FRÁNC­FORT PU­JA POR LA AGEN­CIA FI­NAN­CIE­RA DE LA CITY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Las con­se­cuen­cias que el bre­xit trae­rá so­bre la eco­no­mía son aún in­cier­tas. Pe­ro los paí­ses de la UE ya co­mien­zan a re­co­lo­car­se pa­ra ha­cer­se con uno de los bo­ca­dos más ape­te­ci­bles de la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE: la agen­cia de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ra­di­ca­da en la City de Lon­dres. Lo ana­li­za el ca­te­drá­ti­co Xo­sé Car­los Arias.

Una vez co­no­ci­da la de­ci­sión bri­tá­ni­ca de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, son mu­chos los de­ba­tes que de pron­to se han abier­to acer­ca del fu­tu­ro de es­ta y de có­mo a par­tir de ese im­por­tan­te he­cho pue­den re­con­fi­gu­rar­se las po­si­cio­nes de po­der en su seno. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, esos de­ba­tes avan­zan en tres pla­nos. El pri­me­ro es el que ca­be pen­sar que se ha­rá más vi­si­ble, pe­ro tam­bién el de me­nor tras­cen­den­cia a lar­go pla­zo. Tra­ta de la ne­ce­sa­ria nue­va ubi­ca­ción de al­gu­nos or­ga­nis­mos co­mu­ni­ta­rios si­tua­dos en sue­lo bri­tá­ni­co. El más im­por­tan­te es, sin du­da, la agen­cia de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, has­ta aho­ra en­cla­va­da en la City lon­di­nen­se. La ba­ta­lla por la nue­va se­de ya ha em­pe­za­do, con Fránc­fort en si­tua­ción de cla­ra ven­ta­ja so­bre otras ciu­da­des eu­ro­peas. Por in­tere­san­te que pue­da ser es­ta cues­tión, no de­ja de ser un as­pec­to par­ti­cu­lar de al­go que da­rá mu­cho más que ha­blar: el ca­si se­gu­ro pro­ce­so de des­lo­ca­li­za­ción de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros des­de la pla­za lon­di­nen­se ha­cia otros lu­ga­res. Y aquí la pug­na en­tre unos paí­ses y otros se­gu­ra­men­te se ha­rá muy des­car­na­da.

La se­gun­da cues­tión es de un ca­la­do muy su­pe­rior, pues afec­ta di­rec­ta­men­te al fu­tu­ro re­par­to de po­der den­tro de la UE. El bre­xit su­po­ne, en­tre otros co­sas, una rup­tu­ra de los vie­jos equi­li­brios. Es ver­dad que el Reino Uni­do nun­ca ha es­ta­do, ni ha que­ri­do es­tar, en el nú­cleo de la de­ci­sión co­mu­ni­ta­ria, his­tó­ri­ca­men­te lo­ca­li­za­do en el eje fran­co­ale­mán. Pe­ro en las gran­des cues­tio­nes, en torno a las cua­les siem­pre ha exis­ti­do una ten­sión en­tre las po­si­cio­nes más li­be­ra­les (de­fen­di­das por Ale­ma­nia) y las, di­ga­mos, más in­ter­ven­cio­nis­tas (con Fran­cia co­mo prin­ci­pal im­pul­sor), Lon­dres siem­pre se ha ali­nea­do con las pri­me­ras. Es ver­dad que la for­ma de en­ten­der el li­be­ra­lis­mo en Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña es bas­tan­te di­fe­ren­te, pe­ro, en cual­quier ca­so, el Go­bierno ger­mano de­be sen­tir en es­tos mo­men­tos que ha per­di­do un alia­do de fon­do.

¿Quién po­dría ocu­par el va­cío que de­ja el Reino Uni­do? En prin­ci­pio, es­te po­dría ser, sin du­da, un gran mo­men­to pa­ra que Es­pa­ña ga­na­ra in­fluen­cia den­tro de la Unión en to­dos los pla­nos. Sin em­bar­go, na­da ani­ma a pen­sar que al­go así ocu­rri­rá, da­da la ato­nía ge­ne­ral del Go­bierno —de los úl­ti­mos Go­bier­nos— en es­ta cues­tión. La pre­sen­cia es­pa­ño­la en la Co­mi­sión Eu­ro­pea —con un úni­co co­mi­sa­rio en ho­ras ba­jas, obli­ga­do a dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre sus pro­pios asun­tos a ca­da ra­to— es aho­ra mis­mo anec­dó­ti­ca. Y la pér­di­da de to­das las ba­ta­llas pa­ra ga­nar pre­sen­cia en los gran­des ór­ga­nos —des­de el con­se­jo del BCE al Eu­ro­gru­po— no in­du­ce pre­ci­sa­men­te a pen­sar que a corto pla­zo nos con­vir­ta­mos en un ac­tor de pri­mer or­den en el ám­bi­to co­mu­ni­ta­rio. ¿Se­rá en­ton­ces Ita­lia, o qui­zá Po­lo­nia, quien sal­ga ven­ce­dor en ese jue­go? Nin­guno de es­tos paí­ses, ca­da uno por sus pro­pias ra­zo­nes, pa­re­ce te­ner gran­des car­tas pa­ra ello en es­tos mo­men­tos, por lo que es muy po­co cla­ro co­mo po­drá avan­zar ese nue­vo re­par­to de po­der e in­fluen­cia.

En úl­ti­mo tér­mino, la cues­tión an­te­rior se irá es­cla­re­cien­do a me­di­da que em­pie­ce a des­pe­jar­se la ter­ce­ra y ca­pi­tal cues­tión. ¿Cuál es el fu­tu­ro del pro­ce­so de in­te­gra­ción, con qué li­de­raz­gos y a qué rit­mos pro­se­gui­rá? Lo más pro­ba­ble es que, aho­ra sí, se con­so­li­de la «Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des», con ni­ve­les muy di­fe­ren­tes de in­te­gra­ción. Pe­ro tam­bién en es­te pun­to las incógnitas son muy im­por­tan­tes. Por ejem­plo, hay paí­ses —co­mo Ho­lan­da— que por to­dos los con­cep­tos de­bie­ran es­tar en el pri­mer y más in­ten­so círcu­lo, y en los que sin em­bar­go se re­gis­tran im­por­tan­tes re­tro­ce­sos de la idea eu­ro­peís­ta. El prin­ci­pal pro­ble­ma, con to­do, es que na­die pa­re­ce te­ner muy cla­ro, a día de hoy, có­mo ha­cer pa­ra rom­per los ac­tua­les nu­dos ins­ti­tu­cio­na­les de la Unión.

Fránc­fort pu­ja por la nue­va se­de de la agen­cia de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que de­ja­rá la City

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.