­ción anu­la el sen­ti­do del asom­bro, la crea­ti­vi­dad y la ima­gi­na­ción del ni­ño, que es su mo­tor pa­ra el apren­di­za­je.

2el Tras una fu­gaz sen­sa­ción de eu­fo­ria,

ni­ño se apa­lan­ca, se vuel­ve pa­si­vo, no to­ma ini­cia­ti­vas, se abu­rre y de­ja que la pe­re­za men­tal le in­va­da. Es es­ta una apa­tía in­quie­ta, por­que el ni­ño ya se ha acos­tum­bra­do a te­ner de for­ma per­ma­nen­te ese rui­do de fon­do que es la so­bre­es­ti­mu­la­ción.

3 El ni­ño se vuel­ve hi­per­ac­ti­vo, ner­vio­so, no es­tá a gus­to con­si­go mis­mo. Ne­ce­si­ta bus­car en­tre­te­ni­mien­to y sen­sa­cio­nes nue­vas ca­da vez más in­ten­sas pa­ra ali­viar su adic­ción a la so­bre­es­ti­mu­la­ción. Cuan­do la en­cuen­tra, se tran­qui­li­za. Co­mo un fu­ma­dor an­sio­so que se re­en­cuen­tra con su ci­ga­rri­llo.

4 Re­cu­rre a la tec­no­lo­gía y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ac­ce­der a con­te­ni­dos ca­da vez más agre­si­vos, tre­pi­dan­tes e im­pac­tan­tes (mu­chas ve­ces san­grien­tos, bé­li­cos o vio­len­tos). Ne­ce­si­ta man­te­ner un ni­vel al­to de es­ti­mu­la­ción ex­ter­na. 5 Se con­vier­te con el tiem­po en un ado­les­cen­te que lo ha vis­to y lo ha te­ni­do to­do. Es­tá pa­sa­do de vuel­tas, sa­tu­ra­do y con la ca­pa­ci­dad del de­seo blo­quea­da. Nor­mal­men­te son chi­cos dis­per­sos, hi­per­ac­ti­vos, con pro­ble­mas afec­ti­vos y di­fi­cul­ta­des pa­ra sen­tir­se a gus­to con­si­go mis­mos. Al­gu­nos de ellos bus­ca­rán su en­tre­te­ni­mien­to en otro ti­po de ac­ti­vi­da­des no­ve­do­sas e in­ten­sas, co­mo las con­duc­tas vio­len­tas, el al­cohol o las dro­gas.

En con­tras­te, ex­pli­ca L’Ecu­yer, un ni­ño que no ha vi­vi­do es­ta es­pi­ral de so­bre­es­ti­mu­la­ción, por­que sus pa­dres le han de­ja­do tiem­po pa­ra des­cu­brir su pro­pio rit­mo a tra­vés del jue­go li­bre, se­rá pro­ba­ble­men­te un ni­ño ge­nial con

in­de­pen­den­cia de su po­ten­cial in­te­lec­tual. En sus pro­pias pa­la­bras: «Ob­ser­va­rá con cal­ma las plan­tas, las flo­res, los ca­ra­co­les y las ma­ri­po­sas. Acer­ca­rá un pa­pel a las pin­zas de las ti­je­re­tas pa­ra ver si el in­sec­to se ha­ce con él. Ju­ga­rá con su som­bra, se pre­gun­ta­rá por qué la ima­gen que pro­yec­ta en el es­pe­jo lo imi­ta siem­pre y có­mo pue­de ser que Mary Pop­pins ha­ya subido por la chi­me­nea desafian­do la ley de la gra­ve­dad. En la pla­ya em­pe­za­rá a in­ven­tar­se te­so­ros por ex­ca­var y en el bosque ima­gi­na­rá las ca­ba­ñas que pue­de cons­truir en un ár­bol».

Si­ga­mos es­ta fi­lo­so­fía y con­vir­ta­mos las va­ca­cio­nes de ve­rano en una opor­tu­ni­dad pa­ra eli­mi­nar ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das, au­men­tar el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za… y de­jar tiem­po li­bre pa­ra el ben­di­to abu­rri­mien­to.

P. CHA­PE­LA

Es bueno pla­ni­fi­car ac­ti­vi­da­des en ve­rano, pe­ro no ob­se­sio­nar­se con ocu­par­les to­do el tiem­po li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.