EL IN­FA­TI­GA­BLE QUE SE TO­MÓ UN RES­PI­RO

An­to­nio Horta-Osó­rio DI­REC­TOR EJE­CU­TI­VO DEL LLOYDS BANK

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - IA­GO SÁN­CHEZ-R.S. ia­go.san­chez@lavoz.es

«Aho­ra sé por qué usan la fal­ta de sue­ño pa­ra tor­tu­rar a los pri­sio­ne­ros». Es­tas son las pa­la­bras que An­to­nio Horta-Osó­rio (Lis­boa, 28 de enero de 1964) pro­nun­cia­ba en una en­tre­vis­ta an­te el

Eve­ning Stan­dard a fi­na­les del 2011. La de­cla­ra­ción lle­ga­ba tras dos me­ses de ba­ja por es­trés, in­som­nio y de­pre­sión que le obli­gó a de­jar tem­po­ral­men­te su pues­to co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Lloyds Bank, uno de los ma­yo­res gru­pos ban­ca­rios del mun­do, con se­de en el Reino Uni­do. Y es que el cu­rrícu­lo de Horta-Osó­rio le qui­ta el sue­ño a cual­quie­ra. Li­cen­cia­do en Ad­mi­nis­tra­ción y Ges­tión de Em­pre­sas por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Por­tu­gue­sa, es­te lis­boe­ta de 52 años pron­to se des­ta­có co­mo un alumno aven­ta­ja­do. El más lis­to de la cla­se. Ape­nas ha­bía ter­mi­na­do los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y ya es­ta­ba ejer­cien­do el car­go de res­pon­sa­ble de la sec­ción de Mer­ca­dos de Ca­pi­ta­les en el Ci­ti­bank de Por­tu­gal. A par­tir de ahí, co­men­zó un as­cen­so me­teó­ri­co. A prin­ci­pios de los no­ven­ta, y tras ha­cer es­ca­la en Gold­man Sachs, ate­rri­zó en el Ban­co Santander de la mano de Emi­lio Bo­tín, que le en­car­gó na­da me­nos que ca­pi­ta­near la nue­va aven­tu­ra del ban­co es­pa­ñol en tie­rras lu­sas di­ri­gien­do la re­cién crea­da fi­lial por­tu­gue­sa del ban­co cán­ta­bro en 1993. Horta-Osó­rio pron­to se ga­nó la con­fian­za de Bo­tín y pasó a pre­si­dir el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción del Ban­co Santander en Bra­sil y tam­bién en el Reino Uni­do, don­de li­de­ró des­de el 2006 la es­tra­te­gia de ex­pan­sión de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra en sue­lo bri­tá­ni­co.

En el 2011, el Lloyds Bank de­ci­dió fi­char­le co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción de un ban­co bas­tan­te to­ca­do por la cri­sis fi­nan­cie­ra y que tu­vo que ser in­ter­ve­ni­do por el Go­bierno bri­tá­ni­co allá por el 2008. Horta-Osó­rio asu­mió la ta­rea de sa­car a flo­te la en­ti­dad con en­tu­sias­mo y ya el pri­mer día de tra­ba­jo se acer­có a las ofi­ci­nas del Lloyds en Lon­dres a las seis de la ma­ña­na y tu­vo que pe­dir­le a un ató­ni­to guar­dia de se­gu­ri­dad que le abrie­ra la puer­ta a pe­sar de lo tem­prano de la ho­ra. Tam­po­co du­dó en afir­mar que tra­ba­ja­ría los sie­te días de la se­ma­na si fue­se ne­ce­sa­rio pa­ra arre­glar la si­tua­ción del ban­co. De tan­to tra­ba­jar a Horta-Osó­rio se le ol­vi­dó que era hu­mano y fi­nal­men­te el es­trés y la an­sie­dad co­men­za­ron a ha­cer me­lla en sus ner­vios. Las alar­mas sal­ta­ron cuan­do el lis­boe­ta no acu­dió a una se­sión par­la­men­ta­ria a la que es­ta­ba in­vi­ta­do y en oc­tu­bre tu­vo que in­gre­sar du­ran­te una se­ma­na en una clí­ni­ca sim­ple­men­te pa­ra po­der des­can­sar. Tras dos me­ses de ba­ja, en enero del 2012 el por­tu­gués vol­vía al pie de ca­ñón dis­pues­to a de­vol­ver las ayu­das pú­bli­cas del rescate y a ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad del ban­co. Pa­ra ello apro­bó re­cien­te­men­te un pa­que­te de me­di­das que pa­sa­ban por re­du­cir en 3.000 los pues­tos de tra­ba­jo ade­más de ce­rrar 200 su­cur­sa­les, to­do ello pa­ra re­du­cir cos­tes.

Pe­ro en ple­na si­tua­ción de re­ajus­tes, el lis­boe­ta vuel­ve es­tar en el ojo del hu­ra­cán de­bi­do a un su­pues­to des­liz ro­mán­ti­co con una ex ase­so­ra bri­tá­ni­ca de Tony Blair, Wendy Piatt, du­ran­te un via­je de ne­go­cios a Sin­ga­pur en ju­nio. An­to­nio Horta-Oso­rio lle­va 25 años ca­sa­do y tie­ne tres hi­jos, pe­ro a es­to se su­ma el he­cho de que el via­je es­tu­vo su­fra­ga­do por los con­tri­bu­yen­tes bri­tá­ni­cos, aun­que des­de el Lloyds afir­man que el di­rec­tor eje­cu­ti­vo no vio­ló la po­lí­ti­ca de gas­tos de la em­pre­sa. Por lo de aho­ra, to­do pa­re­ce in­di­car que Horta-Osó­rio se­gui­rá ejer­cien­do su car­go en el ban­co pe­se al es­cán­da­lo y al in­som­nio que es­te le pue­da pro­vo­car.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.