Ho­me­na­je a la no­ti­cia des­co­no­ci­da

Tres gran­des poe­tas, Alei­xan­dre, Al­ber­ti y Lor­ca, nos in­vi­tan a des­cu­brir sen­ti­mien­tos que ca­da uno lle­va den­tro

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

He­mos es­tu­dia­do a lo lar­go del cur­so in­nu­me­ra­bles no­ti­cias im­por­tan­tes. Pe­ro, con fre­cuen­cia, aun­que el he­cho ex­terno se com­pren­da un po­co, el sen­ti­mien­to in­te­rior que nos pro­du­ce que­da ocul­to. Es la no­ti­cia des­co­no­ci­da que so­lo tú sa­bes y te que­da den­tro. ¡Fe­li­ces va­ca­cio­nes!

1. EL MÁS PE­QUE­ÑO

Es­te pre­cio­so poe­ma de Vi­cen­te Alei­xan­dre nos ha­bla de la im­por­tan­cia, o no, que le da­mos a las co­sas que nos pa­re­cen pe­que­ñas, a las no­ti­cias de le­tra me­nu­da que ape­nas ni tie­nen tí­tu­lo, pe­ro que co­nec­tan a ve­ces con nues­tro pun­to y chis­pa per­so­nal.

■ «Es el más pe­que­ño de to­dos, el úl­ti­mo. // Pe­ro no le di­gáis na­da; de­jad­le que jue­gue. / Es más chi­co que los de­más, y es un ni­ño ca­lla­do. / Al ba­lón ape­nas si pue­de dar­le con su bo­ta pe­que­ña. / Jue­ga un ra­to y lue­go pron­to lo ol­vi­dan. // To­dos pa­san gri­tan­do, so­fo­ca­dos, enor­mes / y ca­si nun­ca le ven. / Él gol­pea una vez, y des­pués de mu­cho ra­to otra vez / y los otros se afa­nan, brin­can, lu­cen, vo­cean. // La ma­sa in­men­sa de los mu­cha­chos, agol­pa­da, ro­ji­za. / Y pá­li­da­men­te el ni­ño chi­co los mi­ra / y me­te di­mi­nu­to su pie pe­que­ño / y al ba­lón no lo to­ca... // Y se re­ti­ra».

■ Ac­ti­vi­dad: ¿Te da­ba ver­güen­za en es­te cur­so ele­gir no­ti­cias cor­tas, bre­ves, tal vez de tu pe­que­ño pue­blo o de tus hu­mil­des y dis­cre­tas afi­cio­nes? ¿Ha­béis ido a lo gran­de siem­pre y os que­dás­teis con na­da por­que no te ca­bía en tu car­te­ra? ¡Va­ya, qué lás­ti­ma!

2. EL MAR MUER­TO

Y es­te otro poe­ma de Rafael Al­ber­ti: ¿Por qué guar­da­mos y ocul­ta­mos tan­tas no­ti­cias y ca­si ju­ga­mos a que na­die se en­te­re, tal vez por el sen­ti­mien­to tris­te que se pro­duz­ca en ellos?

■ «Ma­ña­ni­ta fría. / ¡Se ha muer­to el mar! / La na­ve que yo te­nía / ya no po­drá na­ve­gar. // Ma­ña­ni­ta fría, / ¿lo amor­ta­ja­rán? / Los pue­blos de tu ri­be­ra / —naranja del me­dio­día—, / en­tre lau­re­les y olivas. // Ma­ña­ni­ta fría, / ¿quién lo en­te­rra­rá? / Ma­ri­ne­ro, tres es­tre­llas / muy dul­ces: las Tres Ma­rías. //No sa­be que ha muer­to el mar / la es­qui­la de los tran­vías / —ti­rin­tín— de la ciu­dad. // No lo sa­be na­die, na­die. // ¡Me­jor, si na­die lo sa­be! // Ni tú, jo­ven va­que­ri­llo, / que lle­vas tus dos va­qui­tas / tan de ma­ña­na a or­de­ñar. // No lo sa­be na­die, na­die. / ¡Me­jor, si na­die lo sa­be!».

■ Ac­ti­vi­dad: ¿Te guar­das­te siem­pre lo tu­yo al es­tu­diar las no­ti­cias? ¿Te­nías mie­do de de­cir­lo? ¿Pen­sa­bas siem­pre que po­drías mo­les­tar con lo que se te ocu­rre...? ¿Me­jor si na­die lo sa­be? ¿So­lo los que te­nían ca­ra de muy in­te­li­gen­tes mar­ca­ban el rit­mo de to­dos al es­tu­diar las no­ti­cias en cla­se?

3. AL­MA AU­SEN­TE

Y, fi­nal­men­te, es­te poe­ma de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca. Un po­co fuer­te el te­ma pa­ra es­te mo­men­to fi­nal de cur­so. Pe­ro muy cla­ro. La muer­te es un he­cho, una no­ti­cia du­ra. Pe­ro, aun sien­do muy im­por­tan­te, el sen­ti­mien­to de ca­da cual per­ma­ne­ce mu­chas ve­ces co­mo no­ti­cia des­co­no­ci­da:

■ «No te co­no­ce el to­ro ni la hi­gue­ra, ni ca­ba­llos ni hor­mi­gas de tu ca­sa / No te co­no­ce el ni­ño ni la tar­de, por­que te has muer­to pa­ra siem­pre. / No te co­no­ce el lo­mo de la pie­dra, ni el ras­go ne­gro don­de te des­tro­zas. / No te co­no­ce tu re­cuer­do mu­do, por­que te has muer­to pa­ra siem­pre. // El oto­ño ven­drá con ca­ra­co­las, uva de niebla y mon­tes agru­pa­dos / pe­ro na­die que­rrá mi­rar tus ojos, por­que te has muer­to pa­ra siem­pre. // Por­que te has muer­to pa­ra siem­pre, co­mo to­dos los muer­tos de la Tie­rra, / co­mo to­dos los muer­tos que se ol­vi­dan en un mon­tón de pe­rros apa­ga­dos. // No te co­no­ce na­die. No. Pe­ro yo te can­to. / Yo can­to pa­ra lue­go tu per­fil y tu gra­cia. La ma­du­rez in­sig­ne de tu co­no­ci­mien­to».

■ Ac­ti­vi­dad: ¿Ha­béis te­ni­do, du­ran­te el cur­so la oca­sión de es­tu­diar no­ti­cias du­ras, dar opi­nio­nes, ha­cer grá­fi­cos y re­sú­me­nes, pe­ro vues­tro sen­ti­mien­to y co­no­ci­mien­to pro­fun­do ha que­da­do au­sen­te, no­ti­cia ocul­ta, pa­ra los de­más? ¿Por qué?

■ RE­CUR­SO: Las poe­sías com­ple­tas en: http://www.los-poe­tas.com

CAR­LOS OCAM­PO

Des­pués de to­do un cur­so es­tu­dian­do cien­tos de no­ti­cias im­por­tan­tes, lle­ga el mo­men­to de ex­plo­rar lo que ha de­ja­do den­tro de ti aque­lla no­ti­cia especial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.